En directo
    Insólito
    URL corto
    0 06
    Síguenos en

    En el pueblo sudafricano de Estcourt unas 300 personas admitieron haber cometido actos de canibalismo, luego de que un hombre se entregara a la justicia con pedazos de cuerpo alegando estar "harto" de comer carne humana.

    La localidad sudafricana de Estcourt, cercana a Durban, está conmocionada por un hecho macabro. Un hombre se presentó ante la corte, declarando estar cansado de comer carne humana, informó el diario local The Witness.

    Cuando se lo interrogó al respecto, aportó una pierna y una mano del cadáver del que se alimentaba. Los miembros eran presuntamente de una mujer que fue violada y asesinada por cuatro hombres para luego ser devorada, según el periódico.

    Los supuestos responsables del hecho tienen entre 30 y 32 años y uno de ellos es un curandero. La polémica confesión del arrepentido fue apenas la punta del iceberg, ya que se reveló un panorama mucho más aterrador: en una reunión vecinal de 700 personas, al menos 300 confesaron haber comido fragmentos de carne humana brindados por el hombre.

    Lea más: Acusan de canibalismo a sobreviviente de naufragio

    "No sabemos qué hacer o en quién confiar. Familias, personas que conocemos y que viven con nosotros confesaron haber comido a esta mujer", dijo a The Witness el concejal comunitario Mthembeni Majola.

    La mujer asesinada posiblemente se trate de Zanele Hlatshwayo, de 25 años, y madre de un niño de dos. La chica fue vista por última vez el 25 de julio y sus ropas ensangrentadas fueron encontradas en el domicilio del curandero.

    Además:

    Macabro: un hombre convive un año con los cadáveres de sus padres (foto)
    Macabro: Asesino se tatuó la fecha en la que mató a su esposa
    Macabro: Entierran en Argentina un cadáver equivocado
    Macabro: linchan a una mujer en Bolivia atándola a un árbol repleto de hormigas venenosas
    Etiquetas:
    carne humana, antropofagia, feminicidios, canibalismo, asesinato, Sudáfrica
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik