03:32 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Mundo

    Cien días de la presidencia de Petró Poroshenko

    Mundo
    URL corto
    Arreglo de la crisis en Ucrania (2382)
    0 0 0

    El próximo domingo el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, cumple cien días de su mandato. A pesar de que no consiguió cumplir su principal promesa electoral y establecer la paz en Donbás, Poroshenko tiene el ranking más alto entre los políticos en función.

    El próximo domingo el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, cumple cien días de su mandato. A pesar de que no consiguió cumplir su principal promesa electoral y establecer la paz en Donbás, Poroshenko tiene el ranking más alto entre los políticos en función.

    Al mismo tiempo, opinan varios expertos, la paciencia de los ucranianos se agota y la profundización de la crisis política y económica en el país podría llevar al descenso de la popularidad de Poroshenko y de su fuerza política en vísperas de las elecciones anticipadas al Parlamento ucraniano.

    Desafíos complicados

    El 7 de junio, Poroshenko tomó posesión como el quinto presidente de Ucrania. El multimillonario ganó la primera vuelta de las presidenciales anticipadas del 25 de mayo, al reunir el 54,7% de los votos.

    Poroshenko llegó al poder en un momento crucial para el país cuando Ucrania pierde la península de Crimea, la economía atraviesa la fase de recesión, crece la escisión entre los ucranianos en medio de un prolongado enfrentamiento armado entre el Ejército y las milicias en el este del país y las relaciones con Rusia se agravan.

    Los expertos calificaron estas circunstancias como bastante complicadas para empezar el mandato, en particular, tomando en cuenta el cambio de la forma del gobierno que restringe el poder del presidente para tomar decisiones rápidas y eficaces.

    Tras la inauguración Poroshenko declaró que quiere evitar derramamiento de sangre y que su tarea principal es garantizar la paz en Ucrania. El presidente prometió más de una vez descentralizar el poder al este de Ucrania, celebrar elecciones anticipadas parlamentarias y locales y expresó la disposición de anunciar amnistía a los participantes de los enfrentamientos que no cometieron graves delitos.

    Prometió, entre otro, desarrollar el idioma ruso en Donbás mientras el ucraniano quedará el único idioma oficial. A pesar de la declaración de paz, las fuerzas ucranianas intensificaron la operación especial contra los independentistas de las provincias del sureste que, según los datos de la ONU, se saldó con más de 3.000 muertos y unos 6.000 heridos.

    Primeros éxitos y fracasos

    Los expertos y políticos ucranianos valoran de modo diferente la actividad de Poroshenko en esos cien días de su mandato.

    El jefe del Centro ucraniano de Estudios Políticos Aplicados "Penta", Vladímir Fesenko, sostiene que en ese período el presidente logró demostrar que precisamente él es la principal figura política del país, incluso con la forma de república parlamentaria.

    "Es evidente que el presidente es una figura clave que ahora determina la política exterior e interior. Lo confirmó la crisis gubernamental que sucedió a finales de julio cuando Poroshenko evitó la dimisión del primer ministro, Arseni Yatseniuk. Más aun, lo convirtió en su socio, aunque sea relativo", dijo Fesenko a Nóvosti.

    Agregó que para el momento actual, ningún presidente ucraniano estuvo activamente en un contacto directo con todos los líderes mundiales.

    "Eso se debe a la situación en el este del país. Sin embargo, es un éxito de Poroshenko que efectúa su política exterior de modo consecutivo", agregó el experto.

    Fesenko destaca que el logro principal del mandatario ucraniano es la firma del acuerdo de asociación y libre comercio con la UE. Kiev espera que este paso promueva el desarrollo económico. Además, precisa el experto, la disolución de la Rada y las elecciones que Poroshenko ordenó convocar el 26 de octubre, le permitirá fortalecer su influencia en el Parlamento y en el gabinete de ministros.

    El politólogo ucraniano, director del Centro de Kiev de investigaciones políticas y de conflictos, Mijaíl Pogrebinski, calificó a su vez de un "fracaso" el trabajo de Poroshenko.

    "No veo ningún éxito. Estos 100 días han sido infructuosos en todos los sentidos. Si Poroshenko pudo haber entrado en la historia como presidente de la paz desde el inicio, ahora es evidente que durante su mandato la guerra adquirió matices dramáticos", opina el politólogo.

    El líder de los comunistas ucranianos, Piotr Simonenko, comparte esa opinión. Según él, no se trata de ningún cambio positivo del poder mientras en el país suben los precios y tarifas, se congelan los salarios y pensiones y baja la moneda nacional.

    "Murió mucha gente, (…) más de 15.000 personas. A raíz de la política de Poroshenko, millones de ucranianos se convirtieron en refugiados. Prometió parar la guerra en dos semanas. Sin embargo, no solo no la paró sino intensificó las consecuencias catastróficas", dijo Simonenko.

    Una paz forzada

    El pasado 5 de septiembre, en el marco de la reunión en Minsk del Grupo de Contacto, Kiev y las milicias de Donetsk y Lugansk acordaron un cese del fuego, que entró en vigor el mismo día. Sin embargo, las partes del conflicto intercambiaron durante los últimos días acusaciones mutuas sobre la violación de la tregua.

    Tregua en Ucrania>>>

    Los politólogos creen que Poroshenko se vio obligado a aceptar la tregua con las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk dándose cuenta de que no hay esperanzas en cambiar la distribución de las fuerzas en el conflicto y mientras la economía va empeorando.

    "Poroshenko aspira a arreglar el conflicto por vía diplomática. Es evidente que el acuerdo alcanzado en Minsk (…) será una alternativa a una seria guerra con Rusia", señala Fesenko.

    El estatus de Donbás podrá ser un obstáculo a las conversaciones. El protocolo prevé aprobar la ley sobre un estatus particular de las provincias de Donetsk y Lugansk y celebrar votación anticipada, mientras los líderes de esas provincias no se proponen rechazar a la independencia y pretenden a todo el territorio de la zona.

    Relaciones con Rusia

    Las relaciones entre Moscú y Kiev se empeoraron tras el cambio del poder en Ucrania, tanto en el ámbito político como en el económico y se agravaron aún más tras la adhesión de Crimea a Rusia. Ucrania acusa a Rusia de violar la integridad territorial y de prestar apoyo técnico y militar a los milicianos de Donetsk y Lugansk.

    A finales de agosto, Poroshenko canceló su visita a Turquía y convocó una reunión urgente del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa con motivo de una escalada de tensión en la provincia de Donetsk y afirmando que "tropas rusas entraron en Ucrania". Moscú descartó esas afirmaciones en muchas ocasiones.

    Los políticos ucranianos creen que se necesitarán años para que Rusia y Ucrania recuperen sus relaciones.

    "Necesitamos recuperar las relaciones comerciales y económicas con Rusia. Creo que el presidente (…) entiende la necesidad de recuperar los vínculos con el país vecino en el marco de dos países soberanos e independientes", destacó el parlamentario por el Partido de las Regiones, Mijaíl Chechetov.

    Otro experto, el politólogo Kost Bondarenko opina que no falta solo del deseo de Poroshenko para normalizar las relaciones con Rusia sino de una buena voluntad de sus socios occidentales, en primer lugar, de EEUU.

    "Poroshenko intenta (entablar un diálogo) pero al mismo tiempo se da cuenta de que no todo depende de él. Un deseo solo del presidente del país, donde el verdadero jefe del Estado es el embajador de EEUU en Kiev, Geoffrey Pyatt, no es suficiente", subrayó Bondarenko.

    Fracasos de nombramientos

    Las nombramientos de Poroshenko son las que provocan las opiniones más negativas en el ámbito político de Ucrania ya que el mandatario incorpora a la política a las personalidades del ámbito de negocios.

    El extitular de Defensa, Anatoli Gritsenko, piensa que Poroshenko repite el mismo error del expresidente Víctor Yanukóvich que también nominaba a cargos clave excepcionalmente a las personas cercanas.

    Apoyo de la gente queda alto

    El triunfo de Poroshenko en la primera vuelta fue el índice de su popularidad. Cien días más tarde, el nivel del apoyo del presidente bajó y los expertos lo califican de natural.

    "La onda de apoyo llevó a Poroshenko al poder. Pero al mismo tiempo él entiende que tras uno o dos meses su ranking podrá bajar y para mantenerlo es necesario mostrar algunos logros que no los hay", explicó Bondarenko.

    Fesenko agregó a su vez que "cualquier político en función empieza a perder su popularidad porque se valoran sus acciones reales".

    "Los primeros cien días son la primera línea simbólica y, según sociólogos, el apoyo de Poroshenko sigue siendo muy alto", dijo el experto.

    Las encuestas demuestran que Poroshenko podría reunir el 24,2% de los votos si las elecciones parlamentarias se celebraran el próximo domingo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Arreglo de la crisis en Ucrania (2382)