20:17 GMT25 Septiembre 2020
En directo
    Insólito
    URL corto
    0 22
    Síguenos en

    La pesadilla de un golfista es el agua turbia, perder el tiro adentro del lago y nunca más volver a recuperar la pelota. Pero en Uruguay hay dos hermanos, Daniel y César Barreiro, que cada tanto se disfrazan de buzos y rescatan esos sueños ahogados.

    "Lo que pasa con las pelotas que caen al agua es que se van juntando. Alguien las tiene que sacar", dijo a Sputnik Daniel Barreiro, quien, junto a César, fusionaron sus dos pasiones: el golf y el buceo. Estos hermanos retirados rescatan pelotitas en el Club de Golf de Punta Carretas y en el de La Tahona desde hace siete años. Lo hacen por afición, para dar una mano.

    • Daniel Barreiro
      Daniel Barreiro
      © Foto : Daniel y César Barreiro
    • Daniel y César Barreiro
      Daniel y César Barreiro
      © Foto : Daniel y César Barreiro
    • Daniel y César Barreiro
      Daniel y César Barreiro
      © Foto : Daniel y César Barreiro
    • Daniel y César Barreiro
      Daniel y César Barreiro
      © Foto : Daniel y César Barreiro
    • El equipamiento de Daniel y César Barreiro
      El equipamiento de Daniel y César Barreiro
      © Foto : Daniel y César Barreiro
    1 / 5
    © Foto : Daniel y César Barreiro
    Daniel Barreiro

    "El club tiene un lago donde se pierden miles de pelotitas y necesitaban a alguien que las sacara y nos ofrecimos", agregó Daniel. Este dúo se calza los traes de buceo y los tanques, y exploran las profundidades casi a ciegas porque el agua de los lagos es turbia. Se guían a base de tanteo y cuando encuentran una pelotita la ponen en una bolsa. Cuando está llena la dejan afuera y alguien las recoge. Hace dos años llegaron a sacar 2.750 en poco menos de una hora. Pero hasta el momento el récord lo tiene César, quien rescató unas 5.000 del lago del club de La Tahona.

    Lea también: Trabajos insólitos I: Estilista de cadáveres animales

    Las pelotas pertenecen a particulares, pero al caer al agua se dan por perdidas. Cuando los hermanos Barreiro las rescatan, las donan al club y son utilizadas para la escuela de golf de los niños.

    Además:

    El lago Baikal: El campo para el torneo internacional de golf sobre hielo
    Etiquetas:
    golf, trabajo, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook