En directo
    Mundo
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    El primer ministro británico, David Cameron, ha expuesto este viernes los términos de una potencial negociación con la Unión Europea, que apunta al recorte de subsidios a los extranjeros como una vía "justa y controlada" de reducir la llegada a Reino Unido de trabajadores comunitarios.

    El primer ministro británico, David Cameron, ha expuesto este viernes los términos de una potencial negociación con la Unión Europea, que apunta al recorte de subsidios a los extranjeros como una vía "justa y controlada" de reducir la llegada a Reino Unido de trabajadores comunitarios.

    Los últimos datos oficiales sitúan la inmigración neta general en 260.000 individuos, muy por encima del objetivo máximo de 100.000 prometido por Cameron al formar el Gobierno de coalición con los liberales-demócratas en 2010.

    "Estos datos son decepcionantes", ha admitido el líder conservador en un discurso pronunciado esta mañana en una factoría de Staffordshire, en el norte de Inglaterra.

    Cameron ha suavizado su retórica antiinmigración de los últimos meses, con la que pretendía contrarrestar el avance electoral de los ultranacionalistas ingleses y eurófobos del Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP) y que le ha llevado a un enfrentamiento directo con sus socios europeos.

    En su intervención del viernes ha destacado en cambio la tradición de fronteras abiertas del Reino Unido y ha advertido de que es "profundamente antipatriótico" aislarse del mundo exterior.

    Mientras la UE sigue estancada al borde de la recesión, la economía británica prospera convirtiendo el país en "un destino magnético" para las masas de desempleados en Bulgaria, Rumanía, Italia o España.

    "Somos la factoría de empleos de la UE", ha resaltado el líder ´tory´. Pero este atractivo perfil impone "serias presiones en el sistema público", tanto en la provisión de plazas escolares, atención médica o viviendas.

    Cameron ha prometido una "inmigración controlada" sin romper el principio fundacional comunitario del libre movimiento de trabajadores entre las fronteras de la UE.

    "Este principio es fundamental para el Mercado Unico. Pero no es un derecho incondicional", ha subrayado este viernes.

    El líder conservador ha dado marcha atrás en su amenaza anterior de imponer cuotas a la llegada de ciudadanos de la UE, que le enfrentó al resto de países miembros del club europeo.

    Su objetivo aún apunta a renegociar la relación de Reino Unido con la UE en el supuesto de que los conservadores ganen las elecciones generales del próximo mayo.

    Si Cameron renueva su mandato al frente del Gobierno, los términos del debate con los socios europeos ya no se centrarán en el derecho a la libre circulación transfronteriza, sino en la "reducción de los inventivos económicos" que Reino Unido garantiza a todos los trabajadores.

    Entre las medidas anunciadas hoy, una hipotética administración ´tory´ restringirá el acceso a las ayudas para suplementar las rentas bajas a los que lleven menos de cuatro años con un empleo remunerado en Reino Unido.

    También se prohibirá cobrar el subsidio infantil cuando los hijos residan fuera del Reino Unido. El Estado, además, podrá expulsar del país a los ciudadanos comunitarios que no encuentren trabajo en un plazo de seis meses.

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook