08:03 GMT +320 Octubre 2018
En directo
    Mundo

    La patria chica del depuesto presidente kirguís se sume en caos

    Mundo
    URL corto
    Transición en Kirguizistán tras rebelión popular (88)
    0 0 0

    En Dzhalal-Abad, centro administrativo en el sur de Kirguizistán y patria chica del depuesto presidente kirguís Kurmanbek Bakíev, reina anarquía

    Dzhalal-Abad (Kirguizistán), 17 de abril, RIA Novosti. En Dzhalal-Abad, centro administrativo en el sur de Kirguizistán y patria chica del depuesto presidente kirguís Kurmanbek Bakíev, reina anarquía, informó hoy el corresponsal de RIA Novosti.

    El caos se apoderó de la ciudad desde esta mañana, tras la llegada de unos jefes policiales que se subordinan al Gobierno provisional con Rosa Otunbáeva a la cabeza, el que llegó al poder sobre la oleada de protestas masivas del 6 y el 7 de abril y la fuga de Bakíev de la capital de la república, Bishkek.

    Los policías arribaron para detener a un hermano de Bakíev, Dzhanishbek, ex jefe del Servicio de Guardia Nacional, y con ese fin acordonaron el poblado natal de los Bakíev, Teyit, ubicado cerca de Dzhalal-Abad.

    Los partidarios del presidente depuesto, unas 50 mujeres y 10 hombres expresaron protesta y asombro. Afirmaron que  Dzhanishbek no está en el poblado desde hace casi dos días. Los jueces de instrucción, tras no encontrar nada,  se fueron, pero el acordonamiento no fue levantado.

    En la plaza central de Dzhalal-Abad se desarrollaron dos mítines simultáneamente. El primero, en apoyo al ministro de Defensa detenido Bakit Kalíev, y también en apoyo a Bakíev. Y otro, de los policías locales, que exigieron realizar una investigación justa de los acontecimientos que tuvieron lugar en Bishkek y Talas, donde, según sus datos, perecieron unos 30 de sus compañeros. Los policías demandaron   también que el ministro interino del Interior, Bolat Shernmiyázov, se reúna con ello. El ministro interino llegó, pero no logró establecer contacto con los manifestantes. Las mujeres que apoyan a Kalíev le rompieron la camisa. Unos policías arrojaron piedras contra su automóvil.

    Minutos después, varios centenares de partidarios de Bakíev irrumpieron en la sede de la administración local.

    Pasada una hora, unas 40 mujeres intentaron apoderarse de la compañía de televisión local. Lo lograron por unos minutos, pero luego el personal de la compañía consiguió que se fueran. Las mujeres afirmaron que la prensa local no cubría verídicamente la posición mantenida por Kurmanbek Bakíev.

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Transición en Kirguizistán tras rebelión popular (88)