En directo
    Insólito
    URL corto
    Por
    0 80
    Síguenos en

    Los blogs de viajes se cuentan por millones. Sin embargo, existe una nueva tendencia: que los protagonistas sean peluches. Y es que cada vez es más habitual encontrar a estos suaves trotamundos en cualquier lugar del planeta. Tras ellos, los fotógrafos y cronistas de sus aventuras.

    Nadie que haya visto Amélie puede olvidar esta escena. Una pequeña trama más allá de los clásicos fotogramas de la protagonista comiendo frambuesas en su niñez o hundiendo su mano en su saco de legumbres. El momento en el que el padre de la heroína empieza a recibir fotografías de su amado gnomo de jardín, previamente robado. La figura posa con la Estatua de la Libertad de fondo. Su propietario va acumulando las imágenes que relatan su vuelta al mundo. Un día amanece ante Santa Sofía de Estambul y otro se muestra al lado de San Basilio, en plena Plaza Roja de Moscú. Un viaje con moraleja que Jean-Pierre Jeunet trasladó a la pantalla en 2001. Una visión casi futurista de lo que vendría más adelante.

    En la era de los influencers y los hashtags, viajar se ha convertido en la materia prima de miles de cuentas de redes sociales. Circular por Instagram es como entrar en una agencia. Con un golpe de dedo se puede ir de París a Tokio con escala en Río de Janeiro y Budapest. Millones de fotografías de trotamundos que muestran el planeta a base de cámara y texto. En muchas ocasiones, el propio guía sale en la imagen. También hay quien prefiere dar todo el protagonismo al entorno. Y, de vez en cuando, como si del gnomo de Amélie se tratase, un muñeco aparece en mitad del encuadre.

    Y es que, dentro del fenómeno de las cuentas de viajes, nace una corriente que se quiere diferenciar de la clásica instantánea para redes sociales: los viajeros con peluches. Unos exploradores que recorren el planeta con sus compañeros de trapo o algodón. Precisamente, estos son las estrellas de las aventuras de sus propietarios.

    Gelo Santos ha pisado 54 países en los cinco continentes. Desde 2015, lo hace en compañía del oso Gelo The Bear. "El primer viaje que hizo fue de Dubái a Sudamérica. Desde ese momento, se ha convertido en mi compañero de viajes", comenta el bloguero.

    Barcelona, Andorra, Múnich, Atenas y Santorini fueron los últimos lugares a los que voló Gelo The Bear. Lo hizo en febrero y espera poder subirse a un avión en noviembre. El coronavirus detuvo sus planes, como al resto de sus colegas. Compañeros de profesión que poco a poco proliferan en España.

    Hay de todo. Una alienígena recorre el mundo en búsqueda de su nave, mientras posa en los escenarios más variopintos. Un pollito nacido en Malta en 2009 y que, desde entonces, no ha deshecho las maletas. Eso sí, tiene el nido en Cáceres. Otros prefieren viajar en pareja.

    Unos trotamundos de color amarillo

    A Mónica siempre le gustó viajar. Desde pequeña le encantaba proponer sitios para visitar. Sin embargo, su hermano pequeño no siempre estaba por la labor. De esta experiencia, nació Miniontour. "El blog nace de la idea de poner algo que reconozcan los niños para atraer su atención y que les entre el gusanillo de viajar al lugar donde está el peluche. En definitiva, para que quieran viajar y le sea al padre más fácil convencerlo", relata Alberto, pareja de Mónica y parte de Miniontour.

    Un recuerdo del pasado que se une al espíritu de trotamundos de ambos. Y sus pocas ganas de posar frente a la cámara. "No nos gusta salir en las fotos", ríe Alberto.

    Ese trabajo se lo dejan a los Minions que, desde enero de 2018, no han parado quietos. Arrancaron en Tarragona y en su mochila guardan recuerdos de Vietnam, Andorra, Portugal, Italia, Suecia o Bulgaria. También conocen prácticamente toda España, excepto Baleares, Ceuta y Melilla. Es más, su intención actual es dar a conocer la riqueza patrimonial de la parte más vacía y menos turística del país. Ellos son los protagonistas del blog y, como toda estrella, el fotógrafo tiene que tener paciencia con ella.

    "Para hacer las fotos, elegimos el lugar y nos pasamos un buen rato para ver si es mejor una foto de frente o de espaldas. Ha habido muchas situaciones de riesgo, al borde de una peña, a la orilla del lago… Y esperamos no perder los muñecos, porque tendríamos un problema, ya que no es fácil encontrar réplicas”, explica el bloguero.

    A veces, incluso, los propios Minions han vivido situaciones peligrosas. "A veces para hacer la foto tienes que separarte un trozo. Una vez en Cáceres, cuando estábamos haciendo una, apareció una niña que casi se lleva los muñecos corriendo. Bueno, en Vietnam y en Málaga, casi nos los olvidamos en una restaurante. Eso sin contar que una vez se cayeron dentro de una tortilla de Betanzos. Tardamos un rato en limpiarlos", ríe Mónica, mientras enumera anécdotas.

    Un esfuerzo que va más allá del viaje. Tras la imagen, llegan horas de edición y montaje del texto. También de manejo de las redes sociales, en las que publican una media de dos o tres tuits diarios, seis posts de Instagram semanales y una entrada en Facebook diaria. A nivel de blog, suelen subir uno o dos artículos a la semana. Algunos con picos de 2.200 visualizaciones al día.

    Antes de partir, Mónica y Alberto intentan ponerse en contacto con oficinas de turismo. En Zaragoza, les facilitaron entradas y visitas guiadas. No obtenerlas no es motivo para no ir. "Nosotros no pedimos nada a cambio. Que no nos hagan caso, no significa que no vayamos a ir o que no lo vayamos a hacer", admite Alberto.

    Ver esta publicación en Instagram

    🆕 Post 📢 Extra, extra ‼️Hoy te traemos una pedazo Guía de Viaje para inspirarte en tus próximas escapadas por España 🚗. Fue nuestro último viaje antes de que llegara el Coronavirus y tenemos que confesarte que lo disfrutamos muchísimo 🤩. 🍌 Si buscas lugares auténticos, con unos paisajes de ensueño 🏞 y que no están masificados, estás de enhorabuena 🎉. Te recomendamos que te pierdas por La Serena Extremeña, te aseguramos que te va a sorprender tanto como a nosotros 🙋‍♂️. 🍌 Pero no vamos a hacer spoiler 🤫, así que si quieres ver los mejores rincones para perderte en esta zona que es una verdadera maravilla 😍, solo tienes que pinchar en el enlace de la bio 👆👆👆, que para eso nos hemos currado esta pedazo de guía, que lo nuestro nos ha costado. ¿Cuál de todos los rincones que te recomendamos en nuestro artículo del blog te gustaría visitar 😊? 🍌 #DescubreEspaña con #MiniOnTour 🍌 🍌 🍌 #LaSerena #SerenaExtremeña #Extremadura #viajesporespaña #escapadas #minionslife #Minions #minionlovers #vive_extremadura #igersextremadura #volveremosaviajar #viajarporespaña #yomequedoenespaña #DescubreExtremadura #DescubreEspaña #total_extremadura #instabloggers #VisitSpain #VisitaEspañaVaciada #EspañaVaciada #paisaje #fotografíadepaisaje #EspañaOlvidada #TurismoResponsable #TurismoDeProximidad #ViajerosResponsables #pueblosconencanto #pueblosbonitos

    Una publicación compartida de MiniOnTour 🌍 Minions Viajeros (@miniontoures) el

    Y es que el gusto por conocer y mostrar lugares es lo que se esconde tras MinionTour. Más allá de las preguntas que responden a curiosos o de tener publicaciones por delante de la Wikipedia en Google, como es el caso del artículo de Monforte de Lemos, el objetivo es simplemente viajar. El sueño vivir viajando. "Poder vivir de esto sería conseguir la matrícula de honor. Sería dedicarse a lo que a uno le gusta".

    Aunque, por culpa del coronavirus, de momento, poco se puede hacer. Mónica y Alberto suben artículos a la espera que la situación sanitaria mejore. Entonces, sin duda, cogerán un avión. "No sabemos a dónde iremos. Lo decidiremos el día antes. Nos fuimos a México comprando el vuelo la noche antes. Lo mismo a Vietnam. Desde hace tiempo, no somos dados a organizar los viajes".

    "En nuestro caso, solo hay que meter a los Minions en la mochila, hacer la maleta y salir de casa", sentencia Alberto.

    Las aventuras de dos dinosaurios

    Javier y Carolina sí que tenían viajes planeados para 2020. China en Semana Santa, Marruecos para el puente de mayo y Japón en verano. De un hilo pende su vuelo a Catar en el mes de diciembre. Aunque, prevén más un no que un sí. Mientras, aunque entienden la situación actual, sus ganas crecen con el paso de los días. "Ahora te metes en las aplicaciones y te entran unas ganas increíbles de viajar. Los precios están bajísimos. Te cuesta lo mismo ir a Dublín que de donde vivo a Madrid en coche", lamenta Javier.

    Esta pareja de trotamundos son los autores del blog Un Peluche en la Maleta. Un espacio que nació en 2016, a raíz de su gusto por compartir sus aventuras. "Nos encanta recopilar información y preparar guías y mapas para familiares y amigos. ¿Por qué no compartir esto con más gente?", reconoce Javier.

    No obstante, las estrellas del blog, dos Yoshis, uno verde y otro rosa, los acompañaban desde hace años. Incluso, estuvieron presentes en su boda. En los viajes, pasaron de almohada a protagonistas de las andanzas de la pareja. "Servían de almohadón para el avión. Al principio solo venía el verde y un día, en Lisboa, decidimos sacarlo para que no se quedara solo en el hotel. Entonces le hicimos fotos por la ciudad. Posteriormente, nos regalaron el rosa. Antes de empezar el blog, ya les mandábamos las fotos de los peluches a los familiares", relata Carolina.

    No concebían empezar el blog sin los peluches. Son una parte importante de su vida. Aquel niño o niña interior que todos guardamos en nuestro interior.

    "Forman parte de nosotros. Es la parte infantil, esa parte que le gusta hacer bromas, que queremos conservar. Esos niños que tiempo atrás subrayaban en los mapas de los libros de Conocimiento del Medio los lugares que querían visitar en el futuro", explica Javier.

    Y se puede decir que, más o menos, lo han logrado. Estos pequeños dinosaurios han visitado 38 países. Desde Australia hasta la isla de Pascua, pasando por Centroeuropa o la Noche vieja de Nueva York. En total, han pisado todos los continentes. Solo les queda África.

    Se han fotografiado frente al inmenso edificio del Parlamento de Rumanía, el puente de Mostar o sobre la cima del neoyorkino Rockefeller Center. Y, al igual que les pasa a todos los viajeros con peluches, tomarles una foto es toda una aventura. "Hay que tener mucha paciencia. Esperar a que se vacíe un poco el sitio. Pensamos siempre en hacer una foto chula, que inspire. Para ello, tenemos que hacer malabares con ellos. Apoyamos al verde sobre el rosa para que no se caiga. Les cambiamos las posturas. Les hablamos. Acabamos con unas agujetas", comenta entre risas Javier.

    "Más de una vez, me he quedado tirada en el suelo, sujetándolos", continúa Carolina. La joven admite que antes le daba más vergüenza, pero ahora no le importa. Y es que cada vez encuentran más viajeros que llevan peluches. En Islandia, conocieron a una chica rusa que viajaba con un muñeco. En Grecia, unos señores hacían fotos a sus peluches como recuerdo para sus nietos. A otros, les agrada ver a los Yoshis trotamundos. "En Australia había unos japoneses que nos quitaron los peluches para hacerse fotos. También en Australia, un colegio de niños japoneses hizo lo mismo. Hasta en el Zoo de Sidney, los cuidadores de los koalas nos dijeron si los peluches podían hacer una foto con los animales", recuerda Javier.

    De momento, a pesar de la repercusión, no pueden vivir del blog. Pero, sí les ha dado energía para seguir transmitiendo confianza a las personas que empiezan a viajar o que lo hacen con niños. Al igual que Mónica de Miniontour hacía con su hermano.

    "Estamos ayudando a la gente a viajar", asegura Javier.

    Como hizo el gnomo de Amelie con su propietario, Raphael Poulain, quien decide desempolvar las maletas y emprender un viaje alrededor del mundo.

    Etiquetas:
    redes sociales, España, viajero, viajes, viaje, muñeco, peluche
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook