En directo
    Un gato en blanco y negro

    La increíble historia de los gatos-detective que desbarataron una operación de la KGB

    CC0 / Pixabay
    Insólito
    URL corto
    0 123

    Moscú fue escenario de una curiosa historia que se produjo en el año 1964, en pleno auge de la Guerra Fría y las operaciones de espionaje.

    Los protagonistas de esta historia fueron dos gatos siameses que vivían en la Embajada de los Países Bajos en Moscú. Los felinos consiguieron descubrir hasta 30 micrófonos colocados por los servicios de inteligencia soviéticos en el edificio, según informa el medio Montreal Gazette.

    Le puede interesar: Las revelaciones de la KGB sobre el asesino de Kennedy

    Al parecer, la 'voz de alarma' se produjo un día, cuando los gatos estaban durmiendo en el despacho del entonces embajador del país, Henri Helb. Inexplicablemente, de repente, los animales se despertaron y comenzaron a rascar una de las paredes de la sala.

    En un primer momento, los empleados de la legación pensaron que los gatos habían detectado el olor de algún ratón, pero después descubrieron que lo que les había hecho reaccionar así fue el sonido de unos micrófonos cuya frecuencia es imperceptible para el oído humano.

    Una vez descubierta la estratagema, los holandeses, en lugar de reclamar al Gobierno soviético, decidieron usar aquel sistema de escuchas en beneficio propio. Según informa el medio, en una ocasión, los diplomáticos holandeses mantuvieron una conversación sobre los supuestos problemas de alcantarillado que tenía el edificio y, para su sorpresa, al día siguiente, unos operarios aparecieron en la zona para arreglarlo.

    Además:

    El verdadero peligro de tener gatos en casa
    ¡Convierte a tus gatos y perros en samuráis!
    Los gatos ya están preparados para la guerra
    Etiquetas:
    detective, espionaje, secreto, gatos, Países Bajos, URSS
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik