En directo
    Una pareja

    La curiosa correlación entre sexo, calorías y longevidad

    CC0 / Pixabay / StockSnap
    Insólito
    URL corto
    1111

    A través de una investigación llevada a cabo con gusanos, científicos nipones intentaron aclarar la relación que existe entre la longevidad de un organismo con el sexo y la dieta.

    El estudio analizó el comportamiento de los gusanos Caenorhabditis elegans —a menudo utilizados como modelo experimental—, una especie de nematodo que puede ser hermafrodita o macho. Los científicos han descubierto una insólita consecuencia del sexo en la longevidad de los seres vivos.

    En condiciones de falta crónica de alimentos, los gusanos hermafroditas dejaron inmediatamente de aparearse y tuvieron un aumento en su longevidad. Por su parte, los organismos machos continuaron llevando a cabo sus comportamientos reproductivos y vivieron la cantidad de tiempo habitual.

    Según el estudio, publicado en la revista Cell Reports, los hermafroditas han evolucionado para detener sus actividades reproductivas hasta que su entorno vuelva a ser favorable.

    "Esperamos que este estudio nos ayude a responder a nuestras preguntas fundamentales sobre cómo evoluciona el envejecimiento y cómo se determina la esperanza de vida", afirmó Sakiko Honjoh, de la Universidad de Tsukuba y autora principal del estudio.

    Tales conexiones inusuales entre el envejecimiento, el sexo y la dieta, de acuerdo con los biólogos nipones, pueden existir entre otras especies de animales multicelulares. Se espera que el estudio ayude a aclarar por qué la restricción de calorías tiene diferentes efectos en la vida de los humanos, de otros mamíferos y otros seres vivos.

    Le puede interesar: Así influye el sexo en la calidad de nuestro sueño

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    ¿Por qué y cuándo es bueno renunciar al sexo?
    ¿Te gusta 'demasiado' el sexo? Entonces tenemos una mala noticia para ti
    Descubren el mejor sustituto del sexo… y no es comida
    Etiquetas:
    longevidad, alimentación, sexo, Japón