En directo
    Mundo

    Militares del servicio de espionaje israelí rechazan servir contra los palestinos

    Mundo
    URL corto
    Conflicto en Oriente Próximo (1471)
    0 30
    Síguenos en

    Soldados y oficiales reservistas de la unidad de inteligencia más prestigiosa del Ejército israelí, la 8200, han escrito una carta al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, al jefe del Ejército, el general Benny Gantz, y al director de los Servicios de Inteligencia militar, el general Aviv Kochavien, en la que les informan de que se niegan a servir en caso de que los llamen para cualquier acción contra los palestinos.

    Soldados y oficiales reservistas de la unidad de inteligencia más prestigiosa del Ejército israelí, la 8200, han escrito una carta al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, al jefe del Ejército, el general Benny Gantz, y al director de los Servicios de Inteligencia militar, el general Aviv Kochavien, en la que les informan de que se niegan a servir en caso de que los llamen para cualquier acción contra los palestinos.

    Los 43 firmantes del texto denuncian que la población palestina está expuesta a la vigilancia de la inteligencia militar sin protección y es víctima del acoso y el chantaje. Rechazan "ser herramientas para profundizar el control militar en los territorios ocupados". Su opción podría costarles acabar en un tribunal militar y ser condenados a penas de cárcel.

    "La inteligencia es una parte integral de la ocupación militar israelí de los territorios. La población palestina bajo la ley militar está completamente expuesta al espionaje y a la vigilancia de la inteligencia israelí. Mientras hay severas limitaciones sobre la vigilancia de los ciudadanos israelís, a los palestinos no se les da esta protección. No hay distinción entre los palestinos implicados en violencia y los que no lo están. La información que se recoge y se almacena daña a gente inocente", aseguran los firmantes.

    Nóvosti ha podido tener acceso a testimonios de reservistas de la unidad 8200. Los militares solo quieren que los identifiquen con las iniciales de sus nombres o como "testimonios".

    "Al contrario de lo que me esperaba, nuestra base incluía no solo datos de espionaje relacionados con la seguridad sino también información personal y política. No hay respeto por la privacidad de los palestinos", explica un testimonio.

    "Cuando me uní a la Unidad de 8200, estaba muy motivado. Pasé un curso y me convertí en traductor de árabe (…) Pero las cosas empezaron a cambiar con la operación "Plomo Fundido" en Gaza. (…) En lugar de atacar los cohetes y almacenes de armas en Gaza, un día, la Fuerza Aérea de Israel atacó un desfile de oficiales de policía. Mató a 89 policías. Yo era un simple soldado, pero esta acción era para mí moralmente errónea y problemática. (…) El 1 de enero, la Fuerza Aérea bombardeó la casa de Nizar Rayan, un líder de Hamás en Gaza. Dieciocho civiles murieron en el bombardeo, la mayoría eran miembros de su familia. Al día siguiente, fueron atacados unos altos dirigentes del ala militar de Hamás, pero cuando se hizo evidente que las víctimas eran personas que no tenían nada que ver con ellos, se escucharon gritos de decepción en la sala de comando. No porque la gente hubiera perdido la vida arbitrariamente, sino porque no eran los que estábamos buscando", relata un segundo reservista.

    Otro subraya: "Si eres homosexual y conoces a alguien que conoce a una persona buscada –y necesitamos información acerca de ella–, Israel utilizará lo que sabe sobre ti y arruinará tu vida. Si necesitas tratamiento médico urgente en Israel o en el extranjero, Israel permitirá que mueras antes de dejarte salir para el tratamiento si no das la información que te exigen, por ejemplo, sobre un primo tuyo al que buscan".

    "Todos los palestinos están expuestos a un control continuo del Gran Hermano israelí, sin ninguna protección legal y sin saber cuándo pasarán a ser un objetivo para ser extorsionados, acosados o hasta heridos físicamente. Soldados que empiezan pueden decidir que cualquier persona es un objetivo para recoger información sobre ella. Los derechos para los palestinos no existen", denuncia otro testimonio.

    Los firmantes de la carta han pasado por un largo proceso de reflexión, consultas legales y decisiones personales antes de mandar la misiva. A algunos les va a costar varias amistades o incluso la relación con su familia, ya que una gran parte de la sociedad los considerará traidores.

    Tema:
    Conflicto en Oriente Próximo (1471)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook