En directo
    Insólito
    URL corto
    0 02
    Síguenos en

    El viaje de la compañía de cruceros Royal Caribbean como parte del programa 'crucero a ninguna parte', introducido en Singapur debido a la suspensión del turismo por la pandemia, tuvo que regresar al puerto por un caso de coronavirus a bordo.

    El pasajero que se enfermó es un hombre de 83 años de edad de Singapur, informa Annie Chang, directora de cruceros de la Junta de Turismo de Singapur. 

    "El pasajero se había presentado en el centro médico de a bordo con diarrea y se sometió a una prueba obligatoria de PCR como parte de los protocolos de a bordo. Había realizado una prueba PCR obligatoria del COVID-19 antes de embarcar y la prueba fue negativa", añadió Chang.

    El buque Quantum of the Seas, con 1.680 invitados y 1.148 miembros de la tripulación a bordo, llegó a Singapur a las 8 de la mañana del 9 de diciembre. Se vio obligado a regresar el tercer día de un crucero de cuatro días a ninguna parte. 

    El personal del barco había aislado a todos los invitados y tripulantes que tenían contacto cercano con el invitado. Todos dieron negativo en las pruebas de detección del coronavirus. Los contactos cercanos del pasajero afectado serán llevados a una instalación de cuarentena designada por el Gobierno.

    La capacidad del Quantum of the Seas se ha reducido a la mitad de más de 4.000 pasajeros.

    Esos cruceros a ninguna parte se introdujeron en Singapur después de que se abandonara el concepto de vuelos a ninguna parte, cuando los transatlánticos salían y luego regresaban al aeropuerto. 

    El objetivo de la iniciativa era combatir las dificultades económicas de las aerolíneas debido al coronavirus. Sin embargo, la aerolínea local abandonó más tarde la idea debido a sus efectos negativos en el medioambiente.

    Etiquetas:
    viajes, coronavirus, Singapur, crucero
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook