En directo
    Insólito
    URL corto
    0 233
    Síguenos en

    Lo que resultó ser un acto desagradable terminó siendo una situación cómica que ha convertido a este joven de Santiago de Compostela en el protagonista de las redes sociales en los últimos días.

    Hace unos días, David Perol se encontraba sentado en un banco comiendo pistachos con sus amigos. La Policía observó su comportamiento y decidió multarle por no guardar "una distancia prudencial" con sus compañeros y por bajarse la mascarilla. La sanción ascendía a 100 euros.

    "Me bajé la mascarilla para comer los pistachos y me multaron. Por comer pistachos. Yo suponía que la distancia era para fumar, no para comer pistachos", exclamó el joven.

    Sus amigos consideraron que esa sanción fue injusta y decidieron empezar una campaña de crowdfunding bajo el lema #TodosSomosPerol para mostrar su solidaridad y conseguir recaudar el dinero para pagar la multa. Al final, tal y como declaró Perol en un canal de televisión, fue Salseo_Usc, una cuenta que posee más de 24.000 seguidores en Instagram, la que ayudo le a pagar la multa creando la página del crowdfunding.

    ​Además, una empresa productora de pistachos le ha ofrecido al joven productos gratuitos de este fruto seco durante un año. "Me ha contactado una empresa de pistachos y ya me ha mandado una caja de pistachos porque decían que no querían que tuviera un sabor tan agridulce por la multa", indicaba.

    "Esta multa la pagamos todos", exponía un usuario en Twitter. Y en efecto. Decenas de personas se solidarizaron con el joven y alcanzó rápidamente los 100 euros. "Ya están suficientemente caros los pistachos como para que te metan una multa", escribía otro.

    Etiquetas:
    mascarillas, multa, Galicia, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook