En directo
    • El sábado 5 de diciembre los científicos descubrieron en el desierto, localizado en la parte sur de Australia, la cápsula con el subsuelo de la superficie del asteroide Ryugu, que fue arrojada por la sonda espacial japonesa Hayabusa 2.
    • Anteriormente, la sonda regresó con éxito a la Tierra. En la foto: una imagen de la bola de fuego formada por la cápsula con subsuelo del asteroide Ryugu durante su entrada en la atmósfera terrestre.
    • Los científicos califican los asteroides de los bloques de construcción que se quedaron en el espacio tras la formación del sistema solar. En la foto: los científicos japoneses en el centro de gestión de vuelos de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) en Sagamihara, prefectura de Kanagawa, en el momento de la separación de la cápsula de la sonda espacial Hayabusa 2.
    • Según las estimaciones de los científicos, la materia extraída le permitirá a la humanidad entender cómo fue formado el sistema solar y cómo surgió la vida. En la foto: el regreso a la Tierra de la cápsula desde el asteroide Ryugu.
    • Los científicos tomarán una parte del suelo del asteroide y tratarán su superficie exterior mediante un láser. En otras palabras, los especialistas explotarán los átomos uno tras uno, para definir los isótopos concretos del elemento. En la foto: los empleados de la JAXA tras enterarse del regreso exitoso a la Tierra de la cápsula con subsuelo del asteroide Ryugu.
    • Es posible que los estudios del subsuelo desde el asteroide Ryugu ayuden a entender cómo apareció el agua en la Tierra. En la foto: la cápsula con subsuelo desde el asteroide Ryugu, que aterrizó en el desierto, en el sur de Australia.
    • Según una de las hipótesis, el agua fue traída a nuestro planeta por los asteroides glaciales y las cometas que cayeron sobre la Tierra durante mucho tiempo. En la foto: la vuelta a la Tierra de la cápsula con subsuelo del asteroide Ryugu.
    • Las investigaciones del cometa de Churiumov-Guerasimenko confirmaron esta hipótesis. En aquel entonces se logró descubrir que en el cuerpo celeste en realidad había agua, pero se diferenciaba de la que hay en nuestro planeta. En la foto: los científicos japoneses en el centro de gestión de vuelos de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) en Sagamihara, prefectura de Kanagawa, al momento de la separación exitosa de la cápsula de la sonda espacial Hayabusa 2.
    • Los científicos esperan que las muestras del subsuelo del Ryugu ayudará a resolver otros misterios. Por ejemplo, ayudarán a entender qué pasa con las piedras espaciales cuando son bombardeadas por el viento solar. Es que, a diferencia de nuestro planeta, los asteroides y otros cuerpos celestes no tienen campo magnético ni atmósfera. En la foto: empleados de la JAXA llevan un contenedor con el subsuelo recogido por la sonda espacial Hayabusa 2 en el asteroide Ryugu.
    • Ryugu es un asteroide circumterrestre relativamente pequeño (con un diámetro de un kilómetro aproximadamente), que pertenece al grupo de Apolos. Fue descubierto en 1999 y en el siglo XXI fue elegido como un blanco para la nave espacial Hayabusa 2. La sonda Hayabusa 2 pasó a formar parte de esta misión espacial en 2014. Para recibir muestras, en la superficie del Ryugu fue creado el primer cráter artificial de la historia. En la foto: el regreso a la Tierra de la cápsula con subsuelo del asteroide Ryugu.
    © AFP 2020 / JAXA
    El sábado 5 de diciembre los científicos descubrieron en el desierto, localizado en la parte sur de Australia, la cápsula con el subsuelo de la superficie del asteroide Ryugu, que fue arrojada por la sonda espacial japonesa Hayabusa 2.

    La cápsula, que contiene subsuelo del asteroide Ryugu y fue llevada por la sonda espacial Hayabusa 2, ha vuelto a la Tierra y fue descubierta el 5 de diciembre en el sur de Australia.

    Sputnik te muestra este histórico hito para la ciencia y la astronomía.

    Etiquetas:
    Tierra, asteroide
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook

    Más fotos