En directo
    Mundo

    Establishment español libra una guerra contra el líder de Podemos

    Mundo
    URL corto
    0 10

    El establishment político español ha lanzado una ofensiva sin precedentes y sin ningún tipo de disimulo contra Podemos y su carismático líder Pablo Iglesias, el joven político de la coleta que ha irrumpido con una fuerza inusitada en las elecciones del 25 de mayo al Parlamento Europeo.

    El establishment político español ha lanzado una ofensiva sin precedentes y sin ningún tipo de disimulo contra Podemos y su carismático líder Pablo Iglesias, el joven político de la coleta que ha irrumpido con una fuerza inusitada en las elecciones del 25 de mayo al Parlamento Europeo.

    El partido consiguió cinco diputados con los votos de 1.250 miles de españoles que optaron por una alternativa que prácticamente acababa de nacer, y cuyo ideario progresista es un torpedo contra la denominada, por ellos mismos, “casta política”.

    Las críticas durísimas recibidas por Iglesias antes de lograr los cinco escaños ya presagiaban el terremoto que se avecinaba. Una de las últimas operaciones antiIglesias ha sido el show montado por un barman madrileño, que boicoteó un acto del líder de Podemos en pleno hotel Ritz de Madrid gritando contra la Venezuela de Maduro.

    Dirigentes del Partido Popular (PP), del Partido Socialista (PSOE), periódicos como El País o El Mundo, opinadores, tertualianos… ninguno de ellos ha ahorrado críticas, insultos, descalificaciones, insinuaciones o posibles conspiraciones… contra un puñado de profesores reconvertidos en políticos.

    La desproporción entre la representación política de Podemos y su repercusión mediática es abrumadora. La famosa “casta” que denuncia Podemos parece tener el miedo metido en el cuerpo y reparte mandobles en un intento desesperado de frenar la pujanza de este partido alternativo.

    Después de que el responsable de organización del PP, Carlos Floriano, se mostrara “preocupado” porque “más de un millón de personas haya votado a un partido que tiene como modelo a la Venezuela de Maduro”, ahora los ataques son más descarados. El portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, ha calificado de “personaje inexplicable” a Iglesias, mientras Esperanza Aguirre, la lideresa rebelde del PP, le ha acusado de “estar con el chavismo, con el castrismo y con ETA”.

    El mensaje de Aguirre a Pablo Iglesias es claro: "Dice que soy una impresentable, que soy una ladrona, que estoy en Gürtel (un importante caso de corrupción destapado en las comunidades autónomas gobernadas por el PP), toda una serie de descalificaciones. Pero él se ha dejado en el tintero si ha asesorado al régimen de Venezuela. No dijo que sacaran sangre a los niños, pero ¿ha recomendado que motoristas vayan ametrallando a los estudiantes? Tampoco ha explicado lo de Cuba. ¿Son casta los Castro? Y tampoco ha aclarado lo de ETA".

    Previamente, en su blog en la web del PP, Aguirre había escrito que Podemos “está con el chavismo, con el castrismo y con ETA” y que lo demás es “palabrería”.

    Bajo el título “Lo que hay que saber de Podemos”, Aguirre explicaba que la banda terrorista lleva “casi 900 asesinatos que han llenado de dolor a todos los españoles de bien con su terror” tratando de “imponer su proyecto totalitario” a los vascos y los españoles en general y que el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, “quizás colabora con la red de apoyo a sus presos”. “Esto hay que saberlo”.

    Según Aguirre, el régimen venezolano, que “controla la Justicia”, los medios de comunicación y permite que en la Asamblea los diputados sean “apaleados impunemente”, “ha pagado a Podemos 3,7 millones de euros”.

    “Este régimen es el que admiran los dirigentes de Podemos y este es el modelo que quieren para España”, señalaba Aguirre, que añadía que la formación de Iglesias tiene también como modelo la “dictadura comunista de la dinastía de los Castro, que lleva 55 años oprimiendo a los cubanos, obligando a exiliarse al 20%, arruinado el país”.

    Y es que algunos lectores de El País no daban crédito cuando el pasado 18 de junio el diario dedicara página y media –y una llamada en portada–, a la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), con este titular: “La fundación relacionada con Podemos cobró 3,7 millones de Chaves en 10 años”.

    Poco importaba que esos millones se hubieran cobrado, como explicaba después en el cuerpo de la información, en diez años (de 2002 a 2012) por encargos de asesoría política y sociológica, como figura en las cuentas depositadas por CEPS en el Ministerio de Cultura español. La misma fundación, de la que Iglesias es miembro de la dirección, también ha tenido como clientes al Gobierno español y a la Generalitat valenciana.

    Hasta se ha recuperado una foto de internet de 2007 en la que se ve a Iglesias saludando protocolariamente al entonces príncipe Felipe, al lado de Miguel Blesa, ex presidente de Caja Madrid e imputado por el escándalo de las preferentes que ha acabado con los ahorros de miles de jubilados españoles, en un acto reparto de becas de Caja Madrid.

    Gracias a su currículo y sus méritos, Iglesias obtuvo una beca (de 15.476,53 euros) para cursar estudios latinoamericanos en la Universidad de Cambridge entre 2007 y 2008. Ahora se le echa en cara que ataque a los bancos, pero que se beneficie de sus becas.

    Pero eso no es todo. Pocos días después el diario El Mundo acusaba al eurodiputado de “ayudar” a una asociación de presos de la banda terrorista, Herrira, ilegalizada posteriormente por la Audiencia Nacional, ya que este grupo tenía su correo electrónico y su móvil y le invitó a cenar en Madrid.

    Un ex integrante de Herrira, Sergio Labayen, desmontó la campaña con tuits en los que aclaraba que ese mismo día se reunieron con muchos grupos políticos y periodistas y mostraba su sorpresa porque la Guardia Civil “solo filtre” el nombre de Iglesias.

    De entre todas las críticas contra Podemos llama la atención la del ex presidente socialista Felipe González. Primero, porque no es un ataque que llegue desde la derecha convencional y segundo, por su virulencia ideológica. “Temo que prendan, durante cierto tiempo, propuestas que llamaremos, si quiere que se lo diga con sinceridad, utopías regresivas. Creo que una alternativa bolivariana para España o para Europa sería una catástrofe sin paliativos.”

    Con estas palabras valoraba, tres días después de las elecciones europeas, el éxito de Podemos y de Iglesias, quien acostumbra a referirse despectivamente a González como “el consejero”, en alusión a su cargo en el consejo de administración de Gas Natural. González cerraba así su reflexión: “Ojalá no llegue (la alternativa bolivariana), pero si llega, bueno, por lo menos uno tendría el consuelo de decir que ya lo dije.”

    Los dirigentes de Podemos se frotan las manos ante tanto ataque, conscientes de que esta guerra no hace más que sumar votos a su partido. En un comunicado, la organización asevera que "la ola de insinuaciones, difamaciones e insultos desatada por algunos contra Podemos, sus portavoces y sus votantes, es una muestra del nerviosismo de la casta y sus círculos afines y sus intentos de evitar la confrontación de ideas sobre los principales problemas de los españoles: desempleo, recortes y desahucios, secuestro de la democracia y corrupción, sobre los que no tienen nada que decir."

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik