Widgets Magazine
En directo
    Oficina

    Un español recibió salario sin trabajar por muchos años

    © Flickr/ Daniel Scully
    Insólito
    URL corto
    0 21

    El empleado del Ayuntamiento de Cádiz en España, Joaquín García, abandonó su oficina en 2004 y solo hasta el 2010 alguien lo notó. El ingeniero García siguió cobrando su salario todo ese tiempo.

    Su caso salió a la luz el jueves, cuando medios españoles informaron que un juzgado de Cádiz, en el sur de España, lo multó con alrededor de 27 mil euros por "absentismo laboral".

    El hecho se descubrió cuando las autoridades quisieron entregar a García una placa por sus 20 años de servicios en el Ayuntamiento.

    García entró en la Alcaldía como director técnico del área de Medio Ambiente en 1990, un puesto que ejerció hasta l996. Tras unos años allí, las autoridades lo enviaron a Aguas de Cádiz para supervisar obras.

    "Se le puso un despacho en el edificio de Aguas de Cádiz y allí se quedó. Pensábamos que el gerente de Aguas de Cádiz lo supervisaba. (…)Algún día me acordé de él y pensé sobre su vida, ¿dónde está este hombre? ¿sigue allí? ¿se ha jubilado?, ¿ha fallecido?", comentó a El Mundo Jorge Blas Fernández, el alcalde del Ayuntamiento de Cádiz entre 1995 y 2015, y el hombre que inició el expediente contra el funcionario fantasma.

    Como cuenta la versión del entorno laboral de García, el ingeniero abandonó su trabajo no desde hace 6, sino desde hace 14 años, entre 1996 y 2010. Sin embargo, nadie se dio cuenta de su absentismo.

    "Llamé a Aguas de Cádiz y me dijeron que allí no sabían nada, que pensaban que había vuelto al Ayuntamiento… Lo llamé a él y me dijo que estaba de días de asuntos propios y le pedí que viniera a verme. ¿Usted qué hace?, ¿Qué hizo ayer?, ¿Y el mes anterior?. No supo responder", dijo Blas.

    Como sentencia, emitida el 20 de pasado enero, García fue sancionado con un poco menos de 27 mil de euros, que es lo máximo que se puede reclamar bajo las leyes. Sin embargo, su nómina corresponde a unos 37 mil euros al año, la Alcaldía gastó más de medio millón de euros en su salario.

    Según comentó el propio funcionario en cuestión, cuando lo trasladaron a Cádiz, no hubo nada que hacer allí. Lo pusieron en un puesto vacío de contenido, él acudió periódicamente a la oficina solo para ver que no había nada. Se considera una víctima de acoso laboral.

    A las preguntas "¿por qué no denunció", responde, "tenía una familia que mantener, y temía no conseguir otro empleo".

    Hoy en día, Joaquín García ya tiene 69 años y se jubiló hace un tiempo. Todos los días libres que no trabajó, el ingeniero asegura que desarrolló su mundo interior, dedicándose a la lectura y hasta se hizo experto en la filosofía de Spinoza.

    Etiquetas:
    empleo, Jorge Blas Fernández, Joaquín García, Cádiz, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik