En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    Tensiones entre Francia y el islam (82)
    21512
    Síguenos en

    El terrorismo islámico y su ejército de asesinos espontáneos mantiene a Francia en vilo y en estado de amenaza permanente. Es una guerra contra un enemigo invisible.

    Ciudadanos judíos, periodistas, jóvenes amantes de la fiesta y la música, militares, policías, sacerdotes católicos y fieles de la misma iglesia… La víctima de la barbarie islamista puede ser cualquiera y ese es el mensaje del islam radical contra la libertad, contra los valores que Francia representa.

    El ataque en la Iglesia de Notre Dame de la ciudad de Niza es un paso más en la salvajada de los asesinos que firman su crimen al grito de "Alá es el más grande". El mismo día, en Lyon, otro individuo pudo ser reducido por la policía cuando se preparaba a actuar de la misma manera que el asesino de Niza, con el mismo proceder que el joven checheno que decapitó al profesor Samuel Paty.

    Refuerzo de la seguridad

    Las sinagogas ya estaban desde hace años vigiladas y bajo una estricta seguridad; las iglesias serán forzadas ahora a convertirse en fortalezas para frenar al islamismo nacional o importado. El presidente Emmanuel Macron y la mayoría de los políticos franceses, que ayer lloraban a Samuel Paty y hoy condenan el degollamiento de otros tres franceses, han tardado años en darse cuenta del peligro que se cernía sobre su país.

    Hoy se anuncian otros 4000 soldados más, para añadir a los 3000 que forman parte de la "Operación Centinela", el dispositivo para la vigilancia por parte de los militares a los "centros sensibles". Pero, ¿después de las iglesias, qué puede venir? La mayoría de los franceses y su clase política fueron insensibles a los asesinatos de niños judíos en el colegio de Toulouse, en 2012, obra de Mohamed Merah. ¿Serán los colegios católicos el próximo objetivo?

    Francia hace frente a un problema que no solo podrá frenarse con medidas policiales y militares. Las decisiones judiciales contra mezquitas e imanes radicales, contra organizaciones que crean el terreno abonado al islam radical y que son sufragadas con dinero público, o contra los militantes radicales señalados por los servicios de inteligencia, deben hacerse generalizadas y, sobre todo, efectivas.

    Un mensaje claro

    La enseñanza pública debe dejar atrás los complejos y la autoflagelación y empeñarse por todos los medios en defender los valores que desde hace siglos definen a Francia. Los representantes de los franceses de creencia musulmana deben ser claros en su mensaje de condena a los que asesinan en nombre de su religión.

    Los partidos políticos que han hecho del voto musulmán su nuevo Eldorado, traicionando así el laicismo y los propios cimientos democráticos de su país deberían entonar su mea culpa para no ser considerados como colaboracionistas de un islamofascismo que amenaza con ocupar el país sin necesidad de tropas uniformadas.

    Los últimos ataques en territorio francés han sido obra de un pakistaní, un checheno y, ahora, un tunecino que llegó desde la isla italiana de Lampedusa. Emmanuel Macron no podrá obviar que el sistema de asilo francés necesita una revisión y que la política de inmigración debe sufrir una reforma que se desprenda de la ingenuidad y el "buenismo" que la caracteriza desde hace décadas.

    El atentado de Niza se produce, además, cuando desde el exterior se había lanzado una campaña antifrancesa que lideró voluntariamente el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, autoproclamado defensor de la causa musulmana mundial. Ankara no ha tardado en condenar el crimen, pero puede considerársele también como un colaborador indirecto del fanatismo que hace temblar los cimientos del Estado francés.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Tensiones entre Francia y el islam (82)
    Etiquetas:
    París, Niza, terrorismo, ataques armados, ataque, islamistas, islamismo, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook