Widgets Magazine
18:50 GMT +323 Octubre 2019
En directo
    Bombardeos de Yugoslavia por la OTAN en 1999

    Cuando la OTAN rompió la paz en Europa

    © AP Photo / Dimitri Messinis
    Firmas
    URL corto
    Por
    Dos décadas después de los bombardeos de la OTAN contra Yugoslavia (22)
    1180
    Síguenos en

    Dos décadas es un periodo de tiempo muy corto para que Serbia olvide que su territorio y su pueblo fueron el primer objetivo militar de la OTAN contra un Estado soberano en suelo europeo.

    A las 19:45 (hora local) del 24 de marzo de 1999 comenzó la operación 'Fuerza Aliada', ordenada por Estados Unidos y seguida por sus más próximos acólitos de la Alianza Atlántica. La población serbia sabía que las amenazas no eran vanas. Estaba al corriente de que las negociaciones de Richard Holbrook con Slobodan Milosevic habían fracasado el día anterior. Pero no podía hacerse a la idea de que, al final del siglo XX, iba a convertirse en objetivo militar de una coalición guerrera que pretendía actuar "por razones humanitarias", para "proteger civiles en Kosovo", provincia serbia, cuna de su historia, pero habitada por una mayoría de etnia albanesa.

    No te lo pierdas: Partido en dos: las bombas de la OTAN le arrancaron las piernas, pero no la fuerza de espíritu

    Hay cifras que hablan por sí solas y ayudan a comprender por qué Serbia no puede olvidar el 20 aniversario de la "hazaña bélica" pergeñada entre el Pentágono y el cuartel general de la OTAN en Bélgica: 78 días de bombardeos, 37.465 operaciones aéreas (480 al día) sobre Serbia, Montenegro y la costa Adriática (2000, obra de la aviación francesa), cinco toneladas de bombas de uranio vertidas sobre el territorio, más de 2.000 muertos, entre ellos, 79 niños.

    Las "bombas inteligentes" de la OTAN tuvieron especial cuidado en aniquilar la sede de la televisión oficial, la RTS, en cuyo bombardeo perecieron 16 periodistas y técnicos. Las llamadas redes sociales todavía no existían, pero la guerra de propaganda es una invención de hace siglos y los especialistas convirtieron esa ofensiva en un terreno de predilección para también bombardear al mundo con noticias falsas.

    Los voceros del entonces jefe de la OTAN, Javier Solana, necesitaron el apoyo de los "spin doctors" de Tony Blair y de Bill Clinton para difundir los bulos más absurdos con el fin de justificar ante sus propias audiencias un ataque de tal magnitud. Fue a partir de entonces cuando el que se hizo célebre como portavoz de la alianza militar, Jamie Shea, comenzó a ofrecer "exclusivas" a los crédulos periodistas que se encontraba en la máquina de café de los pasillos de la OTAN. Y qué mejor noticia para despertar el escepticismo de los pacifistas europeos que denunciar violaciones masivas de mujeres musulmanas a manos de milicias serbias; de matanzas donde perecía la población entera de pueblos kosovares. Shea admitió más tarde las mentiras. Hoy es profesor universitario.

    Vídeo: Bombardeos a Yugoslavia: "La mancha que siempre quedará en la reputación de la OTAN"

    Para "liberar" Kosovo de Slobodan Milosevic, las fuerzas de la OTAN se aliaron con la guerrilla albano-kosovar del UCK (Ejército de Liberación de Kosovo), que hasta poco tiempo antes Estados Unidos consideraba como grupo terrorista. La organización estaba entonces dirigida por un individuo de extrema derecha, líder del grupo 'Águilas negras', Ramus Haradinaj. Fue exonerado por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) en una de las muchas decisiones exculpatorias de líderes no serbios. Hoy es primer ministro del Kosovo independiente.

    Terroristas blanqueados

    El UCK tenía también su vitrina política, el Partido Democrático de Kosovo (PDK), dirigido por Hashim Thaci. También excomandante en jefe del UCK, Thaci no solo se ha enriquecido personalmente, no solo se ha perpetuado en el poder mediante el fraude y las amenazas, sino que es sospechoso de la limpieza étnica de serbios y de gitanos de Kosovo, y de haber eliminado a sus colegas comandantes del UCK que en un momento pudieron hacerle sombra.

    Entre todas las acusaciones sobre tráficos diversos —armas, drogas o mujeres—, destaca el de órganos humanos extraídos a prisioneros serbios. Fueron las conclusiones de dos jueces suizos: Carla del Ponte, exfiscal del Tribunal Internacional para la ex Yugoslavia, y Dick Marty, encargado del informe sobre tráfico de órganos humanos por el Consejo de Europa.

    Desde el año 2000, los servicios de inteligencia de la OTAN tienen pruebas de la implicación de Thaci en las operaciones más sucias llevadas a cabo en territorio kosovar.

    ​Expertos como Marty, el italiano Andrea Capusela o el fiscal norteamericano, Jonathan Ratel, han documentado informes demoledores contra el líder albano-kosovar y su entorno. Al final de su mandato en 2008 la UNMIK (Misión de la ONU en Kosovo) debía transvasar sus datos de inteligencia a Eulex, el organismo de la Unión Europea para poner en marcha un sistema jurídico en la antigua provincia serbia. Los documentos desaparecieron en un incendio inexplicado en el depósito de la OTAN de Prístina, la capital de la entidad kosovar. Todo ese currículo le ha servido a Thaci para merecer la presidencia de Kosovo desde abril de 2016.

    Más aquí: Al atacar Yugoslavia, la OTAN "quería demostrar su fuerza en contra del derecho internacional y la ONU"

    Hace 20 años, la situación geopolítica era propicia a la ofensiva político-militar de Estados Unidos y sus aliados europeos, en especial, Francia, Reino Unido y Alemania. La OTAN se permitió entonces hacer una advertencia a Pekín, antes de que ese país se convirtiera en su principal rival militar y comercial. Los aviones B52 norteamericanos atravesaron el Atlántico en la noche del 7 al 8 de mayo de 1999 para descargar tres bombas "autoguiadas" sobre la Embajada china; mataron a cuatro personas e hirieron a más de 10. Un "trágico error", según Bill Clinton; "un error de los servicios de inteligencia", según la OTAN y Gerhard Schoeder, entonces canciller alemán.

    En ese periodo, Borís Yeltsin vivía un fin de reinado marcado por la enfermedad y otros productos que, por respeto al desaparecido y por no caer en el cliché, es mejor obviar. Aun así, los confiados políticos occidentales se llevaron un gran susto cuando en junio de ese año militares rusos, pertenecientes a las fuerzas de paz internacional instaladas en Bosnia, llegaban antes que nadie al aeropuerto de Pristina. Pero Yeltsin ya no tenía capacidad para que Rusia pudiera hacer otra cosa que un acto de orgullo y protesta.

    Además: Quién y cómo empuja a los Balcanes a una nueva guerra

    Bombardero táctico estadounidense F-117
    © AP Photo / U.S. Air Force, Msgt. Keith Reed
    Tras 20 años de los bombardeos de la OTAN sobre Serbia, sin mandato de la ONU, por supuesto, Kosovo es un país no reconocido por Rusia, China, la India, Brasil y otros muchos, entre ellos cinco de la Unión Europea (Grecia, Chipre, Rumanía, Eslovaquia y España). El territorio es un protectorado norteamericano que acoge a la mayor base militar de la OTAN en los Balcanes, Camp Bondsteel, con capacidad para 7.000 tropas.

    La minoría serbia ha sufrido persecución y asesinatos. Sus iglesias han sido destruidas; sus propiedades, requisadas. Una minoría se resiste a abandonar la tierra de sus antepasados en el norte de Kosovo y, en especial, en la ciudad de Mitrovica, separados de la población albano-kosovar por fuerzas internacionales de la OTAN (KFOR) con mandato de la ONU.

    Asuntos relacionados: Kosovo: un Ejército para un territorio fallido

    Hay veinteañeros albano-kosovares que responde a nombres como "Tonibler" o "Klinton". Son los mismos que integrarán el "ejército" de Kosovo que fue anunciado en diciembre.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Dos décadas después de los bombardeos de la OTAN contra Yugoslavia (22)
    Etiquetas:
    aniversario, conflicto, bombardeos, OTAN, Hashim Thaci, Yugoslavia, Kosovo, Serbia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik