En directo
    Insólito
    URL corto
    0 90
    Síguenos en

    El fotógrafo de viajes Miguel Morenatti se encuentra en Islandia capturando momentos. Allí, ha descubierto la historia de un "atractivo turístico" que no deja indiferente a nadie. 

    El célebre fotógrafo nacido en Jerez acude cada año un par de veces al país nórdico para capturar los mejores momentos y luego poder mostrar al público sus instantáneas. Durante un paseo por los montes islandeses observó una valla llena de sujetadores de todos los colores y de todas las tallas sin saber por qué estaban ahí. No era la primera vez que los veía, de hecho, siempre que pasaba por el lugar se preguntaba "cómo empezó todo". Este año decidió salir de dudas y descubrir la verdad sobre el asunto:

    "Le pregunté a una señora de una granja cercana y me contó la historia. Una granjera se encontró un sujetador al pie de la carretera y lo puso en una valla por si su dueña aparecía. Las chicas que pasaban iban dejando el suyo, llegando a cientos en la actualidad", narra Morenatti a Sputnik.

    El fotógrafo, que cuenta con más de 120 mil seguidores en Twitter, quedó un poco sorprendido al conocer la historia: "A primera vista es algo chocante, ya que Islandia se caracteriza por su limpieza y el respeto por la naturaleza". Pero para él este hecho no deja de ser "algo anecdótico que no daña en absoluto al medio ambiente", además las "estrictas autoridades medioambientales lo consienten", sostiene. No obstante, la cerca de sujetadores se ha convertido en un lugar lleno de encanto para los viajeros que presencian la escena: "Al final ha resultado ser un atractivo turístico más, donde las chicas se paran a dejar su sujetador", concluye el fotógrafo. 

    Se trata de una alambrada ubicada al sur de Islandia entre las cascadas Skógafoss y Seljalandsfoss. Lo cierto es que Islandia no es el único país que posee una valla similar. En Nueva Zelanda se encuentra la Cardrona Bra Fence (la valla de sujetadores de Cardrona), situada en una reserva de carreteras públicas, muy cerca de una propiedad agrícola en el área del Valle de Cardrona, al suroeste de Wanaka. Según cuenta la leyenda, en algún momento entre 1998 y 1999, las transeúntes comenzaron a colocar sostenes en una cerca rural, como la de Islandia.

    Aunque ya han pasado siete años desde que se colocó el primer sujetador en la cerca islandesa, parece que al igual que ocurre en Cardrona, la tradición continuará al menos por un tiempo, pues el turismo siempre será un motor estratégico para cualquier país.

    Etiquetas:
    turismo, costumbres, vida rural, Islandia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook