04:05 GMT +316 Diciembre 2019
En directo
    Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España

    Los socialistas, derrotados pero favoritos ante las próximas elecciones españolas

    © AP Photo / Andrea Comas
    Firmas
    URL corto
    Por
    Elecciones generales en España (2019) (101)
    5103
    Síguenos en

    Pedro Sánchez no llegó a los nueve meses como presidente del Gobierno español. Su gestión, apoyada en una coalición parlamentaria con intereses diversos, fue abortada antes de lo que él hubiera querido.

    Los partidos independentistas catalanes, indiferentes a los contenidos de los Presupuestos Generales del Estado, hicieron prevalecer sus intereses locales y votar en contra del plan económico del Gobierno.

    Con solo 84 diputados en un parlamento con 350 escaños (la mayoría exige 176), el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Sánchez vivía en la cuerda floja y los separatistas catalanes se la seccionaron cuando su principal exigencia, la autodeterminación, hubieran hecho explosionar en interno y hundido para siempre al PSOE. Sánchez fue acusado por la oposición de centro y derecha, e incluso dentro de su propio partido, de haber cimentado su gestión a base de concesiones al independentismo catalán, en forma de negociaciones semisecretas con concesiones inaceptables o en el aumento espectacular de las partidas económicas destinadas a Cataluña.

    Más aquí: España: un Gobierno en la cuerda floja

    El 28 de abril los españoles deberán votar para elegir no ya un gobierno, pues ningún partido obtendrá la mayoría, sino una mayoría parlamentaria cuyos componentes puede que no sean los mismos que han sostenido durante casi nueve meses a Sánchez. La muerte del bipartidismo en España hace pensar ya en el juego de bloques, aunque el elemento nacionalista en España no permite definir exactamente bloques de izquierda y de derecha.

    PSOE, favorito

    Las encuestas parecen coincidir en que el PSOE será el partido más votado. Impulsado por su gestión, incluso criticada, le ofrece, como a casi todos los partidos que convoca elecciones, una ventaja que le empuje a pasar de los 84 escaños que tiene ahora, a superar el centenar. Pero los socialistas deberán hacer malabarismos para repetir el apoyo de los partidos que le han sustentado hasta tumbar su proyecto de presupuestos.

    Si pretende que los dos partidos secesionistas catalanes le sigan apoyando en el futuro, su gestión volverá a estar dominada por intereses regionales que vuelvan a enervar al resto de ciudadanos españoles. Cuando Sánchez comprobó que ERC (Esquerra Republicana de Catalunya) y PdeCAt (Partit Democrat de Catalunya) iban a hundir sus presupuestos, empezó a preparar ya su campaña a las generales insistiendo en que el PSOE nunca aceptaría una consulta sobre la autodeterminación en Cataluña: "Dentro de la Constitución, todo; fuera de la Constitución, nada".

    No te lo pierdas: Independentistas catalanes piden victoria electoral para reclamar autodeterminación

    El factor catalán seguirá también afectando la estrategia socialista, pues el juicio a los líderes secesionistas que organizaron el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 seguirá celebrándose en plena contienda electoral.

    Podemos y PP, en baja

    Si el PSOE quiere basar su campaña en asuntos sociales, deberá competir para ello con otro de sus apoyos parlamentarios, Podemos. Aliados hasta ahora, son enemigos para disputarse los votos de la izquierda y ahí, ahora, el PSOE parece estar recuperando muchos votos que la crisis del partido de Pablo Iglesias ha propiciado. Si el PSOE crece en las encuestas es en detrimento de Unidas Podemos.

    Además, Sánchez no puede olvidarse de los votantes del centro y, a pesar de las descalificaciones y los insultos recíprocos, el PSOE puede tener también la oportunidad o la necesidad de negociar con Ciudadanos.

    Por el momento, Sánchez entiende seguir en la "desfranquización", con la exhumación de los restos de Franco, y la insistencia sobre la lucha feminista. Dos argumentos que no le atraerán los votos del centro, pero sí los de los abstencionistas de izquierda.

    La incertidumbre electoral no permite descartar ningún acuerdo. El partido de Albert Rivera (Ciudadanos) parece mostrarse más proclive a buscar una repetición a nivel nacional de la fórmula andaluza, donde gobierna en coalición con el Partido Popular (PP) y el apoyo exterior de Vox. Por supuesto, quiere seguir engordando con los votos robados al PP, pero no puede olvidar la disputa de votos centristas con el PSOE.

    El PP de Pablo Casado se enfrenta a los primeros comicios post-Rajoy con el difícil reto de resistir el empuje de Vox, el partido que revoluciona el escenario político en toda España. Tras hacerse con la presidencia en Andalucía con un discurso más derechizado por la competencia de Vox, quiere ahora aparecer como un partido "moderado" y "representar a la centroderecha". El PP, Ciudadanos y Vox aparecen para muchos como una coalición de gobierno, pero todo dependerá del porcentaje que obtenga este último partido.

    Todos pendientes de Vox

    Vox es la única formación política que no necesita cambiar un ápice su ideario, ni hacer equilibrios ideológicos para adaptarse al electorado. Su éxito en Andalucía está sustentado por la crisis en Cataluña y las concesiones que, según sus líderes, se han hecho desde Madrid al nacionalismo. Conservadores sin complejos en lo social, y liberales en el aspecto económico, saben que los descalificativos como "fascistas", que les otorga la izquierda, no frenan su ascenso en apoyo popular.

    Si Vox tiene un enemigo poderoso es el peculiar sistema electoral español. Por debajo de un 15%, su representación en las Cortes sería mínima a pesar de la enorme cantidad de votos que esos porcentajes representan. Si llega al 15%, sus escaños se multiplicarían. Un eventual éxito en las urnas significaría una bajada para el PP, pero no impediría formar una posible mayoría con Ciudadanos entre los partidos que la izquierda llama las "tres derechas".

    La incertidumbre es pues total a poco más de dos meses de la cita con las urnas. La formación de un nuevo gobierno será una tarea complicada y a la dispersión del voto se añade otro elemento de dificultad. Las elecciones generales tendrán lugar solo un mes antes de las europeas, autonómicas y municipales.

    Más información: "Vox es un partido de extrema necesidad"

    Las negociaciones para formar mayorías de gobierno chocarán con el juego de alianzas en regionales y municipales, en las que los partidos podrán formar coaliciones diferentes a las buscadas a nivel nacional. Un rompecabezas que puede llevar a mantener un gobierno en funciones hasta el verano, como mínimo. Después de ocho meses de gobierno débil, España puede consumir más de la mitad de 2019 en la búsqueda de un poder sólido.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Elecciones generales en España (2019) (101)
    Etiquetas:
    elecciones, VOX, Ciudadanos, PSOE, Podemos, Partido Popular de España, Pedro Sánchez, Cataluña, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik