05:35 GMT +311 Diciembre 2019
En directo
    Joe Biden, exvicepresidente de EEUU

    El Partido Demócrata cierra el paso a Biden: manosea demasiado a las mujeres

    © REUTERS / Kevin Lamarque
    Firmas
    URL corto
    Por
    0 22
    Síguenos en

    Joe Biden está a un paso de abandonar la carrera como candidato demócrata a la Casa Blanca. El "centrista", que lideraba los sondeos dentro de su partido, queda muy tocado por las muestras de afecto "incómodas" que algunas mujeres le reprochan. ¿Hasta qué punto ha sido víctima de su propio campo?

    No se trata de tocamientos de carácter sexual; tampoco se le acusa de acoso. Pero las mujeres que han denunciado la actitud de Joe Biden afirman haberse sentido "incómodas" con su actitud. Tocar los hombros, la espalda o las manos… un "natural toucher". Biden se ha convertido en objeto de bromas no solo de Donald Trump, sino de los principales programas de humor en las cadenas de televisión que desde hace años solo fijaban como víctima de sus burlas al actual inquilino de la Casa Blanca.

    Buena parte del establishment, de la buena conciencia y la policía moral del progresismo norteamericano no quiere incluir a Biden en la lista negra de depredadores del "#MeToo", pero le reprocha que no sepa medir las distancias; que no sea consciente de cómo las costumbres han cambiado en el año 2019 del siglo XXI. Una manera de decirle que su edad, 79 años, no es quizá la más adecuada para representar a los norteamericanos del futuro próximo. En suma, que es una reliquia. El Washington Post acude a un politólogo para advertir que en el siglo pasado ningún candidato demócrata mayor de 52 años ganó unas elecciones presidenciales.

    La primera en reprocharle su falta de adecuación a los tiempos presentes fue Nancy Pelosi, poderosa líder demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes. Pelosi, con 78 años, considera, de todos modos, que las acusaciones de varias mujeres contra Biden "no le descalifican" en su todavía no anunciada candidatura a las presidenciales, pero que debería adaptarse a las normas de los nuevos tiempos.

    "Te queremos, pero no te presentes"

    Los medios de comunicación pro-Partido Demócrata, la mayoría, ha iniciado la campaña para desaconsejar la candidatura del que fuera vicepresidente de Barack Obama. Una campaña que podría resumirse en "eres buena persona, te queremos, pero mejor no te presentes; gracias".

    Las denuncias sobre sus muestras de afecto hacia mujeres han servido a sus detractores, y sin embargo amigos, para sacar a relucir todas las desventajas que un candidato como él jugaría en contra del Partido Demócrata. La edad es por supuesto uno de los aspectos negativos, pero esa circunstancia serviría también para dejar fuera de la lista a Bernie Sanders (78) o, incluso, a otra de las aspirantes declaradas, Elisabeth Warren (69).

    Se abren las hemerotecas y videotecas ahora para recordar que Biden tuvo una actitud desconsiderada cuando Anita Hill denunció al candidato al Tribunal supremo, Clarence Thomas, por acoso sexual en 1991. Joe Biden era entonces presidente del Comité de Justicia del Senado. Dijo después sentirse mal por su actitud, pero se subraya ahora que nunca se disculpara directamente con Hill.

    Te puede interesar: Polémica candidata demócrata para las presidenciales de 2020 en EEUU

    Se desempolvan los archivos para denunciar que Biden impulsó una dura ley contra la delincuencia en 1994 que dio pie a la encarcelación de miles de ciudadanos negros. Se le reprocha su falta de corrección política cuando declaró que Obama era "el primer afroamericano brillante, elocuente y guapo".

    También se considera un pecado histórico su apoyo a la guerra contra Irak, y se le hace corresponsable del colapso financiero de 2008 por haber firmado la ley Glass-Steagall, que propició la desregulación de la banca. Toda una serie de argumentos aireados más por sus "allegados" que por el bando republicano, lo que a muchos empuja a pensar que Biden es víctima de una conjura de su propio partido, empezando por el ala izquierda.

    Hombre, blanco, anciano y heterosexual

    Donald Trump no desaprovechó la penitencia que vive Biden para bromear y "desearle suerte". "Le están tratando bien los socialistas", ironizó. Los estrategas republicanos se regocijan al comprobar las dudas del Partido Demócrata, donde algunos siguen especulando con oponer al concepto "hombre, blanco, viejo y heterosexual", al opuesto: "mujer, nativa, afro o latina, joven y no hetero".

    Todo un regalo para los estrategas del segundo mandato de Trump. El actual presidente obtuvo el 40% del voto femenino aún a pesar de las denuncias de acoso de una decena de mujeres y de las declaraciones del aún candidato sobre su manera de agarrar a las mujeres por el "pussy".

    Si los demócratas continúan pensando en dirigirse a los votantes jóvenes, a las minorías étnicas y a las mujeres, perderán a los millones de "viejos" que acuden en masa a ejercer su voto, a los blancos, y a los desheredados de la América que no se levanta cada mañana ansiosa por leer el editorial del New York Times.

    No te lo pierdas: Mujeres, millennials y latinas: las nuevas figuras que sacuden el panorama político de EEUU

    El Partido Demócrata sigue con su desfile de candidatos, más obsesionado con saber quién será el menos malo para soportar los ataques y las burlas de Trump, que preocupado en ofrecer un programa atractivo no solo para mantener a su electorado, sino también y, sobre todo, atraer a quienes hace tres años despreciaron o ignoraron la apuesta representada por Hillary Clinton.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Etiquetas:
    candidatura, acusaciones, mujeres, acoso sexual, elecciones presidenciales, Partido Demócrata (EEUU), Joe Biden, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik