En directo
    Pelotas de golf

    No podrás creer dónde se están inyectando botox los hombres

    © Foto: Pixabay
    Insólito
    URL corto
    235

    La cirugía estética ha avanzado para ayudar a las personas a alcanzar el sueño de la juventud eterna, a veces rozando los límites de lo insólito. En EEUU, una clínica realiza la técnica del 'scrotox': inyectar bótox en el escroto para que parezca más liso.

    Según informó la emisora canadiense CBC, John Mesa, un cirujano plástico de San Francisco, ha efectuado más de 15 operaciones de este tipo. El médico llama a esta técnica "planchado de testículos" y espera un aumento considerable de estas intervenciones en el año 2017.

    En el artículo, Mesa explica los resultados de la intervención: da como resultado un escroto más liso y la apariencia de un par de testículos más grandes. Muchos hombres recurren a esta intervención para realizar una especie de 'rejuvenecimiento' genital similar al que practican algunas mujeres con otras técnicas.

    El escroto se relaja y se contrae con la temperatura exterior para mantener constante la de los testículos, que tiene que ser levemente inferior a la del cuerpo para funcionar. Esta contracción involuntaria puede dejar sus marcas en arrugas.

    ​Según la revista Men's Health, la intervención en la clínica de Mesa puede durar hasta 40 minutos, con un costo de entre 500 y 800 dólares. Los efectos de la toxina botulínica que se inyecta en la zona duran unos cuatro meses. Aunque no están probados científicamente los resultados del 'scrotox', el médico confía en que será la sensación para el año que viene.    

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Misterios de Siberia: un viaje a la cirugía cerebral de hace 3.000 años
    Una pareja gasta $300.000 en parecerse a Barbie y Ken
    Insólito: un hombre se opera para lucir como el muñeco 'Ken'
    El hombre del futuro será más alto pero con el cerebro y los testículos más pequeños
    Etiquetas:
    arrugas, testículos, cirugía estética, bótox, John Mesa, EEUU