08:42 GMT +314 Diciembre 2018
En directo
    Un local de Pret a Manger

    Antes de comer un sándwich asegúrate de preguntar qué ingredientes tiene: podrías morir

    CC BY-SA 2.0 / InSapphoWe Trust / Pret a Manger
    Increíble pero cierto
    URL corto
    0 40

    Comer un sándwich podría tener un desenlace trágico, como le ha sucedido a dos clientes de una cadena británica de cafeterías. Los desafortunados clientes fallecieron como consecuencia de fuertes reacciones alérgicas a ingredientes no especificados de manera clara en los productos que consumieron.

    La polémica envuelve a Pret a Manger, una franquicia de venta de sándwiches, que tiene más de 500 sucursales en nueve países, ubicadas en sitios concurridos como aeropuertos o distritos de negocios.

    La compañía se vio hundida en una polémica por la muerte en 2016 de Natasha Ednan-Laperouse, de 15 años. La chica compró en un aeropuerto de Londres una baguette rellena con alcachofas, aceitunas y tapenade. 

    La víctima se descompensó y perdió el conocimiento a poco de llegar a su destino. Al parecer, tenía alergia al sésamo y desarrolló una fuerte reacción al consumir el tentempié. La baguette tenía ese ingrediente, pero no se enteró. Tras consumirla en su vuelo a Niza, falleció.

    Y no por un descuido de ella. La reglamentación actual del Reino Unido es diferente para la comida empaquetada y la artesanal; no obliga a los productores de alimentos caseros a notificar en el empaque sobre la presencia de ingredientes que potencialmente puedan desencadenar reacciones alérgicas, aunque sí deben aparecer advertencias generales de alérgenos en la tienda, o que el personal informe oralmente al comprador. 

    Más información: Adiós a las alergias: científicos explican cómo curar esa dolencia para siempre

    Ahora, una nueva muerte echa gasolina a la polémica en torno a esta tienda, que la semana pasada accedió voluntariamente a indicar los ingredientes que podrían dañar a sus clientes debido al activismo de la familia Ednan-Laperouse.

    Según informó el diario The Guardian, en diciembre de 2017 otro cliente de la cadena murió en la ciudad de Bath al comer un sándwich que supuestamente no contenía productos lácteos.

    Pret a Manger hizo una investigación sobre este caso y descubrió que CoYo, la marca de yogur vendido a la empresa como libre de ingredientes lácteos, no cumplía con esa consigna.

    No obstante, el pan ácimo del bocadillo estaba hecho con este yogur. Se cree que el desafortunado cliente falleció a causa de la respuesta que desarrolló una vez que comió su alimento.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    alergia, muerte, alimentos, Reino Unido