En directo
    Insólito
    URL corto
    0 13
    Síguenos en

    El local perteneciente al hotel Downtown, ubicado en la ciudad canadiense de Dawson, se hizo mundialmente famoso por servir una bebida totalmente insólita y extremadamente asquerosa: un cóctel con un dedo humano momificado en su interior.

    La controvertida tradición se originó hace cuatro décadas, en el año 1973, cuando un friki local llamado Dick Stevenson, alias Capitán Dick, encontró en una cabaña abandonada una jarra de whisky con un dedo gordo por dentro. 

    Desde entonces, el bar del hotel Downtown —que ya se convirtió en un atractivo turístico— ha vendido más de 100.000 cócteles bautizados como Sourtoe (dedo agrio, en español).

    "Lo puedes beber rápido o lo puedes beber despacio, pero tus labios deben tocar el dedo gordo", esta es la regla principal del consumo de la extraordinaria bebida. 

    Sin embargo, algunos de los visitantes del bar van más allá de simplemente tocar el dedo.

    Así, en agosto del 2013, un turista estadounidense pagó una multa de 500 dólares tras tragarse el dedo que se encontraba en su vaso.

    Cabe señalar que lo hizo deliberadamente y que tras el incidente, el establecimiento decidió subir la multa. 

    Actualmente, el bar está en busca de nuevos dedos para su famosa bebida.

    "Se buscan dedos para el cóctel Sourtoe. El donante quedará inmortalizado para siempre en el Salón de la Fama de Sourtoe", reza el anuncio publicado en la página web del hotel.

    En junio pasado, el británico Nick Griffiths, ex soldado de élite británico, envió por correo su dedo gordo amputado al hotel para que lo sirvan en el cóctel. El hombre lo había perdido debido a una congelación que sufrió durante la Maratón de Invierno Yukon Arctic, en el 2018. Como agradecimiento, el hotel prometió pagarle el viaje a Canadá para que pueda "probar su dedo gordo".

    Y tú, ¿te atreverías a tomar el legendario cóctel Sourtoe?

    Etiquetas:
    Canadá, dedos, cócteles, alcohol
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik