En directo
    Insólito
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Muchas personas en el mundo no pueden evitar sentir ansiedad, temblores y otros síntomas desagradables cuando se enfrentan al mar. Se las conoce como personas con talasofobia, un trastorno que les impide adentrarse en aguas abiertas por el terror a los peligros que puedan esconderse debajo del agua.

    El mar es, para mucha gente, sinónimo de relajación, paz, armonía o disfrute. Sin embargo, hay una porción de la población mundial a la que acercarse a aguas abiertas le significa ansiedad, taquicardia, temblores y la necesidad de salir corriendo lo más lejos posible.

    No se trata de fanáticos de la tierra firme sino simplemente de personas con talasofobia, como se conoce al miedo irracional al mar o al océano.

    La ciencia describe este padecimiento como algo más que la desconfianza al mar, propia de personas que no saben nadar. La persona con talasofobia no solo piensa que puede ahogarse sino que siente pavor al pensar en lo que podría aparecer debajo de sus pies al ingresar al agua: desde peces peligrosos, rocas puntiagudas o todo tipo de monstruos marinos imaginarios.

    Como toda fobia, se trata de un miedo irracional, por lo que la persona sentirá rechazo al mar abierto incluso aunque se le asegure que no corre riesgo de ahogarse o salir lastimado. No tiene un origen determinado y los psicólogos suelen buscar detrás de su aparición algún tipo de experiencia traumática que pueda haberse proyectado en las aguas profundas.

    A pesar de eso, especialistas en fobias como el hipnotista estadounidense Marc Carlin, apuntan que un incremento de las fobias al mar y específicamente a los tiburones puede relacionarse con la moda de las películas sobre tiburones asesinos que tuvo Hollywood en los años ochenta y noventa, según indicó al ser consultado por AtlasObscura.

    El especialista también vincula la fobia al mar con el instinto "primario" que también identifica en la fobia a la oscuridad y que se relaciona con la sensación de desprotección que las personas sienten al no poder ver o estar en la inmensidad del mar.

    Carlin también diferenció este tipo de fobias, que se adquieren de forma "instantánea", de los miedos que las personas desarrollan de forma racional a partir de sus experiencias. Al tiempo que superar un miedo puede tomar varias sesiones de terapia, una fobia puede superarse "en cinco o 10 minutos" si la terapia da en el blanco.

    Una clave para poder intentar superar la fobia al mar puede ser, según propuso el especialista, que la persona pueda acceder a un "sentimiento de seguridad"  cuando se enfrenta al estímulo que causa la fobia, en este caso el mar. Si la persona logra encontrar cuál es la causa de la fobia, podrá enfrentarla poco a poco con más y más confianza, hasta hacer desaparecer la fobia.

    Etiquetas:
    mar, océano, fobia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook