08:35 GMT +322 Septiembre 2018
En directo
    Mundo

    Los 43 estudiantes desparecidos en México fueron asesinados, según confesiones judiciales

    Mundo
    URL corto
    Desaparición de estudiantes en México (201)
    0 0 0

    Los detenidos bajo acusación de matar a balazos a seis personas, herir a 20 más y secuestrar a 43 a estudiantes rurales de magisterio en Iguala, Guerrero (sur de México) confesaron que los desaparecidos fueron asesinados, quemados y enterrados, de acuerdo con expedientes judiciales publicados este viernes.

    Los detenidos bajo acusación de matar a balazos a seis personas, herir a 20 más y secuestrar a 43 a estudiantes rurales de magisterio en Iguala, Guerrero (sur de México) confesaron que los desaparecidos fueron asesinados, quemados y enterrados, de acuerdo con expedientes judiciales publicados este viernes.

    "Sus declaraciones coinciden con las del padre Alejandro Solalinde, quien declaró ante la prensa, primero, y luego ante las autoridades (ayer jueves), que los estudiantes normalistas estaban muertos y que algunos fueron quemados vivos", publica el diario electrónico de investigación Sin Embargo, con base en el expediente judicial con las confesiones.

    Las declaraciones ministeriales fueron hechas ante Miguel Ángel Cuevas, agente del Ministerio Público del Fuero Común, la primera semana de octubre de 2014, en la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero (sur), tras los ataques contra unos 80 estudiantes de la Escuela Normal de Maestros de Ayotzinapa, según copias facsimilares.

    "Yo participé matando a dos de los ayotzinapos, dándoles un balazo en la cabeza, y no son de los que quemamos, están enteritos (… ), y les disparamos por un lado de la cabeza", dice una de las confesiones.

    "El Gaby junto con Choky ya habían matado a los tres ayotzinapos, les pegaron un tiro en la cabeza a cada uno, el Gaby mató a dos y Choky a uno, esto por andar de revoltosos, dijo el Choky", de acuerdo con los documentos judiciales publicados.

    "El Choky ordenó que bajáramos a los diez (...) Yo les disparé a dos en la cabeza (…) Gaby mató a otros dos, Choky mató a uno, la Vero mató a otro y dejamos vivos a cuatro…", dice el relato judicial.

    "En ese momento arrastraron (…) a los seis muertos al hoyo en donde el Gaby les roció el diesel y también les prendió fuego hasta que se calcinaron", indican las declaraciones hechas antes de que la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía federal) asumiera la investigación del caso, el sábado 4 de octubre de 2014.

    Los detenidos confesos son sicarios del grupo de narcotraficantes Guerreros Unidos, una rama del mermado cartel de los hermanos Beltrán Leyva en el estado de Guerrero, quienes afirman que los ejecutaron con tiros en la cabeza, que los quemaron y los echaron en fosas en los cerros de los alrededores de Iguala.

    ¿Quiénes son los muertos en las fosas clandestinas?

    Las declaraciones de los detenidos sustentan las dudas de los padres de los desaparecidos ante las afirmaciones del procurador federal, Jesús Murillo, quien aseguró que las primeras pruebas de ADN "indican que los cuerpos hallados en las fosas días después de la desaparición, no corresponden a los de estudiantes", indica el reporte.

    Mientras tanto, nueve fosas clandestinas más con restos humanos fueron encontradas en los cerros que rodean la ciudad de Iguala, Guerrero (200 km al oeste), dijo este viernes una comisión ciudadana de búsqueda, elevando a casi 30 las fosas encontradas desde los ataques de hace un mes.

    "Entre los restos encontramos mochilas, lapiceros y zapatos, pero no queremos adelantar nada", dijo Bruno Plácido, dirigente de la Unión de Pueblos Originarios del Estado de Guerrero (UPOEG), en entrevista con la radio MVS de cobertura nacional.

    En cinco de las primeras fosas han sido encontrados 28 cuerpos, donde recién han sido hallados otros dos cadáveres, elevando a 30 la cantidad de restos en esos primeros entierros, dijo el miércoles pasado el procurador federal.

    El sacerdote Alejandro Solalinde entregó el jueves al procurador Murillo, información que obtuvo de testigos, quienes le confiaron que los 43 estudiantes fueron asesinados y algunos quemados vivos.

    La información la reveló por primera vez el jueves 16 de octubre a la agencia Nóvosti y al diario Der Stardard el sacerdote, quien recibió en diciembre de 2012, de manos del Presidente Enrique Peña, el Premio Nacional de Derechos Humanos.

    Pero las primeras pruebas forenses en 28 cuerpos podrían ser erróneas, reveló el miércoles el procurador Murillo. Las pruebas genéticas de ADN presentadas el 14 de octubre pasado, "pueden tener error en su recopilación, orden u organización. Por eso se pidió la participación de peritos extranjeros", del Equipo Argentino de Antropología Forense, dijo el miércoles procurador en conferencia de prensa.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Desaparición de estudiantes en México (201)