En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    1413
    Síguenos en

    Los socialdemócratas alemanes chocan con sus socios conservadores del gobierno por las obligaciones de almacenamiento nuclear y la compra de aviones de guerra norteamericanos.

    En un ataque prematuro de electoralismo (los comicios generales se celebran en septiembre de 2021), el líder del Partido socialdemócrata en el Bundestag (Parlamento), Rolf Mützenich, soliviantó a sus compañeros cristianodemócratas de la Grosse-Koalition, pidiendo que el territorio alemán se libere de bombas nucleares norteamericanas.

    Según Mützenich, "las armas nucleares norteamericanas no refuerzan nuestra seguridad, sino más bien al contrario". "Ha llegado el momento", sentenció, "de excluir todo futuro almacenamiento". El SPD presentaba su olvidada patita pacifista en recuerdo de un pasado donde se le situaba a la izquierda, lanzando otra señal al electorado perdido.

    Vuelve el debate sobre EEUU

    La andanada del dirigente socialdemócrata ha servido para poner de nuevo sobre la mesa el viejo debate en este país sobre el manto protector de Estados Unidos, algo que ha enervado a los compañeros cristianodemócratas que comparten el gobierno con el SPD.

    Así, el propio ministro alemán de Relaciones Exteriores y uno de los principales dirigentes del partido de la canciller Angela Merkel, Heiko Maas, tuvo que salir a escena para aclarar que "las medidas unilaterales no nos acercarán al objetivo de un mundo libre de armas nucleares". De las multilaterales no habló.

    Algunos analistas europeos se muestran más alarmados. Desde think-tanks sufragados desde el otro lado del Atlántico anuncian "consecuencias devastadoras para la seguridad europea", sin advertirnos de los peligros concretos a los que seríamos condenados. Otros, más prácticos y también expertos en atizar la competencia, desenfundan la opción habitual: si Alemania desiste, siempre nos quedará Polonia.

    La base aérea alemana de Buchel acoge desde 1955 armas nucleares norteamericanas en virtud del acuerdo de reparto nuclear de la OTAN. Un reparto que incluye otros recintos militares europeos en Bélgica, Italia o Países Bajos.

    La "Europa de la defensa" con aviones norteamericanos

    La servidumbre de Berlín hacia Washington DC y la OTAN ha contribuido también a otro choque nuclear entre los miembros del gabinete. La ministra de Defensa, la conservadora Annegret Kramp-Karrembauer (conocida como AKK), es atacada por los socialdemócratas, que la acusan de no haberles consultado sobre la compra de aviones militares norteamericanos para renovar los Tornado de la Luftwaffe.

    El mantenimiento de los Tornado, un avión desarrollado en los años 80 con la participación de Alemania, Italia y el Reino Unido, puede llegar a costar 9.000 millones de euros hasta 2030. La aviación alemana necesita con urgencia reemplazarlos. Fidelidad —obligada— a Estados Unidos y compromiso europeo son las variables que debe conjugar Berlín.

    En un primer momento, AKK se decidió por los F-35 de la firma norteamericana Lockheed Martin, lo que levantó la ira más allá del Rhin. París veía comprometido el proyecto franco-alemán (al que se unió España) llamado Sistema de Combate Aéreo Futuro (SCAF), la iniciativa europeísta para renovar el Eurofighter y los Rafale franceses en 2040.

    Berlín optó entonces por el menos caro F-18, y en la lista de la compra incluyó 45 aviones norteamericanos y 93 Eurofighters. Este aparato no cuenta de momento con la certificación para transportar las bombas nucleares norteamericanas, lo que facilita a AKK justificar la compra de aeronaves norteamericanas, en lo que algunos chauvinistas franceses celosos denuncian como el "diktatt" al que Estados Unidos somete a su principal aliado europeo.

    La ministra alemana, por su parte, pretende tranquilizar a sus vecinos asegurando que el Eurofighter seguirá representando la columna vertebral del Ejército del aire.

    La decisión final sobre la compra se tomará por el Bundestag que salga elegido en 2021, pero la batalla política ya está lanzada en Alemania y, por supuesto, en todo el Viejo Continente. Desde fuera de las fronteras germanas se utiliza la renovación de la Luftwaffe como otro ejemplo más de la preferencia por la OTAN y Estados Unidos, frente a su pálido apoyo a la cada día más quimérica "Europa de la defensa" que pretende impulsar París, con Emmanuel Macron como comandante en jefe.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Etiquetas:
    Eurofighter, F-35, F-18, elecciones, armas nucleares, EEUU, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook