En directo
    Mundo
    URL corto
    Desaparición de estudiantes en México (201)
    0 10
    Síguenos en

    Los restos de uno de los 43 estudiantes desaparecidos hace más de dos meses en el estado de Guerrero, al sur de México, han sido identificados por forenses en Austria, adonde habían sido enviados, informó el sábado el comité de familiares y compañeros de la escuela de maestros rurales de Ayotzinapa.

    (Actualizada a las 06.09 hora de Moscú)

    Los restos de uno de los 43 estudiantes desaparecidos hace más de dos meses en el estado de Guerrero, al sur de México, han sido identificados por forenses en Austria, adonde habían sido enviados, informó el sábado el comité de familiares y compañeros de la escuela de maestros rurales de Ayotzinapa.

    La víctima fue identificada como Alexander Mora Venancio, de 19 años, estudiante de primer año de magisterio rural y originario del municipio de Tecoanapa, en las costas agrestes del estado de Guerrero, al sur de México.

    La confirmación fue presentada a los familiares la tarde del sábado en privado, en la sede de la escuela de maestros de Ayotzinapa, por peritos del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que colabora con las autoridades federales a pedido de los padres de los 43 desaparecidos.

    "No le lloramos a Alexander, al contrario, sabemos que su caída va a florecer en la revolución para un cambio", exclamó poco después el padre de uno de los desaparecidos, Felipe de la Cruz, en un discurso en el Monumento a la Revolución, donde este día se conmemoraba un centenario de la toma de la Ciudad de México por los revolucionarios Pancho Villa y Emiliano Zapata, el 6 de diciembre de 1914.

    "Si piensan esos asesinos que con el hecho de haber coincidido uno de nuestros muchachos con el ADN (de sus familiares), nosotros vamos a quedarnos a llorar, queremos decirles que se han equivocado", dijo De la Cruz, el principal vocero del comité de familiares de los 43 desparecidos en la capital.

    El padre de Alexander Mora dijo que el cuerpo de su hijo fue quemado, y que los austriacos y argentinos del EAAF, lo identificaron por un fragmento de hueso y una muela que localizaron en el basurero municipal de Cocula, limítrofe con Iguala (200 km al sur), donde ocurrió la masacre perpetrada por policías y narcos confabulados la noche del 26 de septiembre, reportó la versión electrónica del semanario político Proceso.

    La trágica confirmación refuerza las primeras confesiones de tres sicarios arrestados, quienes dijeron que los cuerpos de los 43 jóvenes fueron quemados y sus restos lanzados a un río cerca de Cocula, de donde rectadas dos bolsas que fueron enviadas al prestigioso laboratorio forense de la Universidad de Innsbruck, Austria, para su identificación en colaboración con los forenses argentinos que representan a las familias.

    "Que mi muerte no sea en vano"

    El Comité de Estudiantes de Ayotzinapa difundió un mensaje en su cuenta de Facebook, firmado simbólicamente por el joven aspirante a maestro rural cuyos restos fueron identificados.

    "Compañeros, a todos los que nos han apoyado, soy Alexander Mora Venancio; a través de esta voz les hablo, soy uno de los 43 caídos del día 26 de septiembre en manos del narcogobierno", comienza el texto redactado por sus compañeros.

    "Hoy 6 de diciembre le confirmaron los peritos argentinos a mi padre que uno de los fragmentos de mis huesos encontrados me corresponden", prosigue el mensaje.

    "No dejen a mi padre solo con mi pesar, para él significo prácticamente todo, la esperanza, el orgullo, su esfuerzo, su trabajo y su dignidad, te invito que redobles tu lucha, que mi muerte no sea en vano", dice la proclama estudiantil de los jóvenes.

    Esa escuela emblemática en la entrada de la sierra de Guerrero es la misma donde se formó en los años sesenta el guerrillero Lucio Cabañas, maestro rural, el más venerado por las izquierdas rebeldes mexicanas, que cayó en combate hace 40 años.

    "Toma la mejor decisión pero no me olvides, rectifica si es posible pero no perdones; este es mi mensaje hermanos, hasta la victoria", termina la proclama.

    Ninguna fuente gubernamental ofreció declaraciones este sábado, excepto un funcionario del gabinete de Seguridad Nacional que confirmó la información en forma anónima al diario La Jornada.

    Los corresponsales extranjeros han sido notificados que el domingo a las 12 del mediodía (18:00 GMT) la Procuraduría General de la República, que encabeza Jesús Murillo, "dará a conocer información relevante", en una inusual convocatoria de fin de semana.

    En las investigaciones han sido detenidas más de 70 personas, incluido el alcalde de Iguala y su esposa, postulados por el Partido de la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda), quienes habrían ordenado la masacre para impedir que los alumnos boicotearan un acto proselitista.

    La noche violenta del 26 de septiembre, en dos autobuses repletos los jóvenes organizaban en Iguala su viaje a la Ciudad de México, para la conmemoración anual de la masacre de casi 200 estudiantes del 2 de octubre de 1968, cuando fueron ametrallados, con saldo de 6 muertos, 20 heridos y 43 secuestrados.

    La complicidad entre representantes del poder político, mafias de narcotraficantes y policías ha generado la peor crisis política del gobierno de Enrique Peña, a dos años de mandato de seis, cuya popularidad se ha derrumbado hasta convertirse en el mandatario más impopular en 20 años en este país.

    La primera vez que Peña visitó Guerrero después de la masacre hace más de dos meses fue el jueves pasado, para lanzar un plan de seguridad, en donde pidió al país hacer esfuerzos para "superar el dolor".

    A lo largo de estos meses, entre marchas multitudinarias en las principales ciudades del país, entre brotes de violencia y disturbios, Peña también recibió presiones de todo el mundo: de la ONU, de la OEA, de EEUU, de la Unión Europea, de Amnistía Internacional, de Human Rights Watch, entre muchas más.

    El tema de la seguridad pública había sido relegado por Peña a favor de las reformas económicas estructurales, entre otras, dejando relegado de su agenda estratégica el problema del crimen organizado, que ha costado más de 100.000 vidas y 22.000 desaparecidos desde 2007 a la fecha, hasta que se vio obligado a un golpe de timón en plena crisis.

    Tema:
    Desaparición de estudiantes en México (201)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik