16:00 GMT +321 Noviembre 2018
En directo
    Mundo

    El asunto de las islas Kuriles en las relaciones entre Rusia y Japón

    Mundo
    URL corto
    El contencioso de las islas Kuriles (213)
    0 11

    El 1 de noviembre Dmitri Medvédev viajó a Kunashir, la isla más meridional del archipiélago de las islas Kuriles, en lo que ha sido la primera visita de un presidente ruso a estos territorios que Tokio reclama como suyos tras concluir la II Guerra Mundial en 1945.

    El 1 de noviembre Dmitri Medvédev viajó a Kunashir, la isla más meridional del archipiélago de las islas Kuriles, en lo que ha sido la primera visita de un presidente ruso a estos territorios que Tokio reclama como suyos tras concluir la II Guerra Mundial en 1945.

    La particularidad de las relaciones entre Rusia y Japón es que todavía no han firmado un acuerdo de paz que certifique el fin de ese conflicto e incluya una solución a las pretensiones territoriales expuestas por Japón.
    El mayor obstáculo para el acuerdo son las reclamaciones infundadas de Japón sobre las islas Kuriles del Sur (Iturup, Kunashir, Shikotan y Kuriles Pequeñas).

    Las Kuriles son una cadena de islas volcánicas que se extiende entre la península rusa de Kamchatka, al norte, y la isla nipona de Hokkaido, al sur, separando el Mar de Ojotsk del Pacífico. El archipiélago se compone de dos grupos paralelos, las Grandes Kuriles y las Kuriles Pequeñas, descritas por primera vez por el explorador ruso Vladímir Atlasov.

    En 1745 la mayor parte de las islas Kuriles fue marcada en el “Mapa general del Imperio de Rusia” en el atlas académico. En los 1770 en las islas Kuriles existían asentamientos rusos permanentes bajo la administración del ruso Vasili Zvezdochotov. En el mapa de 1809 los Kuriles y la península de Kamchatka se consideraban territorios rusos adscritos a la provincia de Irkutsk.

    En el siglo XVIII los rusos concluyeron la colonización pacífica de Sajalín, Kuriles y noreste de Hokkaido. Junto con la colonización pacífica de Rusia los japoneses avanzaban a los Kuriles del Norte. En 1795 Rusia construyó una fortificación en la isla Urup para rechazar la presión de Japón.

    Para el año 1804 las islas Kuriles se encontraban bajo la dualidad de poderes. Así, en los Kuriles del Norte se notaba más la influencia de Rusia, y en los del Sur, la de Japón, no obstante formalmente, todos los Kuriles seguían perteneciendo a Rusia.

    El 7 de febrero de 1855 Rusia y Japón firmaron el primer acuerdo bilateral, Tratado de Comercio y Fronteras que proclamó paz y amistad entre ambos países, abrió tres puertos japoneses para los barcos rusos y determinó la frontera por los Kuriles del Sur, entre las islas Urup y Iturup.

    En 1875 las partes firmaron un acuerdo según el cual Rusia cedió a Japón 18 islas Kuriles. A su vez, Japón reconoció que la isla de Sajalín pertenece definitivamente a Rusia. De 1875 a 1945 Japón controló las islas Kuriles.

    El 11 de febrero de 1945 los líderes de la Unión Soviética, Estados Unidos y Gran Bretaña, Iosif Stalin, Franklin Roosvelt y Winston Churchill, firmaron un acuerdo, según el cual terminada la Guerra contra Japón, y las islas Kuriles fueron transferidas a la Unión Soviética.

    El 2 de septiembre de 1945 Japón firmó el Acta de capitulación y aprobó las condiciones de la Declaración de Potsdam de 1945, que limitó su soberanía con las islas de Honshu, Kyushu, Shikoku y Hokkaido y otras islas menores del archipiélago japonés. Las islas Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai se traspasaron a la Unión Soviética.

    El 2 de febrero de 1946 la Presidencia Suprema de la Unión Soviética decretó las islas Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai parte de la Unión Soviética.

    El 8 de septiembre de 1951 durante la conferencia internacional de San Francisco Japón y 48 países miembros de la coalición antihitleriana suscribieron un acuerdo de paz, según el cual Japón rechazó todos los derechos, fundaciones jurídicas y pretensiones a las islas Kuriles y Sajalín.

    La delegación soviética no firmó el acuerdo alegando que fue un acuerdo bilateral suscrito entre los gobiernos de Estados Unidos y Japón. Desde el punto de vista jurídico el problema de las islas Kuriles quedó indeterminado. Los Kuriles dejaron de ser japoneses, pero tampoco se hicieron soviéticos.

    Aprovechando el hecho, en 1955 Japón presentó a la Unión Soviética las pretensiones sobre las islas Kuriles y el sur de Sajalín. Tras dos años de negociaciones las partes aproximaron sus posturas: Japón limitó sus reclamaciones y pretendió la soberanía sobre Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai.

    El 19 de octubre de 1956 la Unión Soviética y Japón firmaron una declaración conjunta en Moscú que puso fin al estado de guerra entre ambos países y restableció las relaciones diplomáticas bilaterales. Asimismo la Unión Soviética acordó traspasar a Japón las islas de Shikotan y Habomai.

    En 1960 Japón y Estados Unidos concluyeron un tratado de seguridad, tras el cual la Unión Soviética rescindió sus obligaciones inscritas en la declaración de 1956. Durante la época de la Guerra Fría Moscú no reconoció el problema territorial entre ambos países.

    En 1991 la declaración conjunta, firmada tras la visita del líder soviético a Tokio, refrendó el problema.

    En 1993 el presidente de Rusia y el primer ministro de Japón firmaron en Tokio una declaración sobre las relaciones ruso-japonesas que estipuló la disposición de las partes de continuar las negociaciones para resolver la pertenencia de las islas y firmar un acuerdo de paz lo más pronto posible.

    Últimamente las partes establecieron la cooperación bilateral práctica en las islas para favorecer el ambiente de las negociaciones y la búsqueda de soluciones. Así, en septiembre de 1999 iniciaron la realización del acuerdo que facilita el procedimiento de las visitas a las islas para sus ex habitantes japoneses y miembros de sus familias.

    Además, Rusia y Japón cooperan en materia de pesca a base del acuerdo de 1998 en la región de los Kuriles del Sur.

    Japón reclama cuatro islas Kuriles del Sur (Iturup, Kunashir, Shikotan y Habomai) alegando un tratado de 1855. Rusia insiste en que las islas fueron traspasadas a la Unión Soviética mediante los acuerdos internacionales suscritos al término de la II Guerra Mundial. Rusia, como sucesora legal de la URSS, asumió la soberanía de estos territorios.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    El contencioso de las islas Kuriles (213)