En directo
    Insólito
    URL corto
    113
    Síguenos en

    A mediados del siglo XIX, un zoólogo alemán, Arnold Berthold, decidió averiguar qué es lo que confiere a los animales machos su masculinidad. Para eso operó a seis pollos y les extirpó los testículos, escribe BBC Mundo.

    Dos pollos se quedaron así, castrados. No eran agresivos, casi no peleaban con otros gallos, sus crestas y barbas apenas se desarrollaron. El zoólogo les reimplantó a dos de ellos uno de sus propios testículos en otro lugar de su cuerpo. A los restantes dos, les intercambió los genitales.

    Estos cuatro pollos se desarrollaron como aves normales, como si la castración no se hubiera producido: cantaban, peleaban mucho, sus crestas y barbas crecieron normalmente. Más tarde, Berthold percibió que los testículos no estaban produciendo esperma. De aquí concluyó que la masculinidad de los gallos consistía en alguna otra cosa que todavía estaba por hallar.

    Así, por casualidad, Berthold se topó con las hormonas en general y con la esencia de la hormona masculina: la testosterona. Desde entonces, los científicos no han dejado de buscar el 'elixir de masculinidad'.

    Durante mucho tiempo, se suponía que el esperma les otorgaba a los hombres su virilidad. Por ejemplo, en 1869, el fisiólogo y neurólogo Charles-Edouard Brown-Sequard declaró que, "de ser posible inyectar semen en las venas de hombres viejos sin correr riesgos, obtendríamos la regeneración intelectual y de los poderes físicos".

    A la edad de 72 años, el científico se inyectaba extracto de testículos de perros y conejillos de indias molidos a sí mismo, asegurando que obtenía resultados positivos. Entre otras cosas, se sentía mucho menos cansado y su chorro de orina llegó a ser mucho más potente, tal y como él mismo relataba.

    En Francia se burlaban de Brown-Sequard por esa razón. El diario L'Evenement incluso escribió: "Es, sin duda, el hombre del que más se han reído en la historia".

    Sin embargo, su elixir seminal era bastante popular en su época. Personas famosas como el escritor Emile Zola o el biólogo Louis Pasteur eran seguidores de su método poco tradicional de rejuvenecimiento, ideal para complacer a las amantes jóvenes.

    Tras la muerte de Brown-Sequard, el mercado de 'la esencia de la masculinidad' se convirtió en un territorio propicio para los charlatanes. Por ejemplo, el cirujano de origen ruso Serge Voronoff trasplantaba a los hombres láminas de testículos de primates.

    El trasplante de glándulas de monos era tan popular que quedó inmortalizado en la historia de Sherlock Holmes titulada 'La aventura del hombre que reptaba'. Cuenta la historia de un tal profesor Prestbury, de más de 60 años, pero que se va a casar con una mujer mucho más joven. El pobre exhibe comportamientos extraños, como caminar a gachas. El legendario detective descubre que ha estado tomando extracto de glándulas de langur.

    La hormona masculina de testosterona fue sintetizada solo en 1935, cuando el bioquímico alemán Adolf Butenandt y el científico croata-suizo Leopold Ruzicka recibieron el premio Nobel de Química por este descubrimiento.

    "Esencialmente, la testosterona activa el deseo sexual y hace posible que el macho sea fértil, pues sin testosterona no hay espermatozoides. Esa es la esencia. Pero para lograrlo —como los machos viven en una sociedad competitiva— los tiene que hacer agresivos, competitivos, fértiles…", destaca el profesor emérito de neurociencia en la Universidad de Cambridge, Joe Herberty, quien ha estudiado ampliamente la testosterona.

    Según el investigador, los 'machos alfa' suelen tener altos niveles de testosterona, mientras que los gregarios los tienen más bien bajos. Pero también es posible tenerlos bajos al vivir subyugado, cuando la causa y la consecuencia se intercambian. O sea, el género tiene algo que ver tanto con la biología como con la expectativa.

    Respecto a los efectos de la testosterona en el cerebro, Herbert no está seguro. "No sabemos lo suficiente sobre el cerebro para determinar con certeza qué efecto tiene la testosterona en él", concluye.

    Además:

    Impotencia: futbolista brasileño penalizado por dopaje alegó problemas de erección
    La impotencia sexual como causa de los suicidios entre granjeros indios
    Etiquetas:
    masculinidad, esperma, semen, hombres, experimento, animales, ciencia, Europa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook