En directo
    Mundo

    Diplomáticos de Rusia y Lituania continúan polémica sobre ‘caso Golovátov’

    Mundo
    URL corto
    0 4 0 0

    Diplomáticos de Lituania y Rusia continúan la polémica sobre la detención y la ulterior liberación en Viena de Mijaíl Golovátov, ex jefe del grupo soviético de operaciones especiales Alfa que asaltó la sede de la televisión lituana en enero de 1991.

    Diplomáticos de Lituania y Rusia continúan la polémica sobre la detención y la ulterior liberación en Viena de Mijaíl Golovátov, ex jefe del grupo soviético de operaciones especiales Alfa que asaltó la sede de la televisión lituana en enero de 1991.

    El portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, Alexandr Lukashévich, criticó hoy las recientes declaraciones del canciller lituano Audronis Azubalis, quien reprochó a los diplomáticos de Rusia la creación de “un trasfondo negativo” en torno a la detención de Golovátov. Ese antiguo oficial de la KGB que dirigió el grupo Alfa en 1991-1992 fue detenido en Austria el 14 de julio a partir de una orden europea de busca y captura emitida por Vilna en octubre de 2010 pero recuperó la libertad al poco tiempo por falta de datos que justificasen su arresto.

    El embajador ruso en Viena, Serguei Necháev, comentó más tarde en una entrevista que no hubo presiones desde Moscú para la liberación de Golovátov y que “la Justicia austriaca demostró un alto profesionalismo e imparcialidad” en este caso. “No dejó que Austria se arrastrase en las sucias intrigas de políticos de tercer país que actúan de mala fe y desean amasarse un capital mediante el ajuste de cuentas con su propio pasado histórico”, explicó.

    El embajador de Rusia en Vilna Vladímir Chjikvadze, según la prensa lituana, calificó de “incorrecta” la entrevista de Necháev durante un encuentro con el vicecanciller de Lituania, Evaldas Ignatavicius. Su comentario trascendió a la luz pública a través del ministro Azubalis, a quien el portavoz de la cancillería rusa recordó este viernes que “no se acostumbra en la práctica diplomática desvelar el contenido de tales encuentros, y menos, tergiversar lo dicho”. Necháev “expuso la esencia del asunto de manera adecuada”, aparte de “es prerrogativa del Gobierno y del Ministerio de Exteriores” evaluar las declaraciones de jefes de legaciones diplomáticas, destacó el portavoz de la cancillería.

    Catorce personas murieron y más de 600 resultaron heridas en Vilna en la madrugada del 13 de enero de 1991 después de que Moscú enviara a esta ciudad grupos de operaciones especiales para recuperar el control sobre la televisión y otras instalaciones estratégicas en medio de crecientes manifestaciones a favor del restablecimiento de la independencia de Lituania. Oficiales de seguridad que participaron en la operación sostienen que sólo acataban órdenes de dirigentes soviéticos pero el ex presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, se desmarcó de aquel asalto.

    El ex jefe de un cuerpo de seguridad lituano declaró más tarde que todas las víctimas, entre ellas, un miembro del grupo Alfa que recibió herida mortal en la espalda, fueron abatidas por francotiradores del movimiento independentista Sajudis. La Justicia lituana nunca abrió una investigación para aclararlo.

    Un tribunal de Vilna emitió en 1999 sentencia acusatoria contra seis personas implicadas en el asalto del 13 de enero de 1991. La Justicia sigue investigando a otros 23 sospechosos, entre ellos, 21 ciudadanos de Rusia y dos bielorrusos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik