En directo
    Mundo

    Rusia ya intentó en noviembre pasado expulsar a Luke Harding según The Guardian

    Mundo
    URL corto
    Rusia expulsa al corresponsal de The Guardian (6)
    0 0 0

    Las autoridades rusas ya intentaron en noviembre de 2010 expulsar a Luke Harding, corresponsal del diario The Guardian en Moscú, pero a petición de Gran Bretaña le permitieron quedarse en Rusia por otros seis meses hasta que finalmente decidieron denegarle la entrada el pasado sábado, de acuerdo con una declaración emitida por el periódico británico.

    Las autoridades rusas ya intentaron en noviembre de 2010 expulsar a Luke Harding, corresponsal del diario The Guardian en Moscú, pero a petición de Gran Bretaña le permitieron quedarse en Rusia por otros seis meses hasta que finalmente decidieron denegarle la entrada el pasado sábado, de acuerdo con una declaración emitida por el periódico británico.

    La cancillería rusa afirmó ayer que Harding infringió repetidas veces las reglas de acreditación. En particular, solicitó una prórroga de su acreditación y la recibió a finales de noviembre pasado pero partió a Londres sin recoger su carnet de corresponsal extranjero, aunque sabía que era necesario hacerlo.

    “La cancillería rusa (…) expulsó por primera vez a Luke Harding en noviembre de 2010”, precisó The Guardian. Aquella deportación se aplazó - en parte, gracias a la intervención del Gobierno británico - pero se dijo que Luke partiera antes de mayo de 2011. No lo dimos a conocer en aquellas fechas pero el hecho desacredita los intentos de presentar la reciente expulsión como una falta administrativa”, consta en la declaración divulgada por el diario.
    Alain Rusbridger, director de The Guardian, calificó anteriormente el caso de “alarmante” y que conlleva “consecuencias graves para la libertad de prensa”.

    El propio Harding, en una entrevista con RIA Novosti, se mostró descontento con las explicaciones de Moscú, vinculó la deportación con sus actividades profesionales y señaló que “no es la cancillería la que está detrás sino otra gente”.

    El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, admitió anoche en una rueda de prensa que Harding visitó en más de una ocasión las zonas de operaciones antiterroristas sin avisar a los cuerpos de seguridad locales, aunque estaba obligado a hacerlo.

    De momento se desconoce, si Harding podrá recurrir la decisión de las autoridades rusas, manifestó ayer David Lidington, ministro británico de Asuntos Europeos. Agregó que el canciller William Hague planea reunirse próximamente con Serguei Lavrov, cuya visita a Londres está prevista para la semana que viene. Hague seguramente va a plantear en ese encuentro los asuntos de derechos humanos y libertad de prensa en Rusia, dijo.

    Harding regresó a Moscú el pasado 6 de febrero, tras una ausencia de dos meses, pero fue detenido en la frontera, puesto bajo custodia por 45 minutos y embarcado en el vuelo de vuelta a Londres. Según el periodista, le devolvieron el pasaporte con la visa anulada aunque las autoridades rusas ya precisaron que sigue siendo válido hasta mayo.

    Luke Harding llevaba varios años trabajando en Rusia y tuvo ya algunos roces con las autoridades. En abril pasado, por ejemplo, fue detenido en el territorio de la república norcaucásica de Ingushetia. Últimamente estaba implicado en la confección de artículos a partir de las filtraciones de Wikileaks, en particular, sobre las figuras clave del mundo político y empresarial de Rusia.

    También cubría la evolución del proceso judicial contra Julian Assange, el fundador de Wikileaks, y publicó junto con otro periodista un libro titulado, “En el interior de la guerra Julian Assange contra el secretismo” (“WikiLeaks: Inside Assange's War on Secrecy”) que narra la historia de la web de filtraciones más famosa del mundo.

    Tema:
    Rusia expulsa al corresponsal de The Guardian (6)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik