En directo
    Fuerzas Armadas
    URL corto
    0 124
    Síguenos en

    A medida que se acerca la investidura de Donald Trump, surgen las preguntas sobre el futuro papel de las Fuerzas de Operaciones Especiales de EEUU.

    El periodista ruso Iliá Plekhánov opina en su artículo para la agencia RIA Nóvosti que la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016 supuso un regalo para las fuerzas especiales de EEUU.

    2016 fue uno de los años más difíciles e intensos para los combatientes de estas unidades de élite de EEUU.  

    En ese año, las Fuerzas de Operaciones Especiales de EEUU actuaron en 138 países del mundo, extendiendo el ámbito de sus misiones de África a Europa, pasando por Oriente Próximo.

    Esta expansión de las operaciones especiales se debe, en mayor medida, a la labor y las decisiones tomadas por el presidente Barack Obama, galardonado con el premio Nobel de la Paz en 2009.

    A finales del año pasado, Obama creó la así llamada unidad Counter-External Operations Task Force que obtuvo el derecho de llevar a cabo operaciones contra los grupos terroristas de todo el mundo, y no solo en las zonas de conflicto.

    Estas operaciones implican la liquidación de terroristas y sus redes en caso de que representen una amenaza para los intereses de los países occidentales.

    Dadas estas circunstancias, el periodista opina que las fuerzas especiales de EEUU deben estar esperando con impaciencia la investidura de Donald Trump, que en diciembre prometió concentrarse más en la lucha contra el terrorismo y no en derrocar Gobiernos. 

    Los portavoces y jefes de las Fuerzas de Operaciones Especiales de EEUU, en repetidas ocasiones, han destacado que la guerra constante, que dura ya 15 años, ha dejado huella en estos soldados, que apenas dan abasto para cumplir con sus obligaciones.

    Estas unidades están cansadas y permanentemente estresadas. Durante estos 15 años, apenas han tenido tiempo de descansar.

    Sin embargo, se espera que Trump aumente el contingente y la financiación de las fuerzas especiales o disminuya la cantidad de operaciones en las que sus soldados están involucrados, escribe Iliá Plekhánov.

    Todo está en manos de dos personas

    No obstante, el periodista destaca que durante el mandato de Trump, el destino de las fuerzas especiales estará en manos de tan solo dos personas: James 'Perro Rabioso' Mattis, el posible secretario de Defensa, y el futuro asesor de seguridad nacional Michael Flynn.

    Es muy poco probable que ambos, famosos por su actitud agresiva, muestren indulgencia hacia las unidades especiales del país norteamericano.

    En las Fuerzas de Operaciones Especiales de EEUU, como en cualquiera otra estructura estatal, las promesas de Donald Trump de poner orden en la financiación del Pentágono y reducir los costes innecesarios provocan preocupación.

    Por otra parte, es posible que, tras la investidura de Trump y de seguir adelante con su decisión de concentrarse en la lucha antiterrorista, este cuerpo de la Fuerzas Armadas de EEUU tenga las manos libres y menos limitaciones a la hora de operar plenamente. 

    Actualmente, los combatientes de las fuerzas especiales se quejan de las reglas de conducta en los combates y su reducida presencia en países como Siria e Irak. Además, esperan que esta situación cambie a partir de la llegada al poder del nuevo presidente de EEUU.  

    Además:

    Conoce quiénes componen el gabinete de Trump
    El Pentágono necesita urgentemente una guerra para mantener su poderío
    La era Trump: el mundo después del 20 de enero
    Etiquetas:
    cambio, fuerzas especiales, Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos, James Mattis, Michael Flynn, Donald Trump, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook