En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    159
    Síguenos en

    Durante su informe sobre el Estado de la Unión 2020, el presidente de EEUU, Donald Trump, hizo un recuento a los congresistas estadounidenses de los éxitos de su gestión, preparando el terreno para una posible reelección. Ya Trump está en campaña por la presidencia del país norteamericano.

    Convencido de que le ha cambiado el destino a EEUU, el actual mandatario norteamericano afirmó que hace 3 años su gestión relanzó al país y no va a retroceder. Durante su informe del Estado de la Unión 2020, Donald Trump hizo un recuento de sus éxitos económicos, "nunca antes logrados por su país" y atribuye todos, exclusivamente, a su gestión gubernamental y cargó los problemas a las anteriores gestiones (Obama).

    "¡Esto apenas empieza!", señaló Donald Trump, exteriorizando de esa forma su deseo de apostar por la reelección. La forma y fondo del discurso muestran que Trump ha iniciado su nueva campaña política hacia las elecciones que se celebrarán en noviembre próximo.

     Este es su último informe de este mandato 2017-2020, bajo fuego demócrata, por el proceso de destitución en curso, que el presidente califica de acoso.

    Enumeró sus logros, a los que calificó como el florecimiento del país, donde prosperan las familias, la defensa, la economía, el empleo, las bolsas financieras, entre otras cosas. "Desde mi elección, hemos creado siete millones de nuevos empleos, cinco millones más de lo que los expertos proyectaron" aseguró.  

    Pero el premio nobel de economía 2001, Joseph Stiglitz, ha refutado agriamente a Trump. El experto hizo saber en un artículo que el presidente Donald Trump se merece un "desaprobado" en economía,  además de fallar en asignaturas esenciales como defender la democracia y proteger el planeta.

    "Tal vez Trump sea un buen presidente para el 1% más rico (y sobre todo, para el 0,1% más rico), pero no lo ha sido para nadie más" dijo Stiglitz. Además, declaró que millones se han quedado sin cobertura en salud y en solo dos años la proporción de estadounidenses sin seguro médico creció del 10,9% al 13,7%

    "Mis compatriotas lo mejor está por venir!"

    Estos informes, como cada año, alimentan al pueblo norteamericano de símbolos y al resto del mundo nos manda mensajes.

    Los simbolismos sirven para inspirar al ciudadano común y se expresan en sus invitados especiales que asisten al Congreso donde son ovacionados. Son personas que, por ejemplo, han superado enfermedades, o realizaron alguna hazaña, los rehabilitados, protagonistas que mataron algún enemigo de su país o a delincuentes, en otras palabras, sus héroes.

    El ocupante de la Casa Blanca nos hace saber en su mensaje que buscará la reelección y se siente seguro de ganar: el T-MEC es el modelo que usarán para otros acuerdos, buscarán por todos los medios seguir reconfigurando el panorama político de Latinoamérica y el Caribe a los intereses de EEUU, seguirá impulsando su agenda militar, ahora en el espacio.

    La presencia de Guaidó mostró la importancia que la Administración Trump concede a Latinoamérica y el Caribe, para "traerla nuevamente al redil". Por ello, no dejó pasar desapercibido sus planes con países donde quiere cambios políticos, al amenazar a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

    Su afirmación de que "el socialismo destruye naciones" suena hasta surreal, más aun cuando miramos lo que hace su país y sus aliados en otros territorios cuando invaden o promueven grupos violentos.

    Hizo una advertencia: va por nuevos acuerdos comerciales;  ya tienen el modelo que se acomoda a sus intereses, el T-MEC, firmado con Canadá y México. Advirtió que ningún país va a sacar ventaja económica de EEUU. En su informe de 2019 prometió cambiar el TLCAN por otro acuerdo y lo cumplió.

    Trump recibió reiterados aplausos y también silbidos de repudio por su promesa de que mientras sea presidente va a proteger el derecho a tener y portar armas. Afirmó además que "para proteger la libertad norteamericana, su Gobierno ha invertido 2,2 billones de dólares en el área militar", además de recordar la reciente creación de la Fuerza Espacial.

    En su informe 2019, Trump anunció el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y lo hizo. Este año 2020 sigue a paso firme con su intención de hacer desaparecer Palestina, pues no otra cosa significa el anunció del Acuerdo del Siglo, cuestionado por países como Rusia y organizaciones internacionales como la Liga Árabe.

    En un comunicado, la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, la demócrata Nancy Pelosi, calificó la presentación de Trump como el manifiesto de las mentiras.

    Más allá de la pasajera hostilidad entre demócratas y republicanos, hubo elementos que los unieron.

    Aplaudieron juntos de pie a Trump el haber eliminado supuestamente al líder del denominado Estado Islámico, Abu Bakr Bagdadi, por ejemplo. Otro momento de aplauso conjunto fue la mención a Guaidó, lo que muestra que es una política de Estado el buscar que Latinoamérica y el Caribe regresen al redil y así fortalecer su patio trasero.

    Esta vez pidió al Congreso que apoye su iniciativa de que el próximo hombre y la primera mujer en pisar la luna sean estadounidenses y que sea su país el primero en colocar la bandera de EEUU en Marte. En su informe 2019, hizo una promesa que no pudo cumplir hasta hoy, cuando dijo que "este año, los astronautas estadounidenses volverán al espacio en cohetes estadounidenses".

    EEUU, un país excepcional

    No faltaron las frases para aupar los ánimos de sus votantes, y profundizar su excepcionalidad como país y nación: "Nosotros construimos el mundo moderno, cambiamos la historia para siempre, abrazando la verdad eterna hecha por la mano del dios todopoderoso"  y "este país es nuestra obra maestra".

    Cabe recordar que en su discurso de inauguración como presidente en enero de 2017 prometió recuperar empleos, recuperar sus fronteras, retornar su riqueza y prometió traerles de vuelta sus sueños y ahora quiso demostrar que lo hizo.

    Entre los ausentes al Congreso destacó la legisladora demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, quien tomó la decisión de no asistir al informe de Trump y afirmó que "nada de esto es normal y no lo legitimaré".

    Las notas melodramáticas se dieron al inicio y al final del evento, cuando el mandatario norteamericano le hizo un desaire a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, al negarle el apretón de manos. Por su parte, ella, dolida, decidió responder la humillación con la destrucción del documento entregado por Trump, justo al momento de que este concluyó su informe.

    No cabe duda que Trump va por más. Eso fue patente al concluir su informe al decir: "mis compatriotas, lo mejor está por venir". 

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Etiquetas:
    reelección, EEUU, Donald Trump
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook