14:15 GMT +315 Noviembre 2019
En directo
    Enrique Peña Nieto, presidente de México

    México promulga nueva ley de telecomunicaciones

    © Sputnik / Dmitriy Znamenskiy
    Mundo
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    El presidente de México, Enrique Peña, promulgó este lunes las nuevas leyes que reemplazan la legislación en telecomunicaciones de 1995, y en radio y televisión de 1960, para reglamentar la convergencia de servicios de telefonía, televisión e internet, y el control antimonopolios de la competencia.

    El presidente de México, Enrique Peña, promulgó este lunes las nuevas leyes que reemplazan la legislación en telecomunicaciones de 1995, y en radio y televisión de 1960, para reglamentar la convergencia de servicios de telefonía, televisión e internet, y el control antimonopolios de la competencia.

    Las leyes buscan limitar a los monopolios en telecomunicaciones y radiodifusión de los dos grandes emporios del país: América Móvil del magnate Carlos Slim, y Televisa de Emilio Azcárraga, que deberán adaptarse a las nueva reglas.

    En su discurso, pronunciado ante congresistas, miembros del gabinete y empresarios en el patio central del Palacio Nacional, el presidente resumió los ejes rectores de las leyes: acceso a internet con neutralidad para más usuarios; telefonía más eficaz y costos más accesibles; mayor competencia en radio y televisión.

    Luego de tres meses de debates en el Congreso, que lo aprobó por mayoría en ambas cámaras, la reforma de telecomunicaciones de 2013 y el paquete de leyes secundarias promulgado este lunes, promueven “mayor competencia, más y mejores condiciones, mayor cobertura y calidad de los servicios, así como menores tarifas y costos, todo a favor de los usuarios”, dijo el mandatario.

    Las leyes buscan “mejorar las reglas que regulan el sector de telecomunicaciones y radiodifusión en México; y traer precios más baratos y mejor calidad para las familias mexicanas, mayor competitividad, mayor inversión y más crecimiento económico y empleos”, indicó la Presidencia en un comunicado.

    El recién creado Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) estableció a principios de 2014 que América Móvil es preponderante en el sector de telecomunicaciones con 61,5%; y Televisa predomina en radiodifusión, con hasta 67% del mercado televisivo.

    Como primera consecuencia de la ley, la semana pasada, la compañía telefónica de Slim, América Móvil, anunció que reducirá su participación en el sector de las telecomunicaciones por debajo del 50%, para no ser declarado “agente económico preponderante” y lograr autorización para competir en mercado de televisión restringida o de paga.

    BENEFICIOS PARA LOS USUARIOS

    Las reformas y leyes en Telecomunicaciones, avaladas por el Congreso, “fortalecen la libertad de los mexicanos y amplían el acceso a las comunicaciones”, afirmó el presidente Peña.

    Las leyes garantizan “el acceso a internet al alcance de más mexicanos con la posibilidad de acceder gratuitamente a la red en 250.000 sitios públicos del país, en escuelas, bibliotecas, hospitales y plazas públicas”, dijo el mandatario.

    El Gobierno se comprometió a garantizar que 70% de los hogares y 85% de las empresas accedan a servicio de internet con calidad y velocidad. “La legislación impide cualquier bloqueo a internet o a las redes sociales y asegura la neutralidad de la red”, destacó el presidente en su discurso.

    La ley establece medidas para alentar la competencia, reducir costos y aumentar la calidad, en servicios de telefonía, dijo el presidente: “Ya no habrá cobro en llamadas de larga distancia a partir de enero de 2015 en telefonía fija”, con lo cual los usuarios a nivel nacional ahorrarán casi 2.000 millones de dólares anuales, según datos oficiales.

    Entre otros beneficios, los usuarios de telefonía móvil podrán recibir llamadas en cualquier lugar sin importar de qué empresa sea, porque las empresas deberán compartir sus redes; los clientes de planes tarifarios deberán recibir recibos que detallen cada cobro y podrán decidir pagar por minuto o por segundo.

    "Los usuarios podrán cancelar su servicio si se les cambian las condiciones o exigir el cumplimiento de los términos pactados", dijo el presidente.

    En materia de radio y televisión, la ley promueve la competencia entre las empresas. El presidente confirmó la posibilidad de que existan más cadenas televisoras y nuevos canales de TV, “como es el caso de las dos nuevas cadenas que competirán en igualdad de condiciones”.

    La ley crea un Sistema Público de Radiodifusión del Estado, con la obligación de difundir "información imparcial, objetiva, oportuna y veraz", al tiempo que obliga a los medios a contar con códigos de ética y defensores de las audiencias.

    CRÍTICAS Y REFORMAS ESRUCTURALES

    Los críticos esperaban que los controles antimonopolio se aplicaran también cuando una empresa es dominante en cada servicio específico ofrecido. En radiodifusión, los servicios específicos están repartidos en televisión abierta, la televisión restringida o de paga por cable y satélite. Y en las telecomunicaciones, se distribuye en servicios de telefonía fija, telefonía móvil, e internet.

    Sin embargo, las leyes aprobadas descartan definir empresas dominantes en esos servicios específicos, lo cual, argumentan los opositores, favorece a la empresa Televisa, que controla el mercado de televisión de paga.

    Entre las principales críticas de la oposición está el incremento de los espacio de publicidad en horarios de mayor audiencia, de hasta 40% de su tiempo total de transmisión en radio (24 minutos por hora) y hasta 18% (11 minutos por hora), en los canales de TV.

    De esta manera avanzan las reformas estructurales que abarcan materias políticas, fiscales, telecomunicaciones y energía, que México postergó desde el año 2000, cuando ocurrió por primera vez la alternancia política en más de 70 años de gobiernos del pragmático Partido Revolucionario Institucional (PRI), que volvió al poder en 2012.

    Con la aprobación de la ley en ambas cámaras legislativas y su promulgación presidencial, la puerta queda abierta para que el Congreso se enfrasque en el debate de las leyes que pondrán en práctica una reforma energética histórica, considerada “la madre de todas las reformas”, que abrirá el sector a la inversión privada y pondrá fin al monopolio estatal sobre la industria petrolera, que data de 1938.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik