En directo
    Mundo

    Cinco militares españoles procesados por torturar a prisioneros en Irak

    Mundo
    URL corto
    0 0 0

    Cinco militares españoles han sido acusados de violar las leyes y usos de la guerra. La titular del Juzgado militar Territorial número 12 los ha procesado por un delito de torturas, que el Código Penal Militar castiga con entre 10 y 25 años de prisión.

    Cinco militares españoles han sido acusados de violar las leyes y usos de la guerra. La titular del Juzgado militar Territorial número 12 los ha procesado por un delito de torturas, que el Código Penal Militar castiga con entre 10 y 25 años de prisión.

    Así lo recoge el diario El País, que informa de que los hechos se cometieron en 2004 contra los prisioneros detenidos en la base de España en Irak.

    Los acusados son un capitán, que actualmente está destinado en el Centro nacional de Inteligencia (CNI), dos cabos, uno destinado en La Legión y otro en la Guardia Civil, y dos guardias civiles, que en aquel momento eran legionarios.

    Según el auto, los hechos tuvieron lugar entre el 22 de enero y el 18 de febrero de 2004, durante la guerra de Irak en la que participó España. Los militares aprovecharon el turno de descanso para acudir a las celdas donde se encontraban detenidos los dos iraquíes “con el fin de humillarlos”.

    Un vídeo que dura 25 segundos, recogido por El País, muestra los golpes que los militares propiciaron a los dos detenidos, que no podían defenderse.

    A pesar de que los militares aparecen con la cara pixelada, la jueza ha podido identificarlos gracias al testimonio de varios testigos.

    Según explica El País, el auto describe la agresión. Tras insultar "para que se levante a uno de los dos detenidos, un cabo les propina un bofetón; a continuación, uno de los legionarios le da al menos 15 patadas sucesivas; tras hacer ademán de alejarse, regresa para propinarle dos patadas más y todavía vuelve una última vez para descargar otra. Un segundo legionario les da un mínimo de cinco patadas; y un tercero, al menos nueve. En total, 32 patadas, por lo menos”, recoge el auto.

    “Se oyen las muestras de aflicción de los detenidos iraquíes, que reiteradamente emiten sonidos profundos, exponentes del sufrimiento que están padeciendo”, explica la magistrada en el auto. Además, aclara que “ninguno de los presentes actuó, pudiendo hacerlo, para impedir las agresiones que veían que los tres anteriores realizaban. Como tampoco ninguno de ellos mostró disconformidad ni recurrió a un superior, antes al contrario participaron en la humillación con su presencia solidaria y sus risas”.

    La jueza afirma que el hecho de grabar la agresión en un vídeo se produjo para “aumentar la humillación” y no con la voluntad de denunciarlo. Sin embargo, el legionario que grabó la escena, de los pocos que ha mostrado arrepentimiento y colaborado con la justicia, queda exculpado. Según recoge El País, la magistrada ha aclarado que se le puede acusar de no denunciar los hechos, pero recuerda que “varios implicados hicieron amenazas para que nadie contase lo ocurrido” y el delito de falta de denuncia ya ha prescrito.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik