Widgets Magazine
06:25 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    Militares chinos

    El libro blanco de defensa militar china en la nueva era

    © REUTERS / China Daily
    Firmas
    URL corto
    Por
    Hermenéutica Geopolítica (85)
    9710
    Síguenos en

    China con el mandarín Xi Jinping se pone en guardia ante el ataque multidimensional de EEUU que inició con el 'pivote' de Obama y se intensificó con la 'guerra tecnológica' de Trump, ante lo cual Pekín publicó su libro blanco 'La defensa nacional de China en la nueva era' que fustiga el socavamiento de la estabilidad estratégica global por EEUU.

    Desde 2015, el mandarín Xi ha tomado precauciones ante la creciente hostilidad de EEUU, cuando inició su fulgurante reforma militar.

    En el previo reporte de Defensa de 2015, China exhortaba a "mayores intercambios militares y cooperación con otros países, pese a un entorno cambiante sin precedentes".

    Cuatro años después, el nuevo libro blanco expone que "los sistemas internacionales de seguridad y orden fueron socavados por el creciente hegemonismo, la política de poder, el unilateralismo y las constantes guerras y conflictos regionales" de los que, en su totalidad, EEUU es el principal culpable por "desestabilizar la seguridad internacional", "alimentar la competencia estratégica internacional y acelerar la carrera armamentista al desarrollar nuevos tipos de fuerzas de combate".

    Cuatro años después, el libro blanco es más severo con EEUU a quien juzga de ser responsable por generar incertidumbres a la seguridad regional (sic) en Asia-Pacífico cuando "EEUU fortalece sus alianzas militares en Asia-Pacífico y refuerza su intervención y despliegue militar, acumulando complejidad a la seguridad regional".

    Maniobras conjuntas entre Rusia y China
    © Sputnik / Ministerio de Defensa de Rusia
    El reporte acusó a EEUU de fortalecer la competencia militar global al "comprometerse en la innovación institucional y tecnológica en búsqueda de una superioridad militar absoluta (sic)".

    El libro blanco critica el despliegue por EEUU de su sistema Terminal de Gran Altitud de Defensa de Área (THAAD, por sus siglas en inglés) en Corea del Sur, lo cual "socaba en forma severa el balance estratégico y los intereses en seguridad de países en la región (sic)".

    Tres días antes de la confirmación por el Senado del flamante secretario del Pentágono Mark Esper —un halcón de la confrontación con China y Rusia, además de ser cabildero del complejo-militar-industrial—, John Rood, subsecretario de Política de Defensa de EEUU, fulminó en el Foro de Seguridad de Aspen (Colorado) que China es "el país más grande con capacidad para cambiar la forma de vida en EEUU y cambiar el orden global, para bien o para mal".

    En el mismo foro anual de Aspen, el general retirado Tony Thomas expresó que China presentaba un mayor peligro en el campo de la tecnología que EEUU no había contemplado en casi 20 años y donde EEUU "no tenía competencia". Agregó que China "empujó" a EEUU a jerarquizar un abordaje integral para las aplicaciones militares de las comunicaciones inalámbricas 5G y la Inteligencia Artificial.

    En el Foro de marras, Chris Brose, exdirector del Comité de Servicios Armados de EEUU, fustigó las ambiciones territoriales de China en el mar del Sur de China y en su frontera con la India, por lo que considera que EEUU debe replicar las inversiones de larga escala de China en tecnología, ya que de otra forma Washington corría el riesgo de perder su supremacía.

    Un día antes de la publicación del libro blanco, Rusia y China condujeron ejercicios militares conjuntos en el mar Oriental de China y el mar Oriental/mar de Japón, mediante incursiones aéreas de patrullaje de largo alcance que penetraron la Zona de Identificación Aérea de Defensa (ADIZ, por sus siglas en inglés" —zona compartida por Corea del Sur, Japón y China —lo cual constituyó un claro mensaje a EEUU sobre el "reequilibrio de la influencia militar en la región".

    Tampoco pasó desapercibido que el mismo día del libro blanco, Rusia embarcó nuevos misiles de defensa antiaéreos S-400 a China antes del tiempo programado.

    Según South China Morning Post, EEUU "brindó su apoyo a Corea del Sur y a Japón en respuesta a las incursiones aéreas de China y Rusia" y juzga que el ejercicio conjunto aéreo de Moscú y Pekín revela la "ambición de expandir el panorama de su influencia política cuando el compromiso militar de Washington en la región es cuestionado y las relaciones con sus principales aliados regionales siguen deteriorándose".

    Pekín y Moscú escogieron el óptimo momento para poner a prueba la cooperación trilateral de EEUU/Corea del Sur/Japón que ha usado EEUU para impedir la expansión militar de Rusia y China en la región Asia-Pacifico cuando "se han intensificado las tensiones entre Seúl y Tokio sobre el comercio y el legado de la Segunda Guerra Mundial".

    Hace un año Rusia y China ya habían realizado espectaculares 'juegos de guerra' en el Lejano Oriente ruso Vostok 2018.

    Artiom Lukin, vicedirector de la Universidad Federal del Lejano Oriente de Rusia, comentó sin tapujos que "Pekín y Moscú esperan llenar el vacío de seguridad creado por la incertidumbre sobre el compromiso militar de EEUU en la región, conforme Washington busca recortar su gasto militar en la región Asia-Pacífico".

    Lukin interpreta que "Pekín y Moscú le dicen a Seúl y a Tokio que el equilibrio militar en la región se ha movido y que EEUU ya no es más el principal actor".

    El libro blanco enfatiza el compromiso de China de "no usar primero las armas nucleares bajo ninguna circunstancia ni de amenazar con su uso contra países sin armas nucleares" bajo el esquema de "una estrategia nuclear de autodefensa".

    Tampoco China "se involucrará en ninguna carrera armamentista nuclear" y "mantendrá su disuasión al nivel mínimo requerido para su seguridad nacional".

    El documento recuerda que desde su fundación hace 70 años, China nunca ha librado guerras ni conflictos armados.

    El documento puntualiza que el "socialismo con características chinas entró a una nueva era cuando el mundo de hoy sufre profundos cambios no vistos durante un siglo: "la globalización económica, la sociedad de la información y la diversificación cultural se desarrollan en un creciente mundo multipolar (sic)" por lo que la "paz, desarrollo y la cooperación ganar-ganar" permanecen como "las tendencias irreversibles de los tiempos" frente a "prominentes factores desestabilizadores e incertidumbres en la seguridad internacional".

    Juzga que la "guerra evoluciona hacia la guerra de la información y la guerra inteligente" y condena las veleidades independentistas de Taiwán y del Tíbet, así como los movimientos separatistas del Turkestán Oriental.

    Aboga por la reunificación pacifica de Taiwán bajo el principio de "un país, dos sistemas" —al estilo de Hong Kong y de Macao—.

    El libro blanco otorga mucha importancia al Beijing Xiangshan Forum como audiencia para el "ntercambio de nuevas ideas y abordajes para las amenazas a la seguridad regional (sic) y sus desafíos", cuyas discusiones "han tenido un papel activo en promover el diálogo de la seguridad y la confianza mutua en la región Asia-Pacífico)".

    Se infiere que, al corte de caja de hoy, la jerarquía de los desafíos que confronta China se centra en su 'región' Asia-Pacífico, sin descuidar su expansión periférica y sus intereses foráneos.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Hermenéutica Geopolítica (85)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik