En directo
    Insólito
    URL corto
    0 112
    Síguenos en

    Australia tiene fama de ser un país repleto de reptiles y bichos que te pueden matar. Pero algunas situaciones pueden dejar perplejos incluso a los australianos.

    Estos agentes de la Policía definitivamente no esperaban oír la historia que le contó un joven al que pararon por infringir el límite de velocidad. Según explicó el hombre identificado por los medios locales simplemente como Jimmy, pisó el acelerador para llegar cuanto antes a un hospital. 

    Y no es para menos: unos pocos minutos antes había sido atacado por una serpiente marrón —la segunda serpiente terrestre más venenosa del mundo—. Según relató, estaba conduciendo por la carretera a 100 km/h sin percatarse de la presencia del reptil dentro del auto. 

    La tremenda sorpresa llegó cuando se dió cuenta de que una serpiente se está subiendo por su pierna y elevó su cabeza para atacar. De hecho, el reptil mordió varias veces el asiento entre las piernas de Jimmy. 

    En Australia, es ilegal matar las serpientes, pero obviamente las leyes son lo último en lo que se piensa cuando uno de estos reptiles intenta morderte en la entrepierna mientras estás al volante.

    Jimmy solo tenía a mano un cuchillo y su cinturón de seguridad, y no le quedó más remedio que matar a la serpiente. La regla a seguir cuando te muerde una serpiente, es traerla contigo para que los médicos puedan identificarla y suministrarte el antídoto correcto. 

    Eso fue lo que hizo este joven australiano: la echó en la parte trasera de su camioneta y pisó el acelerador para llegar a un hospital, puesto que con la mordedura de una serpiente marrón la cuenta va a minutos y estaba aterrorizado.

    Fue entonces cuando los agentes de la Policía lo pararon mientras iba a una velocidad de 126 km/h. Les fue difícil creer la historia de Jimmy hasta que vieron que la serpiente estaba en su camioneta y el hombre estaba obviamente agitado. Pero le creyeron y llamaron a una ambulancia, que confirmó que todo estaba bien, puesto que no hubo picaduras de serpientes. 

    A pesar de lo mal que le fue el día a este joven australiano, acabó bien: vistas las circunstancias, los policías no lo multaron ni por la velocidad ni por haber matado a la serpiente.

    Etiquetas:
    Australia, serpientes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook