En directo
    Insólito
    URL corto
    1353
    Síguenos en

    Desde que Dodge lanzara las versiones Hellcat de sus Charger y Challenger, estos se han convertidos en los rivales preferidos en carreras cortas.

    Ello no es de sorprender, puesto que estos autos cuentan con una potencia de más de 700 caballos de fuerza. Sin embargo, con la aparición del nuevo Ford Mustang Shelby GT500, que tiene una potencia similar, el reinado de los Hellcat podría llegar a su fin. 

    De hecho, una carrera entre estos dos autos fue grabada por un tercer vehículo. El Hellcat perdió la carrera, pero de una manera más estrepitosa de lo esperado. En las imágenes se ve cómo los dos autos arrancan y las cosas empiezan a ir mal desde el principio. 

    Las ruedas traseras del Dodge empiezan a derrapar excesivamente, lo cual sugiere que probablemente su conductor tuviese el pie derecho demasiado pesado como para desactivar el control de tracción de su auto. 

    El auto empezó a moverse demasiado con su parte trasera y el piloto quitó su pie del pedal de gas. Sin embargo, ya era demasiado tarde: con un mal volanteo hizo que el Dodge Hellcat acabase derrapando de lado en una cuneta. 

    Afortunadamente, su auto no llegó a volcarse, razón por la cual seguramente no sufrió lesiones, a diferencia de su orgullo.

    Etiquetas:
    Dodge, Ford, carrera
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook