En directo
    Insólito
    URL corto
    1141
    Síguenos en

    El paisaje montañoso de Hong Kong no solo es pintoresco. También carece de grandes terrenos planos, necesarios para, por ejemplo, construir aeropuertos.

    Así nació Kai Tak: fue uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo hasta cerrarse en 1998.

    La historia del aeropuerto

    Con la aviación cada vez más extendida como medio de transporte, las autoridades de la colonia británica en los años 1920 tuvieron que construir un aeropuerto eligiendo un sitio llamado Kai Tak. Compraron esta tierra en Kowloon a los dos empresarios que la poseían, Ho Kai y Au Tak.

    En 1924, en este sitio abrieron la primera escuela de vuelo de Hong Kong, y tanto los aviones terrestres como los hidroaviones empezaron a instalarse aquí.

    En 1936, el aeródromo comenzó a ser utilizado para el tráfico aéreo regular por la compañía británica Imperial Airways —una de las predecesoras de la actual British Airways—. En 1937, la compañía Pan American comenzó a realizar vuelos regulares entre San Francisco y Hong Kong.

    La siguiente etapa en la historia del aeropuerto se produjo durante la ocupación japonesa, cuando en 1941 los japoneses decidieron expandir el aeródromo por la bahía. Utilizaron a cautivos británicos y canadienses como mano de obra y lograron colocar dos pistas de aterrizaje con revestimiento duro.

    Después de que la guerra terminara, los trabajos en Kai Tak continuaron. La terminal de pasajeros comenzó a funcionar en la década de 1960. En 1970, la pista se prolongó hasta los 2.451 metros para ser capaz de aceptar los Boeing 747. La última prolongación, hasta los 3.390 metros, tuvo lugar en 1975, haciendo posible aceptar incluso los Concorde.

    Por qué era tan peligroso

    El aterrizaje en la pista 13 de Kai Tak era un truco de circo. Uno no se podía acercar a la pista directamente, ya que, en primer lugar, era necesario violar el espacio aéreo de China y, en segundo lugar, este curso de aterrizaje pasaría en una proximidad peligrosa por los picos de las montañas rocosas.

    De este modo, el avión se bajaba sobre Kowloon en la dirección oriental. El piloto empezaba a girar 47 grados a la derecha a una altura de unos 200 metros.

    Si todo salía bien, al final de la curva el avión —que había descendido hasta 43 metros— estaba exactamente en la pista 13. Pero no siempre  las cosas salían bien, principalmente por los fuertes vientos en la zona. Algunas aeronaves incluso se dañaban al tener que aterrizar en unas condiciones tan extremas.

    Mientras que en los años 1960 y 1970 Kai Tak logró controlar el creciente tráfico de pasajeros y de carga principalmente debido al aumento de la capacidad de los aviones utilizados por las aerolíneas, en la década de 1980 quedó claro que las oportunidades de crecimiento se habían agotado. Los barrios residenciales rodeaban literalmente la pista y los vuelos eran cada vez más peligrosos.

    En 1991 se firmó un memorando chino-británico en Pekín para construir un nuevo aeropuerto en Hong Kong. En 1998, el nuevo aeropuerto de Chek Lap Kok quedó listo.

    En la noche del 5 al 6 de julio de 1998, los aviones se fueron de Kai Tak a Chek Lap Kok. El peligroso y legendario Kai Tak dejó de funcionar, para alivio de los pilotos.

    Pese a su mala fama, el aeropuerto no protagonizó catástrofes serias a excepción de la ocurrida el 24 de agosto de 1965, cuando un Hercules de la Marina estadounidense se estrelló inmediatamente después de despegar, cobrándose la vida de 59 de las 71 personas a bordo.

    Etiquetas:
    insólito, aeropuerto Kai Tak, Hong Kong
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik