En directo
    Mundo
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    México ocupa los últimos lugares en indicadores educativos de 34 países desarrollados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, dice el informe Panorama Educativo 2014.

    México ocupa los últimos lugares en indicadores educativos de 34 países desarrollados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de acuerdo con el informe Panorama Educativo 2014, presentado este martes por el organismo.

    “La mayoría de los mexicanos tienen un nivel educativo bajo”, apenas seis de cada diez tiene estudios de primaria o secundaria (63%), y la proporción con bachillerato solo es del 37%, la mitad del promedio de estudiantes con bachillerato en la OCDE (75%) y sólo mejor que Turquía, último lugar en el grupo.

    En México, la expectativa de quienes lograrán concluir su bachillerato es de 47%; y ese porcentaje cae a menos de la mitad de quienes lograrán una carrera universitaria (22%), indica el informe presentado vía video-conferencia desde la sede del organismo en París.

    Jóvenes que ni trabajan ni estudian

    Los jóvenes mexicanos entre 15 y 29 años de edad pasarán más de tres años sin estar empleados ni estar en la educación formal (conocidos como los ni-ni), el cuarto promedio más alto de las naciones miembro (3,3 años), detrás de Turquía, España e Italia.

    Comparativamente, la proporción de jóvenes mexicanos que ni tienen empleo ni están matriculados es del 22%; superior a Brasil (20%), y similar a Chile (22,3) e Irlanda (21,1); pero inferior a Italia (24,6), España (25,8) y Turquía (29,2).

    Los mexicanos jóvenes trabajarán un año más que el promedio de la OCDE (5,4 años), pero tendrán dos años menos en educación que el club de países ricos (7,3 años estudiando).

    En 2012, la cobertura de bachillerato se elevó al 53% en México; pero es menor a las marcas de otros países latinoamericanos, como Brasil (78%), Chile (76%), o Argentina (73%) y muy atrás del promedio OCDE (84%).

    México y Chile son los únicos países latinoamericanos miembros del organismo fundado en los años 60, heredero del grupo de naciones que impulsaron el Plan Marshall de reconstrucción de Europa, tras la Segunda Guerra Mundial, conocido como el “club de los países ricos”.

    Pero en México, el gasto anual promedio por estudiante desde la educación primaria hasta la superior es sólo del 19% del PIB per cápita; el segundo más bajo de la OCDE, y ocho puntos abajo del promedio de los países desarrollados, que invierten el 27% del PIB per cápita.

    Respaldo a reformas

    El informe de la OCDE respalda las reformas impulsadas por el presidente Enrique Peña en la materia. La reforma educativa recién aprobada en México está “poniendo los elementos de una agenda ambiciosa que pueda asegurar una educación de calidad con equidad con resultados más rápidos”, dijo en la presentación la directora de Gabinete de la OCDE ante el Grupo de los Veinte (G20), Gabriela Ramos.

    “Las decisiones que se han tomado son las buenas decisiones, habrá que seguir con el dedo en el renglón por una implementación efectiva, y seguir muy pendiente para tener una evaluación muy concreta”, indica el organismo que encabeza el mexicano Ángel Gurría, primer latinoamericano en liderarla en su historia.

    Todos los elementos de la reforma educativa fueron “inteligentemente diseñados”, dice Ramos, la funcionaria del organismo con un papel complementario a las Naciones Unidas y la Organización Mundial de Comercio (OMC).

    “Estamos muy sorprendidos positivamente del ritmo y de la determinación con las que estas decisiones que se tomaron, que se ven bastante complicadas, pero han ido avanzando poco a poco”, expresó la responsable del informe.

    La OCDE toma en cuenta que el sistema educativo en México atiende a más de 30 millones de estudiantes: es el segundo lugar en volumen entre los países de la OCDE, sólo debajo de EEUU.

    Otro dato alentador es que la educación preescolar se hizo obligatoria en México desde 2009, y la matricula de niños de cuatro años se ha incrementado, del 70% por ciento en 2005 al 87% en 2012, arriba del promedio de OCDE.

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook