En directo
    Insólito
    URL corto
    0 12
    Síguenos en

    Imagina estar dándote un baño en mitad del océano y de repente verte atrapado entre un tiburón y una lluvia de balas. Esto es precisamente lo que le pasó a un grupo de guardas costeros de Estados Unidos cuando decidieron darse un chapuzón aprovechando el buen día que hacía.

    Se mascó la tragedia junto al cutter de la Guardia Costera de Estados Unidos Kimball cuando un tiburón de dos metros emergió entre los tripulantes que decidieron darse un baño.

    Entre los gritos que alertaban desde la cubierta del buque a los bañistas de la presencia del depredador, de repente, sonaron fuertes disparos. Era el especialista policial marítimo Samuel Cintron, que también se encontraba a bordo y decidió emprenderla a tiros con el animal para permitir que sus apurados compañeros ganaran tiempo y pudieran ponerse a salvo.

    Se vivieron momentos de angustia al comprobar que el escualo no desistía. Antes de que fuera demasiado tarde, los tripulantes salieron del agua, cada uno como pudo: unos encaramándose a un pequeño barco que se encontraba cerca, otros colándose por escotillas abiertas y otros subiendo por la escalera trasera del propio Kimball. Por suerte, se salvaron todos, incluido su unicornio de plástico.

    La Guardia Costera de Estados Unidos cree que el animal era un marrajo carite o un zorro pelágico, "algo con lo que no hay que bromear. La tripulación añadió que "no creemos que el tiburón resultara herido. Nuestro objetivo era mantenerlo lejos de los compañeros, no hacerle daño, si era posible".

    Etiquetas:
    tiburones, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook