11:30 GMT +315 Noviembre 2019
En directo
    Misil antibuque ruso-indio BrahMos

    Rusia y su apuesta ganadora por las armas hipersónicas

    © Sputnik / Alexey Danichev
    Fuerzas Armadas
    URL corto
    4667
    Síguenos en

    Rusia ha avanzado considerablemente en el desarrollo de armas hipersónicas difíciles de detectar por los sistemas de defensa antiaérea modernos. Según el viceministro de Defensa, Yuri Borísov, el Ejército ruso ya ha comenzado a emplear este armamento de nueva generación y se encuentra a las puertas de una revolución tecnológica.

    Obsesión por la velocidad

    El desarrollo y la producción en serie de aparatos hipersónicos supone una revolución tecnológica y el Estado que logre completarla primero obtendrá una ventaja militar y geopolítica significativa.

    Sin embargo, la superación de la velocidad supersónica requiere de la movilización de enormes recursos en diferentes áreas de la ciencia y la industria. La tecnología hipersónica implica alcanzar velocidades de 5 Mach (6.120 km/h).

    No obstante, Rusia ya ha logrado superar esta barrera simbólica.

    ​El primer misil de crucero hipersónico Zircon se diseñó sobre la base del misil antibuque ruso-indio BrahMos-II —con una velocidad de 4,5 Mach—.

    Las características tácticas y técnicas de la nueva arma se mantienen en secreto. Según algunos datos desclasificados, el misil puede alcanzar 6 Mach y pronto entrará en servicio de la Armada de Rusia. La velocidad hipersónica permitirá al Zircon pasar desapercibido para los sistemas de defensa aérea del enemigo.

    Más: El secreto detrás de las capacidades de 'la pesadilla hipersónica rusa'

    Desarrollo secreto

    En agosto de 2011, el director general de la corporación Armamento Táctico de Misiles, Borís Obnósov, afirmó que Rusia es capaz de crear misiles entre 12 y 13 veces más rápidos que la velocidad del sonido. Es probable que el famoso ingeniero mecánico se refiriera al desarrollo del Yu-71, también denominado producto 4202. El organismo encargado de crear este misil y el Zircon es el NPO Mashinostroeniya —Conjunto industrial científico de construcción de maquinaria, en español—.

    De acuerdo con algunas filtraciones, en los últimos años, Rusia llevó a cabo pruebas regulares de armas hipersónicas. Solo en el año 2016, los medios rusos y extranjeros publicaron al menos tres noticias al respecto, siempre citando fuentes anónimas.

    En particular, a finales de octubre, según el diario Izvestia, se efectuó el lanzamiento del Yu-71 desde la base de Dombárovski al campo de Kura (Kamchatka), que a menudo se utiliza para probar misiles balísticos intercontinentales (ICBM). El medio informó de que esta fue la primera prueba totalmente exitosa con armas hipersónicas.

    Más: La pesadilla hipersónica rusa 'ataca' Kamchatka

    Cuando alcanza su altura máxima, el Yu-71 tiene una velocidad de 15 Mach. Según los datos filtrados, el Yu-71 sube a una altura de 100 km y luego vuela a una velocidad de entre 5 y 7 km/s.

    Misiles
    © Sputnik / Ministerio de Defensa de la Federación Rusa
    De este modo, el aparato cruza las capas de la estratosfera —con unas temperaturas de hasta —90° C— y la mesosfera, donde la temperatura se eleva rápidamente y luego cae hasta los —96° C. El Yu-71, por su parte, pasa más tiempo en la termosfera y prácticamente llega al espacio.

    Por razones obvias, la información detallada sobre los trabajos relacionados con el arma hipersónica es clasificada. Por lo tanto, no hay maquetas del Yu-71 y los expertos especulan sobre su forma, pero ni siquiera se sabe si es un misil.

    Una cosa está clara: el Ministerio de Defensa tiene razón cuando habla de una revolución científica y tecnológica. Rusia ha logrado crear un aparato hipersónico debido a la invención de materiales ultra ligeros termo-resistentes y de sistemas de control autónomo. Además, se ha hecho un gran paso adelante en la construcción de motores.

    El arma hipersónica está equipada con unos motores únicos que permiten que el aparato alcance velocidades asombrosas.

    Lea más: "Rusia tendrá armas hipersónicas a principios de los 2020"

    EEUU, en alerta

    Rusia se centró en el desarrollo de sistemas de ataque en respuesta a la salida de EEUU del Tratado de Misiles Antibalísticos de 1972. En los últimos 15 años, el Pentágono ha creado nuevos misiles interceptores y radares para monitorear las fuerzas nucleares rusas. Sus sistemas de defensa antimisiles están desplazados en Oriente Medio, Turquía, Europa del Este y las islas japonesas.

    Sin embargo, parece que el sistema global de defensa antimisiles, que le ha costado miles de millones al país norteamericano, podría perder ahora toda su razón de ser. Los estadounidenses están observando de cerca las actividades de los científicos rusos en el campo de la tecnología hipersónica y temen que el Yu-71 sea capaz de transportar ojivas nucleares.

    No es casualidad que la mayoría de filtraciones sobre las pruebas de la nueva arma provenga precisamente de medios estadounidenses.

    Los expertos están convencidos de que en el campo de la tecnología hipersónica, Rusia, como mínimo, alcanzó el nivel de EEUU, que en 2001 creó la primera aeronave hipersónica, llamada X-43. De acuerdo con The Washington Times, en el período 2020-2025, en la base de Dombárovski —donde se llevan a cabo las pruebas del Yu-71— se desplegarán 24 cohetes hipersónicos con ojivas nucleares.

    El miembro del Consejo de Política Exterior y de Defensa y general mayor retirado, Pável Zolotarev, confirmó en una entrevista a RT que el sistema global de defensa antimisiles será inútil ante las armas hipersónicas rusas.

    Además:

    Putin devela el 'secreto militar' ruso
    Rusia crea una defensa contra las armas hipersónicas
    Sistema de defensa antiaérea S-300V4 se 'renueva' con misiles hipersónicos
    Rusia y China aceleran el desarrollo de armas hipersónicas ante la amenaza de EEUU
    Etiquetas:
    proyecto, secreto, desarrollo, avances, armas hipersónicas, Ejército de Rusia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik