00:28 GMT +320 Noviembre 2019
En directo
    Las elecciones en España (archivo)

    Los tres escenarios poselectorales que vislumbra España

    © REUTERS / Jon Nazca
    Firmas
    URL corto
    Por
    Elecciones generales en España (2019) (101)
    140
    Síguenos en

    A un mes de las elecciones legislativas españolas, todo son cábalas y pronósticos para acertar quién será el próximo inquilino de La Moncloa, la elegante residencia del presidente del Gobierno situada a las afueras de Madrid. Las encuestas llenan los medios de comunicación hispanos.

    Aunque los números fluctúan bastante, todos los sondeos coinciden en reducir las opciones a sólo dos nombres: el candidato socialista, Pedro Sánchez, y el conservador, Pablo Casado.

    Los estudios demoscópicos auguran unos resultados fragmentados, muy complicados para la formación del nuevo Ejecutivo, que necesitará pactos de investidura o incluso coaliciones de gobierno, pues ningún partido político obtendrá la ansiada mayoría absoluta de 176 diputados.

    En el fondo se plantean tres posibilidades. La primera contempla que Sánchez, el líder del PSOE, sumaría sus votos a los de la izquierdista Podemos y sus aliados, más los de los nacionalistas vascos y catalanes (Escenario 1). La segunda también daría como ganador al actual presidente del Gobierno, pero en esta ocasión unirían sus escaños a los del partido de centro-derecha Ciudadanos (Escenario 2) dirigido por Albert Rivera. Finalmente, la tercera combinación poselectoral es la suma de los tres partidos de derecha, PP, Ciudadanos y Vox, dando a Casado el bastón de mando (Escenario 3).

    También: España: la derecha se une; la izquierda se fragmenta

    Según el promedio de las decenas de sondeos realizados por seis encuestadoras españolas, el PSOE obtendría el 27% de los sufragios (113 escaños), frente al 20% del PP (75), el 16,3% de Ciudadanos (58), el 13,8% de Podemos (36) y el 12% de Vox (38). Si esa tendencia se corrige hacia la izquierda, el PSOE llegaría hasta 131 representantes. Si se hace hacia la derecha, el PP alcanzaría los 99.

    Escenario 1 (PSOE-Podemos)

    Pablo Casado, el presidente del PP
    © AFP 2019 / Pierre Philippe Marcou
    Esta opción supondría avanzar en asuntos de igualdad y mejorar los derechos sociales de los ciudadanos, estima Esther Jaén, comentarista política y parlamentaria de TVE, la televisión pública española. También facilitaría el diálogo con los independentistas catalanes a propósito de un referéndum pactado en el futuro, aunque dándoles largas y buscando un modelo similar al canadiense de la provincia de Quebec, considera el veterano Raimundo Castro, analista político de Catalunya Radio, la emisora pública catalana, y comentarista político desde 1977, tras las primeras elecciones democráticas. Cataluña es, sin duda, el problema más grave al que se enfrenta España. El desafío separatista ha puesto en peligro la unidad del país y ha terminado llegando hasta los tribunales de justicia.

    ​En opinión de Álvaro Nieto, adjunto al director del periódico digital Vózpopuli, las ventajas de esta alternativa serían escasas pues generaría, en realidad, un Gobierno hipotecado. "Sería muy negativo para el país. Habría ministros de Podemos. Desde el punto de vista económico ahuyentaría a los inversores extranjeros, lo que resultaría muy desfavorable". "El arrastre de Podemos tendría un coste presupuestario difícil de asumir", añade Jaén en este capítulo de los inconvenientes.

    Más aquí: El partido ultraderechista Vox sugiere la ilegalización de Podemos en España

    Escenario 2 (PSOE-Ciudadanos)

    Esta posibilidad es la ideal para los poderes fácticos. Es un escenario factible, si salen las cuentas, a pesar del veto público de Albert Rivera, quien no para de afirmar que no pactará con Sánchez por haber negociado con los secesionistas de Cataluña. Rivera ya prometió en su día que no pactaría ni con el dirigente socialista ni con el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero primero lo hizo con uno y luego con otro en 2016. En otras palabras, Rivera tiene acostumbrados a los españoles a decir una cosa, pero al final hacer otra. Nada le impediría repetir la jugada. Pero esta vez sería bien distinto, porque el acuerdo de gobierno implicaría probablemente la existencia de ministros de Ciudadanos con determinadas cuotas de poder y responsabilidad.

    ​"Esta coalición es factible porque es la que más gusta en España. ¿Por qué? Porque son los dos partidos más moderados, los que más se parecen y los que garantizarían la estabilidad económica y social. Son los que más encajan con Bruselas y despiertan mayor respaldo en los mercados", subraya Nieto. Sería interesante ver el primer gobierno de coalición en la historia de España, fruto de la transversalidad de la izquierda y de la derecha, dice Nieto, una alianza que tendría efectos positivos pues podría articular consensos y reformas en asuntos de Estado. Un Gobierno de este tipo, apunta Jaén, modularía las opciones económicas y taponaría el conflicto que supondría tener que depender de los votos de ERC y PdCat, las dos formaciones independentistas catalanas que presumiblemente entrarán en el Congreso de los Diputados después de las elecciones del 28 de abril.

    Tema relaciondo: ¿Cuáles serían los resultados de las elecciones generales en España?

    Alternativa 3 (PP, Ciudadanos y Vox)

    El regreso del PP al Gobierno sería aplaudido por los mercados, los empresarios y la Comisión Europea, dadas sus promesas de estabilidad económica, recortes de impuestos y contención presupuestaria. Incluso podría dar paso a una etapa reformista debido al carácter del propio Pablo Casado, empeñado en poner la casa patas arriba en sus primeros 100 días de gestión. "Sería un Ejecutivo muy transformador", adelanta Nieto. No obstante, en el capítulo catalán provocaría "más crispación", incide Castro, prolongando la crisis constitucional sin atisbar una solución negociada.

    ​La participación de Vox para hacer viable este "gobierno a tres" no se podría consolidar en el tiempo, pues esta formación de extrema derecha no casa con la moderación ni con la ortodoxia europea. Vox es un partido de nuevo cuño, antieuro y anti Unión Europea, que aboga por la reforma de la ley de violencia de género y por la tenencia de armas en los domicilios para defenderse de atracadores. "No descarto que Vox sea la tercera fuerza política porque está claramente de moda. Podría llegar al 15% de los votos", apuesta Nieto.

    Teóricamente existiría una cuarta alternativa, una coalición PP-PSOE como la que la Alemania de Angela Merkel vive en la actualidad. La Grosse Koalition une a los democristianos de la CDU con los socialdemócratas de la SPD desde 2005 de forma no continua, pero relativamente eficaz. Pero esa eventualidad suena absolutamente imposible en España, porque el PSOE considera "satánico" —en palabras de Esther Jaén— acercarse a la principal formación conservadora, y algo muy similar le ocurre al PP, que hasta 2002 no condenó el franquismo. Ambos son como el agua y el aceite. No pueden estar juntos.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Elecciones generales en España (2019) (101)
    Etiquetas:
    política interna, elecciones presidenciales, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik