En directo
    Increíble pero cierto

    Nieta del hombre más viejo de Tokio sentenciada a más de dos años de cárcel por fraude

    Increíble pero cierto
    URL corto
    0 0 0

    El Tribunal central de Tokio, sentenció a la nieta de Sogen Kato, reconocido como el hombre más viejo de la capital japonesa, a dos años de cárcel, con prórroga de 4 años, por cargos de fraude al estado al ocultar la muerte de su abuelo ocurrida 30 años atrás y por cobro de sus pensiones, comunicó la agencia de información Kyodo.

    El Tribunal central de Tokio, sentenció a la nieta de Sogen Kato, reconocido como el hombre más viejo de la capital japonesa, a dos años de cárcel, con prórroga de 4 años,  por cargos de fraude al estado al ocultar la muerte de su abuelo ocurrida 30 años atrás y por cobro de sus pensiones, comunicó la agencia de información Kyodo.

    Altos representantes municipales de Tokio, que llevaban más de un año intentando reunirse con el hombre más longevo de la ciudad,  descubrieron a finales de julio los restos momificados de Kato cuando fueron a su casa para felicitarle con motivo de su 111º cumpleaños.

    De acuerdo con investigaciones de la policía y testimonios de familiares, Kato murió en su propia casa en 1978, después de negarse a ingerir alimentos y agua para convertirse en un Buda viviente.

    Pese a su muerte, los familiares del hombre a lo largo de 32 años continuaron cobrando los montos de su pensión y desde 2004 también la pensión que le correspondía a Kato por el deceso de su esposa, fallecida seis años atrás. Durante todo este tiempo, la familia de Kato recibió un total de  9 millones de jenes, más de 100 mil dólares.

    La parte acusadora exigió un castigo de 2,5 años de cárcel, pero el Tribunal tomó en cuenta la declaración de arrepentimiento por parte de los imputados y redujo la duración del castigo. La audiencia sobre el caso de las hijas “del hombre más viejo” de Tokio será llevada a cabo en febrero próximo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik