En directo
    Президент Бразилии Дилма Русефф с участниками национальной конференции по образованию 20 ноября 2014

    Brasil lava sus heridas de la esclavitud en el Día de la Conciencia Negra

    © REUTERS / Ueslei Marcelino
    Mundo
    URL corto
    0 0 0

    Brasil celebra este 20 de noviembre el Día de la Conciencia Negra bajo el estigma de haber sido el último país de Latinoamérica en abolir la esclavitud, allá por el año 1888. El doloroso recuerdo de los 350 años de esclavitud continua presente entre los brasileños del siglo XXI a través de la desigualdad social y la violencia contra los descendientes afrobrasileños.

    Brasil celebra este 20 de noviembre el Día de la Conciencia Negra bajo el estigma de haber sido el último país de Latinoamérica en abolir la esclavitud, allá por el año 1888. El doloroso recuerdo de los 350 años de esclavitud continua presente entre los brasileños del siglo XXI a través de la desigualdad social y la violencia contra los descendientes afrobrasileños.

    En el mayor país de Sudamérica, el 77% de las víctimas de las 56.000 víctimas anuales de homicidio son de raza negra según los datos aportados por el Mapa de la Violencia de 2014.

    Igualmente, la ONG Amnistía Internacional señaló este año que las probabilidades de sufrir una muerte violenta se multiplican por diez en las poblaciones afrodescendientes y muy especialmente entre los jóvenes.

    Del total de asesinados en 2013, casi 30.000 de ellos eran de las 6.329 favelas o suburbios de todo el país.

    Solamente el 8% de los asesinatos en Brasil acaban siendo resueltos por la anticuada, corrupta y militarizada Policía del país destacó Amnistía Internacional. Esta ONG lanzó la campaña "Joven Negro y Vivo" el pasado día 9 de noviembre movilizano a más de 11.000 personas en todo Brasil a favor de la igualdad y una mejora en lavenes entre los 15 y los 29 años de edad muertos por armas de fuego en las disputas entre facciones de narcotraficantes a lo largo y su política públicas a favor del colectivo negro.

    Consciente de la gravedad de las cifras la recientemente reelegida presidenta Dilma Rousseff se reunió el pasado 13 de octubre con los integrantes del Movimiento Negro en la ciudad de Nova Lima, en el estado de Minas Gerais, donde se comprometió a ampliar el actual programa de protección e inclusión social "Juventude Viva".

    Paralelamente, la presidenta recordó las acciones del Partido de los Trabajadores(PT) a través de la educación para garantizar la mejor en la calidad de vida de la población negra de Brasil que según las cifras oficiales solamente alcanza el 6,3% de la población total o 11,5 millones de brasileños.

    Esto se debe principalmente a que la mayoría de los afrodescendientes prefieren definirse como mestizos, mulatos o "pardos", término que utiliza el 43,1% de la población de Brasil para definir su color de piel y reflejo de los prejuicios con autodenominarse como negros.

    Volviendo a las reformas educativas de los gobiernos del PT, Rousseff recordó en la reunión con el principal movimiento social negro del país el éxito de la Ley de Cuotas en las Universidades públicas brasileñas que reserva el 20% de las plazas en los centros educativos para los estudiantes afrodescendientes al igual que un 20% de las plazas presentadas en la administración pública.

    "Brasil necesita valores, si no creamos una cultura de valores solo nos quedará la cultura del odio y la violencia racial", recordó Rousseff quien señaló que en su nuevo mandato la Ley de Royalties, que garantiza parte de los beneficios de la explotación del petroleo para la inversión en educación, como elemento impulsor que eliminará la desigualdad racial, social y de género del país en la próxima década.

    Y es que a pesar de las dificultades, Brasil ha realizado en las última décadas esfuerzos enormes por erradicar el racismo de la sociedad a través de la educación.

    La Ley 10.639/09 que todavía está siendo gestionada, incluirá la enseñanza obligatoria de la cultura y la historia afrobrasileña en las escuelas de todo el país desde un punto de vista más realista y respetuoso e incluirá lecciones sobre el activismo racial practicado por los movimientos sociales en la actualidad.

    En definitiva, Brasil lucha contra una herencia incómoda combatiendo la violencia pero especialmente su origen a través de la reducción de las desigualdades y la mejora en la educación.

    Las mejorías han sido muchas pero las heridas profundas de la esclavitud tardarán en sanar en un país en el que hasta la palabra designada para los niños es "muleque", la misma que designaba los esclavos de entre 7 y 10 años en los mercados esclavistas de toda Latinoamérica.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik