Widgets Magazine
En directo
    Un barco con migrantes en el Mediterraneo

    La UE, acusada de crímenes contra la humanidad

    © REUTERS / Sea-Watch.org/Handout
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    3113

    ¿Debe ser incriminada Europa por su política de migración? ¿Hasta qué punto es responsable la Unión Europea (UE) de que el Mediterráneo se haya convertido en el siniestro cementerio de miles de inmigrantes que desaparecieron ahogados en sus aguas cuando intentaban buscar un futuro mejor?

    Cada vez son más voces, dentro y fuera del Viejo Continente, las que creen que la política migratoria del club de Bruselas es sencillamente criminal y merece un duro castigo. En consonancia con esa idea, el Tribunal Penal Internacional (TPI) ha recibido esta misma semana un exhaustivo alegato que solicita que la UE y sus Estados miembros sean procesados por "crímenes contra la humanidad", un delito extraordinariamente grave.

    Un grupo de letrados les acusa, en concreto, de las muertes de miles de inmigrantes en el mar y de los 40.000 civiles que terminaron en campamentos de detención y centros de tortura en Libia después de ser interceptados en el Mediterráneo por una guardia costera financiada y entrenada con dinero de los contribuyentes europeos.

    El documento, de algo más de 240 páginas de extensión, denuncia que funcionarios y políticos europeos sabían perfectamente que estaban ayudando a crear la "ruta migratoria más mortal del mundo", un itinerario que, entre enero de 2014 y julio de 2017, segó la vida de más de 14.000 personas procedentes de países de África y Asia, principalmente.

    No te lo pierdas: "Salimos 46 personas de Níger, seis llegamos vivos a destino"

    La demanda está firmada por dos abogados con amplia experiencia en casos de Derecho Internacional: Juan Branco, quien ya trabajó anteriormente para el TPI y el Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, y Omer Shatz, un abogado israelí que da clases en la Universidad Sciences Po (Ciencias Políticas) en París. Shatz forma parte de la Red Mundial de Acción Legal (GLAN, por sus siglas en inglés), una ONG con sede en Londres e integrada por juristas que ya ha pleiteado en nombre de víctimas inmigrantes.

    La dura acusación, dirigida a la Fiscalía del Tribunal con sede en La Haya, se basa, entre otras fuentes, en la propia documentación interna del Frontex, la organización comunitaria encargada de velar por la seguridad de las fronteras externas de la UE. Según los abogados, Frontex ya advirtió en 2014 que suspender la operación de salvamento italiana Mare Nostrum podría acarrear un "mayor número de muertes".

    La policía europea de fronteras pronosticó entonces que el cambio tendría tal impacto que constituiría "un medio de disuasión para las redes de facilitación y los inmigrantes […], teniendo en cuenta el hecho de que el barco debe navegar ahora durante varios días antes de ser salvado o interceptado".

    En un año, Mare Nostrum, que costaba 9 millones de euros al mes casi todos pagados por Italia, rescató a 150.00 personas. A principios de 2015, Mare Nostrum fue sustituida por la operación Tritón —llamada así por el famoso dios griego mensajero de los mares—, financiada por los 28 Estados, y de la que desaparecieron las patrullas europeas en las costas libias. Ahora se trata de proteger las fronteras de Europa más que de salvar la vida de los inmigrantes.

    También: Crisis migratoria: cuando la compasión es un milagro

    Con la excusa de contribuir a la reconstrucción de Libia, la UE decidió en 2017 reforzar el papel de los guardacostas de ese país africano. "Gracias a una compleja combinación de actos legislativos, decisiones administrativas y acuerdos formales", continúa el escrito, la Unión les suministró ayuda material —sobre todo barcos— y les entrenó a bordo de buques militares y en suelo europeo —España, Grecia, Italia y Malta—. También les está dando instrucciones directas, "facilitándoles datos como la localización de los barcos de inmigrantes que naufragan".

    ​En su denuncia, los dos mencionados abogados se remiten, además, a otros documentos públicos europeos así como a declaraciones del presidente de Francia, Emmanuel Macron, la canciller de Alemania, Angela Merkel, y otros altos cargos de la Unión. En general, no aportan pruebas nuevas pero analizan pormenorizadamente cinco años de política migratoria que dejan en muy mal lugar a los dirigentes europeos, al constatar que su objetivo era "ignorar la suerte de los inmigrantes que naufragan en el mar para disuadir a la personas que se encuentran en la misma situación de buscar un refugio seguro en Europa".

    No te lo pierdas: El drama de millones de migrantes de los que nadie habla

    "Con el fin de frenar los flujos migratorios de Libia a toda costa [...] y en lugar de realizar operaciones de rescate y desembarque seguros, como exige la ley, la UE está orquestando una política de traslado forzado a instalaciones de detención similares a los campos de concentración [en Libia], donde se cometen crímenes atroces".

    Ese es otro de los párrafos que se puede leer en el alegato filtrado a varios periódicos europeos antes de su presentación al Tribunal, la única instancia permanente para juzgar el genocidio y los crímenes de guerra y contra la humanidad.

    Sin embargo, el futuro del pleito se vislumbra bastante negro. La fiscal jefe del TPI, Fatou Bensouda, no está obligada legalmente a aceptar a trámite las comunicaciones recibidas por individuos u organizaciones no gubernamentales. La propia Bensouda, originaria de Gambia, conoce bastante bien el asunto pues, a instancias del Consejo de Seguridad de la ONU, investiga desde hace años los crímenes cometidos en Libia, aunque el foco principal de sus pesquisas se centra en la guerra civil libia, desatada en 2011 y que llevó al derrocamiento y muerte de Muammar Gadafi.

    En contexto: A siete años de la guerra civil: ¿qué ha pasado con Libia después de Gadafi?

    En 2017 ella misma informó de que su oficina seguía "recogiendo información sobre graves y cuantiosos crímenes supuestamente cometidos contra migrantes intentando cruzar el país" y denunció que Libia se había convertido "en un mercado de tráfico de seres humanos". Pero de ahí a dar el salto y tramitar la acusación contra Bruselas hay todo un mundo.

    Algunos politólogos consultados por la prensa continental no le auguran mucho recorrido a la denuncia, porque, más pronto que tarde, se enfrentará a los intereses de Alemania y Francia; también porque la UE no tiene competencias exclusivas como entidad en temas migratorios, sino los Estados miembros, y esa circunstancia puede diluir la responsabilidad final.

    La pelota está en el tejado de la Fiscalía del TPI. Pronto veremos si Bensouda se atreve o no a entrar en las estructuras del poder, investigar en el corazón de Bruselas, París, Berlín y Roma y ver, buscando en los archivos de las reuniones de las negociaciones, quién estaba realmente detrás de estas políticas tan perjudiciales e inhumanas.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Etiquetas:
    crisis migratoria, política migratoria, refugiados, mar Mediterráneo, UE, migración
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik