17:43 GMT +305 Diciembre 2019
En directo
    Mary Ren 'viste' su vestido de The Fabricant

    Este vestido inexistente se vendió por 9.500 dólares | Foto y vídeo

    © Foto : Instagram/@the_fab_ric_ant
    Insólito
    URL corto
    116
    Síguenos en

    Richard Ma es un hombre de negocios de San Francisco (EEUU) que decidió darle a su esposa un lujoso vestido de 9.500 dólares. El único detalle es que la prenda de ropa no existe, al menos no físicamente.

    "Definitivamente es muy costoso, pero también es como una inversión", dijó Ma a la BBC.

    El atuendo en cuestión es un vestido virtual, diseñado por la casa de moda digital The Fabricant. La pieza de ropa se renderizó exclusivamente para la esposa de Ma, Mary Ren, y las imágenes resultantes pueden ser usadas por ella en las redes sociales.

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от The Fabricant (@the_fab_ric_ant)

    Ma contó que, pese a que no suele comprar ropa cara, decidió adquirir esta pieza por su "valor a largo plazo". Para el hombre de negocios, este es un recuerdo único y también una "señal de los tiempos".

    "Dentro de 10 años, todo el mundo estará 'vistiendo' la moda digital", consideró Ma.

    The Fabricant, según su web, "lidera la industria de la moda hacia un nuevo sector de ropa exclusivamente digital". Entre los beneficios de sus productos está el hecho de que "nunca consumirán recursos naturales" y tampoco llevarán a ningún animal al borde de la extinción. Además, la moda digital supera las "limitaciones físicas" y permite crear imágenes que serían imposibles de registrar en el mundo real.

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от The Fabricant (@the_fab_ric_ant)

    Otra empresa que se dedica a la creación de atuendo virtual es Carlings. La compañía escandinava lanzó una colección digital de ropa urbana el pasado octubre. Las prendas costaban a partir de 11 dólares y, aunque no existían en la realidad, se "agotaron" en un mes.

    "Suena un poco estúpido decir que se agotó, lo que es teóricamente imposible cuando trabajas con una colección digital porque puedes crear tantos como quieras", explicó Ronny Mikalsen, director de Carlings, antes de detallar que se estableció un límite en la cantidad de productos vendidos para hacerlos un poco más especiales.

    De acuerdo con Mikalsen, la idea detrás de estos atuendos es hacer "algo de lo que realmente quieres presumir o un artículo que no te atreverías a comprar físicamente, o no podrías permitirte comprar físicamente".

    Etiquetas:
    tecnología, moda
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik