17:44 GMT +317 Octubre 2018
En directo
    Израильско-палестинская школа

    Vándalos de extrema derecha atacan un colegio de Jerusalén donde estudian judíos y árabes

    © Wikipedia/ RickP
    Mundo
    URL corto
    0 0 0

    Unos vándalos -presuntamente extremistas judíos- han incendiado un aula de la escuela bilingüe en hebreo y árabe Max Rayner-Hand in hand, de Jerusalén.

    Unos vándalos —presuntamente extremistas judíos- han incendiado un aula de la escuela bilingüe en hebreo y árabe Max Rayner-Hand in hand, de Jerusalén.

    La policía y los servicios de bomberos hallaron anoche frases escritas con spray en el muro de la escuela como "No hay que coexistir con el cáncer" (en referencia a los árabes), "Muerte a los árabes" y "Kahane tenía razón".

    Kahane fundó el partido Kach, prohibido por el Gobierno israelí en 1988 por racista y anti-democrático. Entre otras cosas, Kahane sugería que el Gobierno israelí animara a los árabes a abandonar el estado de Israel y les compensara por ello. Si se negaban, Kahane proponía que permanecieran en Israel sin derecho a voto o que se les echara por la fuerza.

    El colegio atacado ayer por la noche es la mayor institución de judíos y árabes del país. Ha sido co-dirigido por un judío y un árabe desde su fundación en 1998 por la organización no gubernamental Hand in Hand.

    En los últimos años la escuela ha sido atacada en varias ocasiones por judíos de ultraderecha que han llevado a cabo pintadas racistas contra los árabes en sus paredes.

    "Aunque ensucien las paredes de la escuela, no lograrán acabar con nuestro objetivo [la cooperación civil]", ha dicho el directora Ejecutivo de Hand in Hand, Shuli Dichter, en un comunicado.

    "Además de denunciar [estas acciones] expresándonos su apoyo, invitamos a todo el público israelí a unirse a nosotros en la construcción de la cooperación civil entre judíos y árabes en Israel. Vamos a seguir desarrollando nuestro proyecto educativo y social. Cada día 1.200 alumnos vienen a estudiar, unos 200 maestros vienen a enseñar, y miles de familiares están implicados".

    El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, condenó el ataque: "No vamos a permitir que pirómanos y criminales se tomen la justicia por su mano para interrumpir nuestra vida diaria", dijo.

    "Vamos a seguir denunciando a los extremistas y a hacer lo que sea necesario para restaurar la calma a Jerusalén", indicó. Barkat señaló que ha hablado con el jefe de la Policía de Jerusalén "cuya máxima prioridad es la investigación y la seguridad de los niños de Jerusalén".

    Algunos miembros de la Knesset (Parlamento israelí) se han condenado el ataque. La ministra de Justicia israelí, Tzipi Livni, que visitará la escuela el martes, declaró: "no vamos a dejar que los extremistas prendan fuego a la convivencia que todavía existe".

    El ministro de Educación, Shay Piron, calificó el ataque de "violento, criminal y despreciable incidente destinado a herir y socavar los cimientos democráticos de Israel".

    "El hecho de que se trate de un incendio provocado en un centro educativo que defiende la convivencia daña gravemente el tejido de las relaciones entre judíos y árabes. Insto a la Policía de Israel a actuar inmediatamente y llevar ante la justicia a estos criminales despreciables", añadió Piron.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik