En directo
    Insólito
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    En Alabama (EEUU), doce reclusos de un penal se fugaron de una manera insólita, sin utilizar armas ni destruyendo las rejas. En su lugar, les bastó apenas un frasco de mantequilla de cacahuete —maní—.

    El mundo de las cárceles está lleno de ocurrencias insólitas y de relatos de fugas que parecen salidas de las películas. Algunas, por lo violentas y agresivas; otras, por parecer absurdas, como sucedió en las últimas horas en EEUU. Doce internos de un establecimiento penitenciario de Alabama se fugaron gracias a un frasco de mantequilla de cacahuete, informó el periódico The Washington Post.

    Los criminales aprovecharon que uno de los guardias era nuevo, por lo que tomaron el cremoso ingrediente y lo utilizaron como pintura para "disfrazar" una puerta. Le dibujaron un número idéntico a los que identifican a las celdas, con la diferencia de que esa abertura no daba a un recinto cerrado, sino al exterior de la cárcel.

    Así, un recluso fingió haber olvidado algo en su celda y pidió al oficial que abriera la puerta falsa. El novato cayó en la trampa y accedió y provocó la fuga de los doce reclusos. Los hombres habían tomado una sábana, que lanzaron sobre el alambre de púas que rodeaba al penal para poderlo cruzar sin lastimarse.

    "Puede sonar loco, pero estas personas están locas como una cabra", dijo según el periódico el alguacil del condado Walker, Jim Underwood.

    Lea también: Escapa de la cárcel de Manaos y retransmite su fuga con "selfies" en Facebook

    Los reclusos implicados tienen entre 18 y 30 años. Algunos estaban presos por delitos graves como asesinatos, pero también hay otros por faltas relativas a estupefacientes, violencia doméstica y robos menores. Todos han sido atrapados nuevamente, el último de ellos a 1.200 kilómetros de la cárcel.

    Además:

    Más de 80 presos se fugan por un túnel en una cárcel de Brasil
    Etiquetas:
    presos, fuga, cárcel, Alabama, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook