03:00 GMT +320 Noviembre 2019
En directo
    Santiago Abascal, líder del partido de ultraderecha español Vox

    Difícil investidura y espectacular crecida de Vox amargan la victoria socialista en España

    © REUTERS / Susana Vera
    Firmas
    URL corto
    Por
    Las elecciones generales en España del 10N (81)
    0 133
    Síguenos en

    PARÍS (Sputnik) — Los socialistas españoles vencieron en las cuartas elecciones celebradas en cuatro años, pero perdieron tres escaños de los 123 que tenían y se enfrentarán a mayores dificultades para investir a su líder, Pedro Sánchez, mientras Vox se erige en el vencedor moral de los comicios.

    Una victoria pírrica

    Sánchez, que no se puso de acuerdo con Unidas Podemos para formar un gobierno de izquierda tras los anteriores comicios, celebrados el 28 de abril, apostó en esta ocasión por centrar su mensaje en la estrategia del miedo a Vox, para frenar las expectativas de los conservadores del Partido Popular (PP) y atraerse supuestos apoyos de abstencionistas.

    Una estrategia que ahora le hace corresponsable del éxito de lo que él ha llamado "neofranquismo" o incluso "fascismo". Vox se convierte en la tercera fuerza del país.

    El partido nacional-populista Vox es, pues, el verdadero ganador de los comicios, pues aumenta en más del doble sus diputados en el Parlamento español (de 24 a 52), lo que le otorga una capacidad importante para influir en todas las fuerzas a la derecha del PSOE.

    El PP aumenta (de 66 a 88), pero muy lejos para erigirse en alternativa. Es víctima también del aumento espectacular de Vox. "Las derechas" —PP, Vox y C"s – no llegan a convertirse en mayoría de gobierno (176 de los 350 escaños). La suma de los partidos de izquierda les supera, aunque Pedro Sánchez necesitará el apoyo de pequeños partidos regionales y alguno nacionalista para superar su investidura en el Congreso.

    Para llegar a ser nombrado primer ministro, Sánchez deberá entablar negociaciones no solo con Unidas Podemos, sino con el Partido Nacionalista Vasco y con pequeñas formaciones de Canarias, Cantabria o de la novedad, Teruel, que entra por primera vez en Las Cortes representando a la llamada "España vaciada".

    Todos exigirán mucho a cambio.

    Pablo Iglesias insiste en gobierno de coalición.

    "Más País", la escisión de Unidas Podemos, obtiene 3 escaños y no hay dudas sobre que facilitará la gobernabilidad, pero la discusión más seria y dura vendrá otra vez de manos de Pablo Iglesias. UP, que pierde 7 diputados de los 52 que tenía, pretendió integrar un gobierno de coalición con el PSOE, pero no los puestos en el gabinete que Sánchez les ofreció. Pablo Iglesias volvió a exigir la construcción de un gobierno de coalición en el que el número de ministros de su formación sea proporcional a sus resultados electorales. El acuerdo de los dos principales partidos de izquierda será vital para la gobernabilidad.

    Pedro Sánchez podría poder evitar la necesidad de apoyo de los independentistas catalanes, que mantienen su fuerza electoral en el Parlamento que ellos tachan de "español", pero todo dependerá, como ya se ha dicho, de lo que pueda ofrecer a UP y al resto de partidos no nacionalistas.

    El gran perdedor de los comicios es el partido centrista-liberal Ciudadanos (C's), que se deja en la cuneta nada menos que a 47 diputados y se conformará con 10. C's pasa así de convertirse en poco tiempo del partido bisagra que pudo ayudar al PSOE a formar un gobierno de centro izquierda, a ser absolutamente dispensable. Su jefe de filas, Albert Rivera, puso su cargo a disposición de los militantes de su formación.

    ​El éxito de Vox estaba previsto en los sondeos, pero muchos pensaban que se trataba de una maniobra para atraer el "voto del miedo". Casi 3 millones y medio de españoles no temen en absoluto el ideario de la formación de Santiago Abascal. Ciertos analistas explican su brutal subida a que tanto PP como Ciudadanos se radicalizaron para intentar disputarles sus votos. Los líderes de partidos a la izquierda del PSOE culpan a Pedro Sánchez y su "tacticismo" político. Iñigo Errejón, de Más País, habló incluso de "irresponsabilidad histórica".

    VOX: latinoamericanos, sí; musulmanes, no

    Pero la dinámica representada por Vox es similar a la que se vive en la mayoría de los países de Europa. La lucha contra la inmigración ilegal es uno de los caballos de batalla de Vox, cuyos líderes han dejado bien claro que no cierran la puerta, en absoluto, a la inmigración de ciudadanos latinoamericanos. Su oposición está centrada en los inmigrantes musulmanes que, según este partido nacional-populista, se niegan a integrarse en la cultura y civilización occidental. Nada nuevo con respecto a las formaciones similares en Francia —Marine Le Pen fue la primera líder extranjera en felicitar a Vox—, Alemania, Italia, Suecia, Dinamarca, Finlandia…

    Vox dice representar también a las capas más pobres de la sociedad española; a los que no se han beneficiado de la globalización, a los que las políticas liberales del PP y PSOE, según ellos, han golpeado en las últimas décadas. Se oponen, además, a la desigualdad que, también según sus líderes, representa la diferencia de trato fiscal entre las regiones de España.

    Hace once meses Vox no tenía diputados en ningún organismo representativo. Hoy han doblado sus escaños en Las Cortes, gobiernan en coalición en comunidades autonómicas como Andalucía o Madrid, y están presentes en el Parlamento Europeo.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Las elecciones generales en España del 10N (81)
    Etiquetas:
    VOX, PSOE, España, elecciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik