En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    Hermenéutica Geopolítica (126)
    102099
    Síguenos en

    A la desenfrenada escalada de la guerra multidimensional de Trump contra China se ha agregado la 'guerra de vacunas' y su corolario de 'guerra bursátil'. China y otros países occidentales batallan para desarrollar la primera vacuna contra el COVID-19, que le daría al primer descubridor una supremacía tecnológica y un poder geopolítico sin igual.

    En esta fase de la guerra multidimensional de Trump contra China, a punto de penetrar la zona prohibida de una guerra fría, resalta su inédita guerra farmacológica: donde dos empresas chinas —China Resources y Sinopharm— descuellan en el top ten del big pharma, medido por sus ingresos.

    En forma significativa Wall Street Journal—del grupo de la televisora Fox News muy cercano a Trump—, describe el "nacionalismo de las vacunas" como "una nueva dinámica en la carrera para aplastar al coronavirus" que se centra en el manejo nacional —"para inmunizar primero a su población" que llevaría a un bloqueo de las exportaciones de sus producciones endógenas—, así como en sus desarrolladores en EEUU y sus alcances geopolíticos, sin proporcionar la identidad del país que lleva la delantera.

    "La vacuna del coronavirus representaría un premio monumental para el país capaz de manufacturarla a gran escala, un triunfo civilizatorio comparable al alunizaje. Permitiría al vencedor revivir su economía muchos meses por delante de los demás y entonces seleccionar qué aliados obtendrían luego sus envíos, centrando la recuperación global en su producción médica".

    WSJ cita en forma desordenada las evaluaciones preclínicas y clínicas de varios países al corte de caja del 22 de mayo de la OMS, pero no proporciona el primer lugar probable en la guerra de las vacunas.

    La parte sobresaliente del articulo del WSJ es que la mayoría de las empresas farmacéuticas de Occidente, de acuerdo a los lineamientos de la OMS, vacunaría en primer lugar a los "trabajadores de los hospitales".

    De acuerdo con mi propia recopilación, al corte de caja del 11 de abril China llevaba la delantera sobre las otras vacunas occidentales de sus omnipotentes miembros del big pharma que arrojan uno de los principales negocios del planeta que colinda con un millón de millones.

    La empresa biológica china CanSinoBIO le estaba ganando la carrera de las vacunas a dos empresas estadunidenses: Inovio, de Bill Gates, y Moderna. Hasta el muy polémico Bill Gates acepta que su vacuna tardaría en estar lista entre 8 y 12 meses. Scott Gottlieb, anterior director de la Food and Drugs Administration (FDA), en una resonante entrevista a CBS no ocultó su preocupación de que China se adelante a EEUU.

    De acuerdo con el esbozo panorámico de las vacunas candidatas, al corte de caja de hoy, divulgado por la OMS —46 días después de su taxonomía de marras del 11 de abril— aparecen 10 en "evaluación clínica":

    • Universidad de Oxford/AstraZeneca en las fases 1/2 y 2b/3 (Suecia/Reino Unido).
    • CanSino Biological Inc./Beijing Institute of Biotechnology en las fases 1 y 2.
    • Moderna/NIAID en las fases 1 y 2 (EEUU).
    • Wuhan Institute of Biological Products/Sinopharm,  en las fases 1/2.
    • Beijing Institute of Biological Products/Sinopharm, en la fase ½.
    • Sinovac (China), en la fase 1/2.
    • Novavax (EEUU) en la fase 1/2.
    • BioNTech/Fosun Pharma/Pfizer (EEUU) en la fase 1/2.
    • Institute of Medical Biology, Chinese Academy of Medical Sciences, en la fase 1.
    • Inovio Pharmaceuticals (EEUU) en la fase 1.

    Se desprende así que, de los 10 principales candidatos, 5 son chinos, 4 estadunidenses y uno sueco-británico.

    A su vez, la empresa india Serum planea producir 400 millones de dosis en 2021 y ha emprendido alianzas estratégicas con Codagenix de EEUU y Themis de Austria, pero no aporta muchos datos públicos al respecto.

    Existen 4 fases de pruebas, según la Iniciativa de la Vacuna Europea, que se basa en los lineamientos de la OMS. La vacuna china CanSinoBio parece haber sido desplazada de su primer lugar previo por la vacuna del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, en asociación con la empresa farmacéutica sueco-británica AstraZeneca. Hasta cierto punto.Veamos.

    Es muy extraño el primer lugar de la vacuna de la Universidad de Oxford/AstraZeneca, ya que no aparecía en la anterior lista de la OMS del 11 de abril.

    A finales de abril, la Universidad de Oxford se jactó de haberse adelantado a la vacuna china y que su vacuna estaría lista para finales de septiembre.

    Aquí empiezan los problemas con el escrutinio de lo que han publicado y publicitado la Universidad de Oxford/Instituto Jenner y el comunicado de prensa de la empresa sueco-británica AstraZeneca.

    Una vacuna (imagen referencial)
    © Foto : Pixabay / geralt
    Después del bamboleo de la vacuna de la Universidad de Oxford, que no pasó la prueba de los ensayos clínicos en monos, la empresa Moderna de EEUU —en colaboración con el National Institute for Allergy and Infectious Diseases (NIAID), que preside el prestigiado infectólogo Anthony Fauci—, tuvo un disparo en sus acciones bursátiles que, de paso, impulsó a la hasta entonces alicaída bolsa de Nueva York —pese a que Moderna no proporcionó evidencia alguna de sus pretendidos hallazgos.

    Perturba que el estruendoso fracaso de la prueba en monos por el Instituto Jenner/Universidad de Oxford fuese publicado el 18 de mayo y que tres días después, con la misma vacuna asociada, AstraZeneca haya echado las campanas al vuelo pretendiendo abastecer 400 millones de dosis en septiembre, y otras 1.000 millones de dosis el año entrante.

    ​Por cierto, Biomedical Advanced Research and Development Authority (BARDA), del Gobierno de EEUU,  invirtió insólitamente mas de 1.000 millones en la vacuna asociada de Jenner Institute/Oxford University/AstraZeneca.

    Dejo de lado las acusaciones terribles de la congresista del Partido Republicano por Wyoming, Liz Cheney, de 53 años —hija del polémico vicepresidente Dick Cheney,  responsable de la guerra contra Irak—, quien imputó que "China había tomado la decisión estratégica de expandir el coronavirus en forma deliberada para asegurar que el mundo sufriera daño económico",  mientras el Gobierno chino reviró que el COVID-19 fue producto de los laboratorios de armas biológicas de EEUU que fue plantado por el Pentágono durante los juegos militares celebrados en Wuhan.

    También soslayo la acusación de Piers Corbyn, de 72 años, y hermano nada menos que de Jeremy, líder del Partido Laborista británico, de que Bill Gates y George Soros crearon el coronavirus para reducir la población global con un "antídoto venenoso". Piers Corbyn refirió que "la pandemia de COVID-19 ya había sido simulada en octubre del 2019 por los monstruos megamultimillonarios Bill Gates y George Soros", que buscan el control mundial.

    Debido a sus criticas feroces en contra de Trump, es probable que la FDA haya tomado represalias contra Bill Gates y así haya frenado el programa de pruebas de su empresa Inovio.

    Entretanto, Global Times, portavoz oficioso del Partido Comunista Chino, fustigó la tóxica sinofobia de Peter Navarro, consejero comercial de la Casa Blanca, quien acusó a China de buscar la supremacía de la vacuna. Global Times reviró que es EEUU quien "busca el monopolio de la vacuna".

    A propósito, el presidente chino, Xi Jinping, durante el despliegue de las Dos Sesiones, su trascendente reunión política anual, comentó que "el desarrollo de la vacuna en China será un bien publico global" y "constituirá la contribución de China para asegurar la accesibilidad y la asequibilidad en los países en vías de desarrollo".

    La postura samaritana de Xi colisiona con la conducta egoísta del big pharma anglosajón y occidental que, en forma y subrepticia y subliminal, utilizaría la vacuna con fines eminentemente geopolíticos.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Hermenéutica Geopolítica (126)
    Etiquetas:
    coronavirus, COVID-19, vacuna, Occidente, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook